_
_
_
_

El negocio de los fondos en Naturgy: 2.200 millones de euros en seis años

La cifra se completa con otros 2.900 millones en dividendos. La acción se ha disparado un 26% desde los 19 euros a los que compraron los fondos

Radiografía de la inversión de los fondos de Naturgy
Álvaro Bayón

Hubo una era en la que Criteria esgrimía que su participación en la entonces Gas Natural era, igual que en Abertis, una inversión industrial. No financiera. Con el paso de los años, este axioma ha cambiado. Y, tras vender su participación en Abertis en la opa de Atlantia y ACS, la ahora Naturgy se ha convertido en una máquina de generar dividendos y abultadas plusvalías para sus accionistas.

Fue en 2016 cuando la primera gasista española se descubrió como una inversión atractiva para los fondos de inversión. GIP, el vehículo especializado en infraestructuras acordó la compra de un 10% de la compañía que estaba en manos de Criteria y de otro porcentaje similar de Repsol por un total de unos 3.800 millones, a razón de 19 euros por acción. Criteria se apuntó 218 millones en plusvalías por esta operación y Repsol, otros 246 millones.

Dos años después, Repsol decidió desprenderse por completo de sus acciones. Y vendió el 20% que aún conservaba a un consorcio formado por el fondo CVC y Corporación Financiera Alba, el brazo financiero de los March, a un precio idéntico que la transacción anterior: 3.800 millones, a 19 euros por acción. El beneficio entonces para la petrolera fue de 400 millones, 646 millones sumando las dos operaciones.

Esta operación fue una completa revolución para la compañía. De estar controlada por dos tótems históricos de la empresa española, a través del pacto parasocial que ligaba a Criteria y Repsol, a dejar al holding catalán al albur de los fondos de inversión. Este cambio en el statu quo de la compañía se culminó con la irrupción del fondo australiano IFM, que el año pasado lanzó una controvertida opa sobre el 22% de la gasista. El movimiento despertó recelos en el Gobierno y suspicacias en Criteria, que trató de arruinar la operación comprando acciones en el mercado por encima del precio ofertado. IFM finalmente se conformó con el 10%, por debajo del mínimo inicialmente previsto, y ha ido ampliando su participación con adquisiciones posteriores.

Lo que está claro es que, desde que estos fondos irrumpieron en la compañía, su valor no ha hecho más que crecer. El de las participaciones de CVC y GIP se ha disparado un 26%. En cuanto a IFM, el precio de la acción de Naturgy está un 9% por encima de los 22,07 euros a los que IFM lanzó la opa.

Todo esto supone que los tres fondos en el capital de Naturgy acumulen 2.200 millones en plusvalías. Hace ahora justo un año que IFM lanzó su opa y en 12 meses ya se apunta 200 millones en plusvalías. Paralelamente, tanto CVC como GIP ganan, en este sentido, unos 1.000 millones cada uno, dado que entraron en la compañía al mismo precio.

Dividendos

Para completar la imagen de Naturgy como gran máquina financiera emerge su generoso pago de dividendos, que arroja una rentabilidad por dividendo del 5,05%, por encima del Ibex 35. En el último plan estratégico, presentado el verano pasado y a cumplir antes de 2025, la compañía establecía un pay out base del 85% del beneficio neto, frente al 120% entre 2018 y 2022. Y una base de 1,2 euros por acción anual, dedicando a esto 5.900 millones en cinco años. La compañía también pactó revaluar su política de remuneración al accionista el año que viene.

El dividendo fue uno de los principales caballos de batalla entre IFM y Criteria durante la opa. El fondo australiano criticaba la actual política de Naturgy y amenazaba con impulsar una bajada del dividendo para favorecer la inversión en renovables. Tras la salida de Abertis, el dividendo de Naturgy se ha convertido en una de las grandes fuentes de financiación de la Fundación La Caixa.

Reinversión

En tan solo un año, IFM se ha embolsado ya 145 millones en dividendos, que ha reinvertido en parte en comprar más acciones de Naturgy. El montante cobrado en dividendos para CVC asciende a los 1.259 millones y para GIP, a cerca de los 1.500 millones. En total, la cartera de estos tres fondos se ha incrementado en 2.900 millones vía dividendos. Si se suman a las plusvalías, la inversión en Naturgy ya ha reportado 5.100 millones de euros a los fondos, a razón de 2.500 millones para GIP; 2.200 millones para CVC y 365 millones para IFM. Estas son las cuentas que en este momento están haciendo en las oficinas de estos gigantes de la inversión. Hace ya más de seis años que GIP entró en Naturgy y cuatro años desde que CVC hizo lo propio, plazos habituales para que los fondos de capital riesgo consideren cerrado su ciclo de inversión y activen la venta. El mercado, sensible a estos vaivenes, ha comenzado a especular con una posible operación.

CVC ha salido al paso de estas especulaciones. Su máximo responsable en España, Javier de Jaime, ha negado que el fondo esté buscando la salida de Naturgy y apunta a que el fondo no necesariamente está enfocado solo en inversiones con un plazo tan corto. Caso distinto parece el de GIP, a quien las fuentes del mercado sitúan más cerca de la venta. Entre los posibles compradores el mercado sitúa a varios fondos de infraestructuras, pero también a la petrolera francesa Total. Esta también estudia adquirir activos liberalizados, como las renovables o la comercializadora de luz y gas.

Por el contrario, la calma reina ahora en el flanco australiano. IFM (en España es dueño también del 50% de Aqualia, la gestora de aguas de FCC, y de la antigua OHL Concesiones) no ve cerca el momento de salir. Su cabeza visible en España, Jaime Siles, se afanó en aclarar durante la opa que eran una especie de Crite ria australiano y esperaban estar en Naturgy durante mucho tiempo. Su objetivo, según dice, es apoyar la transformación verde de la compañía.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Más información

Archivado En

_
_