Ajuste laboral

Indra pacta con los sindicatos la salida de 580 empleados de su filial de TI, con 220 prejubilaciones

Reduce a la mitad los despidos e incluye a 125 personas en un ERTE de recualificación. Además, se compromete a no iniciar ningún proceso de despido colectivo en 2021

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, hoy durante la junta de accionistas de la compañía.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra, hoy durante la junta de accionistas de la compañía.

Indra ha alcanzado un acuerdo por amplia mayoría con los representantes legales de los trabajadores para recortar la plantilla de su filial Indra Soluciones Tecnológicas de la Información (ISTI). Tras semanas de negociación, la tecnológica ha rebajado el ERE que había planteado de 1.036 empleados a un máximo de 580 salidas, además de recortar el número de personas que se verán afectadas por la bajada salarial. La propuesta ha sido respaldada por CCOO, UGT, USO y ASIC, el 71% de la representación sindical.

En concreto, de esas 580 salidas, 360 serán extinciones de contrato con una indemnización de 45 días por año trabajado y 42 mensualidades, y de 33 días por año trabajado y 24 mensualidades, según la antigüedad del trabajador. Las otras 220 serán prejubilaciones a partir de los 57 años, con una prestación correspondiente al 80% del salario fijo bruto, descontando la cantidad de la prestación de desempleo, hasta los 63 años. Además, para los empleados que tengan más de 63 años, Indra propone una indemnización equivalente a 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

Igualmente, la compañía incluirá en un ERTE de recualificación a 125 personas, afectadas por los criterios de baja empleabilidad y pertenecientes a servicios financieros. La adscripción a este programa supondrá la suspensión de contrato durante seis meses y la participación en un programa de formación, que pagaría Indra, para obtener una certificación que mejore su empleabilidad.

La obtención de dicha certificación condicionará la permanencia de los trabajadores afectados en la empresa. Si no la logran, se aplicaría la extinción de su contrato con una indemnización equivalente a un despido improcedente.

Desde CC OO, que ha valorado “positivamente" el acuerdo pese a "la tragedia que supone", se recuerda que si no hubiera habido acuerdo “antes del 31 de enero se hubieran producido 1.036 despidos con una indemnización de 20 días por año trabajado y con el tope de 12 mensualidades”.

Indra, que ha aceptado crear una comisión de seguimiento para garantizar la correcta aplicación del acuerdo y asegurar el pago de las prejubilaciones entregando su gestión a una compañía de seguros, se ha comprometido en este acuerdo a no iniciar ningún otro procedimiento de despido colectivo en 2021, según indican fuentes sindicales. Indra Soluciones TI suma en la actualidad 13.067 personas en España.

La multinacional, que preside Fernando Abril-Martorell, ha aceptado igualmente a reducir el número de personas afectadas por el recorte salarial a 100 personas frente a las 331 inicialmente previstas. Una medida que no se aplicará a personas con salarios inferiores a 41.000 euros y que variará entre el 3% y el 30% (este último porcentaje para salarios superiores a 60.000 euros y para un máximo de 10 personas).

La compañía excluirá del ERE a víctimas de género, personas con diversidad funcional o que tengan a su cargo a personas de este tipo, a uno de los miembros del matrimonio o pareja de hecho en caso de trabajar los dos en Indra, así como a personas con menores a su cargo con enfermedades.

El acuerdo sellado hoy no afecta a Indra Sistemas, la filial que agrupa los negocios de Defensa y Seguridad, Transporte y Tráfico Aéreo de la compañía, y donde la compañía negocia la supresión de 240 empleos, un 3,8% de la plantilla.

Indra ha defendido en todo momento que los ajustes obedecen a causas económicas y a cambios estructurales de su negocio y que lo que busca con esta medida es incrementar la competitividad de la empresa. La firma, que en los nueve primeros meses de este año ha perdido 31 millones frente a los 64,7 millones de beneficio que obtuvo en el mismo periodo del año anterior, planteó en abril un ERTE para todas las filiales del grupo, que finalmente fue retirado por la presión de los trabajadores.

En una nota emitida esta tarde, Indra asegura que el acuerdo incluye "medidas novedosas" que concilian la necesidad de la empresa de alcanzar sus objetivos de "racionalización y optimización de la plantilla con la importancia que la empresa concede a la formación y recualificación permanente y con una aplicación atendiendo a criterios sociales de protección de los colectivos con mayores dificultades para el acceso al empleo".

Normas
Entra en El País para participar