Tecnología

Marc Murtra será presidente no ejecutivo de Indra y contará con dos consejeros delegados

Ignacio Mataix y Cristina Ruiz tendrán las funciones ejecutivas. El consejo señala que el nombramiento de Murtra contribuirá a mejorar la relación de la compañía con las distintas administraciones y fortalecer su posición ante los fondos NextGenerationEU

Fernando Abril-Martorell, relevado de la presidencia de Indra.
Fernando Abril-Martorell, relevado de la presidencia de Indra.

Marc Murtra, hombre afín al Gobierno de Pedro Sánchez, ha sido nombrado este jueves presidente no ejecutivo de Indra en sustitución de Fernando Abril-Martorell, que sí tenía funciones ejecutivas, según ha comunicado la compañía en un hecho relevante a la CNMV. El anuncio se ha hecho después de que el consejo de administración del grupo cesara por a mañana al hasta ahora máximo ejecutivo, Fernando Abril-Martorell, que se ha despedido por videoconferencia de la plantilla. Previamente había enviado una carta por correo a los trabajadores anunciando su cese.

Paralelamente, el máximo órgano de gobierno de Indra ha nombrado dos consejeros delegados de la compañía, con carácter solidario, Ignacio Mataix y Cristina Ruiz, responsables de las divisiones de Transporte y Defensa y Minsait, respectivamente, y personas de confianza de Abril-Martorell, a quienes delega las funciones ejecutivas.

El nombramiento como presidente no ejecutivo de Murtra apunta a una solución salomónica tras las duras críticas vertidas estos días por algunos accionistas y los consejeros independientes de la compañía, por entender que ha habido una clara intromisión política del Gobierno de Sánchez y cuestionar la capacidad técnica del nuevo ejecutivo para gestionar una compañía de la dimensión y complejidad de Indra.

El relevo en la presidencia de Indra ha sido impulsado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), principal accionista de la compañía con un 18,7%, que justificó la decisión ante su intención de abrir una nueva etapa en el grupo tecnológico.

Murtra se convierte así en el tercer presidente de la principal empresa española de tecnología y seguridad, tras Abril-Martorell y Javier Monzón, pero el primero sin funciones ejecutivas, lo que supone un revés para las pretensiones del Gobierno. Aunque la decisión parece aportar tranquilidad al mercado. Las acciones de Indra subieron hoy un 1,49% hasta los 7,14 euros, después de caer casi un 14% desde el pasado viernes, cuando se anunció el relevo, dejándose 200 millones de euros.

En el hecho relevante, Indra indica que el consejo ha considerado que "el adecuado desempeño de sus cometidos por el primer ejecutivo requiere que en todo momento cuente con la plena confianza de su principal accionista, dada su condición, además, de representante del sector público estatal, principal cliente de la compañía y cuyas decisiones tienen un impacto relevante en su negocio".

Igualmente, recoge que el consejo ha constatado que la permanencia de los otros dos consejeros ejecutivos y la del director general corporativo, Javier Lázaro, "permite garantizar la continuidad de la gestión al máximo nivel, ejecutando el plan estratégico 2021-2023" aprobado por unanimidad por el consejo de administración el pasado febrero.

El órgano de gobierno de Indra también destaca que el nombramiento de Murtra contribuirá a mejorar la "ya excelente" relación de Indra con las distintas administraciones, así como a fortalecer el posicionamiento que tiene Indra ante los fondos europeos NextGenerationEU y, por tanto, a incrementar su capacidad de crecimiento.

Carta de despedida a los empleados

Antes de conocerse la aprobación del nombramiento, que ahora tendrá que ser ratificada en la junta de accionistas el próximo 30 de junio, Abril-Martorell agradeció a través de su carta el esfuerzo realizado por la plantilla en unas "condiciones tan difíciles" como las vividas y pidió "disculpas por los errores que sin duda" ha podido cometer, aunque añadió que todas las decisiones las ha tomado "creyendo firmemente que era lo mejor" para Indra y para todos sus empleados.

Abril-Martorell señaló igualmente que la presidencia de Indra ha sido su "mayor reto profesional" y que no esconde que "hubiera deseado completar esta etapa" y "consolidar el liderazgo de Indra y convertirla en uno de los grandes grupos europeos de tecnología, consultoría y defensa.

"Queda tarea por delante y estamos en un entorno muy competitivo, pero estoy seguro de que, con el gran grupo profesional que habéis demostrado ser, y liderado por un equipo de gestión extraordinario, los desafíos que os aguardan serán superados con éxito", remarcó el ya expresidente de Indra.

El directivo, al frente de la multinacional española desde 2015 cuando sustituyó en la presidencia a Javier Monzón, ha añadido que para el ha sido "un orgullo" presidir la compañía en la que "queda tarea por delante" y sobre la que está convencido de que los desafíos que la aguarden se superarán con éxito.ç

Abril-Martorell se despide en su carta pidiendo a la plantilla colaboración con los otros dos consejeros ejecutivos, Cristina Ruiz e Ignacio Mataix, así como con Javier Lázaro, director general corporativo, y el resto del equipo de dirección.

Una indemnización de seis millones

El hasta ahora presidente de Indra, Abri-Martorell, que recortó su sueldo un 22,5% al llegar a la compañía en 2015 y redujo a la mitad (de dos a un año la compensación por no competencia), recibirá un pago de 6,1 millones de euros tras su salida.

Según la política de remuneraciones de la tecnológica, el directivo cobrará una indemnización equivalente a un año de lo que se conoce como retribución total target, es decir, tanto el fijo y el variable que le correspondería en un año si cumpliera sus objetivos, lo que suponen 3,1 millones. A ello se suman 750.000 euros de finiquito por no haberse cumplido los tres meses de preaviso estipulados y 2,3 millones por el cumplimiento de la “cláusula de no competencia”, que se le abonarán a partir del ejercicio 2022.

El consejo de administración ha querido dejar constancia de la "valiosa contribución y liderazgo" del hasta ahora presiente de Indra, destacando su "positiva gestión" y la "sustancial transformación" operada en la multinacional desde que asumió sus funciones.

Según destaca, en este tiempo Indra ha alcanzado logros e hitos relevantes. "Ha culminado su saneamiento financiero y ha recuperado la solidez del balance; ha incrementado su fortaleza comercial, logrando niveles récord de contratación y cartera; y ha alcanzado avances estratégicos en el cambio del mix de su oferta y en el incremento de valor del portafolio de productos y servicios".

Bajo la presidencia de Abril-Martorell, Indra compró Tecnocom y la empresa de ciberseguridad SIA y creó Minsait, la filial de tecnología y servicios de TI. Entre sus últimos logros está la coordinación de Indra de la parte española del nuevo sistema de combate aéreo de la Unión Europea (FCAS), en el que la industria española tendrá el mismo peso que la francesa y la alemana, y la creación conjunta de una sociedad con Enaire para el desarrollo de una constelación de nanosatélites para la gestión de tráfico aéreo.

Los retos de Murtra, un hombre del PSC

El cese de Abril-Martorell y el nombramiento como presidente no ejecutivo de Marc Murtra se produjo por uninimidad y tras previo informe favorable de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Gobierno Corporativo de la compañía, que ha contado a su vez con la compañía de reclutamiento Spencer And Stuart, quien habría elaborado un informe independiente sobre el candidato propuesto por la Sepi.

Murtra (Reino Unido, 1972) es ingeniero industrial de formación y un hombre vinculado al PSC. Fue jefe de gabinete del exministro de Industria Joan Clos hace 14 años y estuvo vinculado al Ministerio de Industria como director general de Red.es en 2006. Entre ese año y 2011 también ocupó cargos en el Ayuntamiento de Barcelona.

Antes de su nombramiento en Indra desespeñaba cargos como patrono de la Fundación La Caixa y como socio gerente de Closa Investment Bankers. Igualmente ha sido miembro de varios consejos de administración incluyendo Paradores de Turismo de España, Red.es y el instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación.

El nuevo presidente no ejecutivo asume el cargo en un momento en que se presentan grandes oportunidades con la llegada de los fondos europeos para la recuperación, donde la compañía ya está elaborando algunas propuestas.

Se espera que Murtra ayude a ganar cuota de mercado a Indra en grandes operaciones relacionadas con las Administraciones públicas, inmersas con la pandemia en procesos de digitalización, y en áreas como el tráfico aéreo y el transporte donde aquellas tienen mucho peso. Fuentes del sector resaltan también que será clave que Murtra ayude a entender a los mercados “que la gestión de Indra está en manos de los nuevos consejeros delegados y que su labor será más institucional” a fín de que no se resienta la credibilidad de la firma ni su cotización en Bolsa.

Normas
Entra en El País para participar