Moderna facturó desde España 5.000 millones en vacunas Covid para la UE

La filial del fabricante se convierte en el mayor laboratorio por ingresos del país, por delante de Grifols

Una enfermera prepara una dosis de vacuna del Covid-19 de Moderna.
Una enfermera prepara una dosis de vacuna del Covid-19 de Moderna.

Moderna facturó desde su filial española 4.943 millones de euros en 2021 por su vacuna del Covid-19 con destino a la Unión Europea. Si se suman ingresos menores por prestación de servicios, la biotecnológica estadounidense ingresó 4.957 millones en el país.

De esta forma, esta subsidiaria del fabricante de Boston se convierte en el mayor laboratorio por ingresos en España, por delante de cualquier multinacional e incluso ligeramente superior a la farmacéutica catalana Grifols (cotizada en el Ibex).

Moderna apostó en 2020 por España para elaborar el proceso final y envasado de su vacuna de ARN mensajero al elegir a la empresa española Rovi como socio industrial, compañía que realiza el proceso en una planta de Madrid y desde donde distribuye los viales a la Unión Europea, Japón y otros países. Pero la farmacéutica estadounidense también ha contado con su filial Moderna Biotech Spain, controlada a su vez al 100% por la subsidiaria británica Moderna Biotech UK, como relevante en su estructura societaria.

Así lo demuestran las cuentas de la filial, que reflejan que los 4.943 millones corresponden a ventas de productos desde España a la Unión Europea. Pero al utilizar una fórmula abreviada de presentación de su balance, no explica ningún detalle más. La compañía tampoco ha respondido a la petición de información de este diario sobre estos ingresos y cómo factura los envíos a otros países.

Los 4.943 millones de exportaciones a la UE suponen una cifra que coincide con la factura que la Comisión Europea (CE) abonó a Moderna en 2021, aunque oficialmente Bruselas nunca ha desvelado detalles. Según se recoge en los resultados públicos de Moderna a nivel global, de los 17.675 millones de dólares de ventas, el 32% correspondía a la facturación al Ejecutivo de Ursula von der Leyen, que se encargó de hacer la compra centralizada para los socios comunitarios. Ese 32% (o 4.990 millones de euros con el cambio a 31 de diciembre del pasado año), coincide prácticamente con el dato de ventas recogido por la filial española. De esa forma, la CE destaca como principal cliente a nivel global del laboratorio de Boston.

Esta farmacéutica americana se convirtió el pasado año en uno de los grandes protagonistas de la lucha contra el Covid-19. Su alternativa de ARN mensajero se aprobó justo después de la de Pfizer/BioNTech y se comenzó a inocular a inicios de año. El laboratorio entregó el pasado ejercicio 807 millones de dosis a nivel global.

El Ejecutivo de Von der Leyen llegó a un acuerdo inicial de compra de 80 millones más otros 80 millones adicionales para 2021, en un pacto luego ampliado y extendido a 2022 con otras 150 millones de dosis. Según las cifras recogidas por Our World in Data, a 31 de diciembre se habían administrado 105,69 millones de dosis de Moderna en la UE. La consultora Airfinity recopila para Cinco Días que Moderna entregó a los países comunitarios 178,7 millones de dosis hasta el 31 de diciembre del pasado año, de las que 57,4 millones fueron donadas a otras naciones fuera de la UE.

Ambas partes nunca han comunicado el precio pagado por Europa debido al secretismo en algunas cláusulas del contrato. Si la factura fuera por el conjunto de las 178,7 millones de dosis, significaría que la Comisión pagó alrededor de 27,7 euros por cada pinchazo. Pero es probable que los 4.943 millones sean por más viales en ese momento no entregados. Financial Times publicó el pasado año que el acuerdo se habría cerrado en 19 dólares por unidad. Un portavoz de la CE responde que no puede confirmar precios y cifras por ese acuerdo de confidencialidad.

La compañía sigue dando a España un papel relevante en su vacuna, que es su primer y único producto a la venta hasta ahora. A inicio de año, avanzó que invertirá 500 millones en el país en su alianza con Rovi para la producción en las plantas del laboratorio español en Madrid y Granada. Además, abrirá en el primer trimestre de 2023 un centro de control de calidad en la capital.

134.288 euros de impuesto sobre beneficios

Las cuentas de la filial de Moderna, depositadas en el Registro Mercantil, recogen que la cifra de gastos por aprovisionamientos fue de 4.943 millones de euros, exactamente la misma cantidad que las ventas. La empresa no explica el motivo de esa infrecuente coincidencia, pero en el documento se señala que corresponde a adquisiciones de bienes en el extranjero, presumiblemente a la subsidiaria suiza o a la matriz estadounidense, ya que detalla que mantiene transacciones vinculadas con estas sociedades del grupo. La farmacéutica además facturó 13 millones en prestación de servicios.

Con esta contabilidad, el resultado de explotación se reduce a 507.770 euros, el beneficio a 185.222 euros y el impuesto de sociedades pagado en España se queda en 134.288 euros. A nivel global, ganó 12.202 millones de dólares y pagó 1.083 millones sobre beneficios, fundamentalmente en EE UU.

Normas
Entra en El País para participar