Cambio de tendencia

Las empresas exprimen los préstamos frente al mercado de capitales

La subida de los tipos de interés ha llegado antes al mercado de deuda que a los créditos. Las ‘utilities’ son las que más han recurrido a esta fórmula

Fiananciación corporativa pulsa en la foto

En un año marcado por la inestabilidad del mercado, derivada del giro realizado por los bancos centrales para tratar de amansar la subida de precios, las emisiones de deuda de empresas y entidades financieras han caído con fuerza en toda la zona euro. Un recorte que se ha visto influido además por un aumento de la concesión de préstamos que, durante gran parte del año, han resultado más baratos para las empresas que tratar de acudir al mercado para colocar deuda, provocando un cambio de tendencia tras años en los que la financiación bancaria se había reducido sustan­cialmente. Hasta la fecha, el volumen de préstamos concedido por los bancos españoles este año, según datos de Dealogic, es de 31.106 millones de euros.

El estallido de la guerra en Ucrania provocó el cierre de un mercado que, especialmente en Europa, ha estado más tiempo cerrado que abierto a lo largo de buena parte del año, reconocen fuentes del mercado. Además, las empresas que han optado por acudir al mercado de deuda han tenido que hacer frente a unos costes de financiación muy superiores ante el alza de las rentabilidades de la deuda y un repunte del riesgo de crédito que ha repercutido en la evolución del coste de los seguros de impago.

Enrique Balboa, responsable de loan capital markets de BNP Paribas en Iberia, admite que "la significativa bajada del volumen de emisiones durante este año, además de por las condiciones de mercado, se explica parcialmente por la ausencia de un volumen material de refinanciaciones, así como por la financiación bancaria disponible, especialmente en la primera mitad de año."

El propio Banco de España ha constatado el "elevado dinamismo" del volumen de nuevos préstamos bancarios por importe superior al millón de euros, especialmente en la primera mitad de año. El supervisor comentaba recientemente que "las grandes empresas con acceso a los mercados de capitales estarían sustituyendo la financiación con valores de renta fija por financiación bancaria, ya que, mientras que el coste de los bonos se ha incrementado intensamente, el de la financiación bancaria a empresas de mayor tamaño ha continuado reduciéndose".

Hasta el tercer trimestre del año, y según datos de la CNMV, las emisiones brutas de renta fija privada registradas en España se han limitado a 1.233 millones de euros, en bonos y obligaciones no convertibles, cuantía un 70,5% inferior a la registrada en todo 2021.

Desde el mercado reconocen que la subida de los tipos de interés ejecutada por los bancos centrales y el temor a una recesión ha sido descontada antes por el mercado de bonos que por el de préstamos. "De ahí que en toda Europa las empresas hayan llamado a los bancos para pedir préstamos porque eran más baratos", apuntan. Una situación que se habría dado especialmente entre las utilities, uno de los sectores más penalizados por el cambio de ciclo y por el encarecimiento de las materias primas.

En esa línea, desde Natixis, Jesús Sáez, responsable de mercado de capitales para Iberia, señala que en determinados momentos del año algunas empresas han "preferido escoger el canal de financiación bancaria para asumir refinanciaciones o acceder a fondos que hayan podido necesitar para incrementar o mejorar sus capacidades. Pero esto no es solo producto de diferencias en costes entre la financiación mayorista respecto a la financiación bancaria, como digo, sino que también obedece a las posibilidades que el mercado de emisiones ha podido dar a los emisores, que no siempre han sido evidentes".

Sin embargo, sostienen desde el mercado que la apuesta de las empresas por la financiación bancaria frente a la colocación de deuda habría empezado ya a equilibrarse. "El mercado de bonos se ha equilibrado, ha frenado su corrección y el precio de estos activos ya refleja los riesgos, mientras que el coste de los préstamos está subiendo", comentan fuentes del mercado.

Más allá, Balboa prevé que, "con la progresiva reducción de la volatilidad y la normalización del mercado de renta fija en 2023, volveremos a una normalización en el mix de liquidez bonos-préstamos". Prueba de ello es que la ventana de liquidez abierta en las últimas semanas ha permitido ejecutar un buen puñado de emisiones, especialmente, de firmas con grado de inversión.

La apuesta por la financiación bancaria, en todo caso, ha supuesto un cambio de tendencia, al menos temporal, entre las empresas españolas de la última década. Según datos de BME, el peso de la financiación a través de crédito bancario en los pasivos de las grandes empresas españolas ha menguado significativamente desde 2010 hasta convertirse en la mitad de lo que era, al pasar del 49,6% del total en el citado año al 26,3% en 2021. Una situación que, apunta, es más evidente entre las grandes empresas, más propensas a utilizar la emisión de instrumentos de deuda en los mercados financieros que las más pequeñas.

El ejemplo de Amadeus, Cellnex y Telefónica

Financiación en mercado. Entre las cotizadas del Ibex 35 con mayor peso de la financiación vía mercado de capitales están Amadeus, Cellnex y Telefónica. Según datos de BME a cierre de 2021, estas tres empresas, junto a Almirall –que fue excluida del selectivo en junio de 2022–, tienen más de tres cuartas partes de sus pasivos financieros soportados en emisiones de bonos y obligaciones. En el caso del proveedor de tecnología para la industria turística, el peso de la financiación en el mercado de capitales alcanzaba el 90% a cierre del ejercicio 2021.

Normas
Entra en El País para participar