_
_
_
_
_
Junta extraordinaria

Indra afronta otro día D para zanjar la crisis de gobernanza y abrir una nueva etapa

Los accionistas votan este viernes a los nuevos vocales del consejo, mientras surge una corriente de descontento con la gestión del grupo

Marc Murtra, presidente de Indra, en la última junta de accionista.
Marc Murtra, presidente de Indra, en la última junta de accionista.

Marc Murtra, presidente de Indra, encara este viernes otro día D, con la celebración de la junta general extraordinaria con la que la tecnológica busca cerrar su crisis de gobierno corporativo. El mercado no espera sorpresas, y sí confía en que la compañía deje atrás los meses de convulsión vividos tras la salida en junio de seis de los siete consejeros independientes entre ceses, dimisiones y no renovaciones, con el apoyo de SEPI, principal accionista de Indra, con el 28% del capital, el grupo vasco de defensa SAPA y Amber Capital, gestionado por Joseph Oughourlian, presidente de PRISA, editor de CincoDías.

En la junta se someterá a votación la ampliación del consejo a 14 vocales (ahora son 8), la lista de los seis nuevos consejeros independientes elegidos por la Comisión de Nombramientos de Indra, el nuevo consejero dominical por parte de la SEPI (Juan Moscoso), y la eliminación del voto de calidad de Murtra como presidente no ejecutivo con el que podría desempatar en votaciones ajustadas.

Dar carpetazo a la crisis de gobernanza “vendrá bien a Indra”, señala Iván San Félix, analista en Renta4, que asegura que los accionistas del grupo son conscientes de que deben cambiar la estructura del consejo. “Es importante que todo este asunto ESG deje de afectar a la compañía, que debe centrarse en el negocio. Es momento de que los nuevos consejeros empiecen a trabajar en favor de los accionistas”, remarca.

La junta parece que marcará el pistoletazo de salida de una nueva Indra, que buscará reforzarse como empresa estratégica en el sector de la defensa en Europa. Pero la compañía tendrá que resolver en paralelo algunas corrientes de descontento que empiezan a surgir sobre la capacidad del equipo gestor actual para afrontar ese futuro. Varias fuentes consultadas aseguran que la salida del actual consejero delegado, Ignacio Mataix, podría precipitarse antes de final de año, y apuntan como candidato para sustituirle a Luis Abril, que hace seis meses asumió la dirección de Minsait (negocio de TI de Indra), después de que Cristina Ruiz, CEO de esa unidad dejara el grupo, y fue nombrado consejero ejecutivo. La escasa sintonía entre Mataix y Murtra, algo que también se produjo entre el CEO actual y Ruiz, podría ser una de las razones.

‘Impasse’

La nueva etapa que se abre concederá a Murtra la posibilidad de reivindicarse, después de que el directivo no haya acometido, tras casi un año y medio en el cargo, ninguna de las acciones estratégicas que, según el mercado, baraja la compañía, como la entrada en ITP Aero o la venta de Minsait, dos movimientos clave si Indra quiere aprovechar el momento pujante que vive el sector de la defensa. Este impasse ha alentado las dudas en el mercado sobre su idoneidad para liderar la nueva etapa, aunque el ejecutivo sigue contando con el respaldo de Moncloa, según otras fuentes consultadas.

Más información
Indra gana 66 millones hasta junio, un 19,9% más, y mejora sus objetivos para el conjunto del año
Indra proyecta fichar a más de 1.000 ingenieros al año solo en España
El crecimiento del negocio de defensa obliga a Indra a formar a nuevos perfiles

La guerra de Ucrania ha llevado a elevar el gasto militar en España y en el resto de países europeos, lo que se traducirá en más contratos públicos para las empresas del sector, donde se prevé se produzca una fuerte consolidación. A la que Indra también prestará atención.

“Tras la junta, van a cambiar cosas. Los anteriores consejeros de Indra estaban en contra de la operación de ITP Aero, pero ahora todo apunta a que van a entrar con una participación (se habla del 15-20%), y es probable que más adelante compren todo ITP, según vayan viendo cómo encaja en su negocio”, continúa el analista de Renta4, que advierte que el fondo Bain Capital, quien tomó el control de ITP Aero el pasado septiembre y reservó un 27,5% del capital a socios españoles, tiene vocación de comprar y vender.

San Félix confía en que esta transacción acabe ocurriendo, pero advierte que provocaría un cambio importante en la estructura de Indra por el tamaño de ITP. También tendría un gran impacto la otra operación: la venta de Minsait, algo que, según cuenta, ya tenían planeado el anterior consejo y ejecutivos de la compañía. “Hay buenas posibilidades de que lo vendan. Si logran un buen acuerdo y apuestan más por defensa lo harán, pues es justo en este último área donde Indra destaca y tiene ventajas competitivas”.

El analista de Renta4 destaca que el negocio de tecnologías de la información fue durante años un lastre para Indra, “pero en los últimos años hicieron muchas compras y reestructuraciones. Es una división que aporta más de la mitad de los ingresos del grupo (en torno al 60%), pero es mucho menos rentable que la de defensa, aunque se va viendo mejor en términos de rentabilidad”.

El objetivo que tenía el anterior equipo gestor de Indra era mejorar los ratios de la compañía y desprenderse de ella, continúa. “Querían situarla en un margen ebit del 7%, que es el potencial que ellos veían, pero de momento, sigue por debajo”.

Lo que destaca San Félix y otras fuentes consultadas es que Indra está muy saneada. ”Su nivel de deuda es el más bajo en muchos años, lo que la hace estar preparada para tomar esa participación en ITP. Y tiene margen para endeudarse más, si quiere efectuar otras compras en el sector de defensa”.

Un calendario apretado para ejecutar los cambios

Freno. Los movimientos de calado que estudia ejecutar Indra podrían verse frenados si la compañía no los lleva a cabo antes de que acabe el año, pues las elecciones generales están convocadas para el próximo mayo y es más que probable que el Gobierno no quiera que surjan polémicas en torno a esta empresa. Un calendario que podría correr a favor de los actuales gestores del grupo, para que se mantengan en sus puestos, pues, según otras fuentes del sector, hay poco margen para ejecutar cambios antes de ese periodo electoral.

Acción. Fuentes del mercado creen que la acción de Indra podría alcanzar los 14-15 euros (ahora ronda los 8,8) si compra una participación de ITP y vende Minsait. Según el analista de Renta 4, esta unidad de negocio de Indra podría ser adquirida por competidores o por fondos de private equity. “Hay mucho dinero en el mercado para financiar operaciones”.

FCAS. Un asunto que preocupa a Indra es el retraso del proyecto FCAS, el futuro avión de combate europeo, en el que fue nominada por el Gobierno español coordinador nacional industrial en 2019. Este hecho está obligando al Ejército español a apostar por el F-35 de EE UU en vez del Eurofighter en una compra de 10.000 millones, según informó en agosto El País. El proyecto depende de que Francia y Alemania alcancen un acuerdo al más alto nivel.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Marimar Jiménez
Redactora senior en la sección de Empresas de CINCODIAS. Sigue la actualidad del sector de tecnologías de la información y del ecosistema emprendedor español. Antes de incorporse al diario en 2000 trabajó en Actualidad Económica y los suplementos Futuro y Negocio en EL PAIS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Archivado En

_
_