El ensayo de la semana de cuatro días: para pymes industriales españolas que no estén en crisis

El recorte de jornada deberá ser del 10% y afectar al 25% de la plantilla como mínimo; y las ayudas podrán costear los salarios de los afectados

La ministra de Industria, Reyes Maroto.
La ministra de Industria, Reyes Maroto.

Más horas de trabajo no se traducen en una mayor productividad. Es la conclusión del estudio de productividad laboral de la OCDE medida mediante el PIB por hora trabajada. Según la evidencia constatada por este organismo internacional, hay países donde se trabajan menos horas y son muchos más productivos que otros con jornadas laborales más largas. Ante esto, el Gobierno ha decidido, fruto de un pacto con Más País, poner en marcha un ensayo nacional de reducción de jornada –equivalente a una semana laboral de cuatro días laborables– sin reducción salarial pero con mejoras de productividad que compensen las menores horas de trabajo.

Para ello, el Gobierno ha activado programa piloto con ayudas públicas que hará posible que algo más de medio centenar de pymes españolas puedan poner en marcha la jornada laboral de 4 días sin reducción salarial. Dicha activación llegó a través de la publicación este viernes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de las gestión de las subvenciones por valor de 10 millones de euros (hasta 150.000 euros por pyme) para costear parte de los gastos salariales o de otro tipo en los que puedan incurrir las pymes que opten por embarcarse en uno de estos proyectos subvencionados.

A primera vista este paquete de ayudas podrá beneficiar a un reducido número de pymes –entre 60 y 70– pero el Ministerio de Industria, que es quien va a evaluar las solicitudes de estos proyectos y a otorgar las subvenciones, advierte de que una vez concluidos los dos años que durarán estos proyectos pilotos se analizarán “para generar conocimiento, debate público y extraer recomendaciones para una futura toma de decisiones” y posible extensión del modelo a toda la economía.

Estas son las condiciones de acceso a las ayudas:

Objeto de las subvenciones: El texto publicado este viernes en el BOE determina que las ayudas estarán dirigidas a financiar proyectos piloto de innovación en materia de organización empresarial que permitan mejorar de la productividad en pymes industriales a través de iniciativas que incorporen, entre otras, medidas de reducción de la jornada laboral sin merma salarial.

Qué empresas podrán optar: Las pequeñas y medianas empresas (pymes) constituidas en España y con su domicilio fiscal y principal centro de trabajo en el país; inscritas en el registro correspondiente, que no formen parte del sector público y que desarrollen una actividad industrial, durante al menos los últimos tres años. La definición de pyme es la incluida en el anexo primero del reglamento (UE) 651/2014. Quedan fuera las que no estén al corriente de pago de obligaciones de reembolso de otras ayudas públicas o las empresas en crisis. Deberán prestar las actividades objeto de subvención durante toda la duración del proyecto piloto.

Contenido de los proyectos: Las empresas que finalmente participen en estos ensayos deberán comprometerse en acometer una reducción la jornada laboral ordinaria a tiempo completo mínima del 10% de la jornada en cómputo semanal. Este recorte deberá a afectar al menos al 30% de la plantilla en empresas o centros de trabajo de hasta 20 personas; y como mínimo al 25% de los trabajadores en el caso de plantillas de entre 21 y 49 empleados. Dicha reducción deberá tener una duración mínima de dos años desde la fecha de resolución de la concesión de las ayudas y afectará únicamente a personas trabajadoras con contrato indefinido a tiempo completo. No obstante, para el cálculo del número de personas que forman el total de la plantilla sí se tendrán en cuenta a todos los empleados independientemente del tipo de contratación (incluidos temporales y fijos discontinuos).

Gastos financiables: Las empresas podrán pagar con la subvencion los costes salariales del personal afectado por la reducción de jornada; la contratación de personal para diseñar el proyecto y dar formación a los implicados; y los costes de una auditoría exigida, que no podrá exceder el 1% de la cantidad total subvencionable. Todo proyecto debe destinar una parte de las ayudas a los salarios y al diseño del proyecto.

Quién y cómo escogerá a los beneficiarios

  • Criterios de evaluación. Una comisión de la Fundación Escuela de Organización Industrial (EOI) será la encargada de instruir y resolver las concesiones de estos proyectos piloto subvencionados. Entre los criterios que se tendrán en cuenta para sumar puntos están la viabilidad económica y financiera de la pyme; la adecuada justificación de la viabilidad del proyecto piloto y su impacto en particular. También tendrán mayor valor en esta puntuación la inclusión en el proyecto de trabajadores con discapacidad y una mayor presencia femenina (justificado por los aspectos de conciliación familiar), dice el pliego de criterios publicado por el BOE.
  • Sanciones. El incumplimiento de los requisitos incluidos en la convocatoria publicada por el BOE o la resistencia u obstrucción a las actuaciones de comprobación que pueda hacer la Fundación EOI implicará la obligación de devolver los importes percibidos más intereses de demora.
  • Obligaciones de las pymes beneficiarias. Deberán colaborar con las actuaciones de comprobación y control de la documentación del proyecto; conservar las facturas completas durante cuatro años; y estar al corriente de pagos tributarios y de la Seguridad Social.
Normas
Entra en El País para participar