Aerolíneas

Iberia Express empieza a cancelar vuelos por la huelga de TCP y USO no descarta nuevas convocatorias

La aerolínea deja en tierra las 24 operaciones no protegidas por servicios mínimos en las tres primeras jornadas de paro de un total de diez, del domingo al martes

Un avión de Iberia Express en el aeropuerto madrileño de Barajas.
Un avión de Iberia Express en el aeropuerto madrileño de Barajas.

Nuevo intento fallido de la dirección de Iberia Express por evitar la huelga de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) prevista a partir de este domingo y hasta el 6 de septiembre. Incluso hay ahora una advertencia de USO sobre posibles nuevas convocatorias de paro si la empresa continúa sin aceptar algunas de sus principales reivindicaciones salariales.

La compañía se ha reunido esta tarde con los representantes de la citada USO y de CC OO en la mesa de negociación del convenio, donde aún había un mínimo porcentaje de posibilidades de que saliera un acuerdo in extremis que sirviera para frenar el conflicto. Pero no ha sido así. Desde USO se explica que la sección sindical ha aparcado todas sus reivindicaciones incluidas en la convocatoria, salvo una esencial, para tratarlas en el marco del convenio. El sindicato beligerante ha insistido en reclamar la consolidación del 6,5% en las tablas salariales que marcó el IPC en diciembre de 2021. A partir de ese suelo actualizado, empresa y sindicatos hablarían en los próximos meses de nuevas mejoras en las móminas, pero la filial de Iberia no ha accedido y se mantiene el paro.

La empresa no va a exponerse a la incertidumbre sobre el seguimiento de la huelga y ha decidido dejar en tierra 24 operaciones (12 vuelos de ida y vuelta) entre este domingo 28 y el próximo martes 30. Se trata de los vuelos que no han sido protegidos por los servicios mínimos decretados por el Ministerio de Transportes. Durante los diez días de huelga de TCPs la empresa preveía unos 1.100 despegues y el Gobierno ha dejado sin garantizar con servicios mínimos 92.

Los vuelos cancelados afectan a unos 3.000 pasajeros en las rutas entre Madrid y Palma de Mallorca, Gran Canaria, Santiago de Compostela, Sevilla y Málaga. La empresa tiene recolocados a gran parte, dice que a un 66%, en otros vuelos o modos de transporte alternativos, y está pendientes de que el 34% restante indiquen si prefieren el cambio de fecha, un bono o el reembolso de la reserva. Desde USO se habla del temor de la aerolínea a un amplio respaldo de los tripulantes a la convocatoria de la que será la primera huelga en los 11 años de historia de la low cost.

La delegada de USO en Iberia Express, Estefanía Díaz, ha indicado esta mañana a través de un comunicado que “con estas cancelaciones, Iberia Express no se arriesga a que los aviones no salgan porque las tripulaciones secunden la convocatoria de huelga. Esta decisión deja bien claro que la aerolínea es consciente del malestar de su plantilla pero, sin embargo, no acude con propuestas a las reuniones que se han mantenido a lo largo de esta semana y en las que USO ha mostrado su disposición a desconvocar la huelga”. Horas después, el responsable de Vuelo de USO-Sector Aéreo, Ernesto Iglesias, tildó la posición de Iberia Express de "orgullo empresarial mal entendido".

Este conflicto laboral se produce en el marco de la negociación del segundo convenio de TCP en la filial de Iberia. Las conversaciones comenzaron en diciembre del año pasado y la empresa pretende tener cerrado un acuerdo antes de que concluya el presente ejercicio. Sin embargo, todo saltó por los aires la semana pasada. Iberia Express propuso una solución transitoria, con un pago a cuenta de lo que se acuerde en el convenio para paliar los efectos de la inflación. CC OO, segundo sindicato con representación en la mesa, aceptó la oferta, mientras USO mostró total rechazo.

Reivindicación de mínimos

Para el levantamiento de las diez jornadas de paro, el sindicato mayoritario ha demandado la consolidación en las tablas salariales del IPC de diciembre de 2021, del 6,5%. Se trata de la subida que obtuvieron semanas atrás los tripulantes de cabina de Vueling en la antesala también de una huelga.

Desde Iberia Express se ha manifestado que las peticiones de USO, reflejadas en la convocatoria del paro, suman un alza del coste salarial del 26%, mientras que el sindicato rebaja ese cálculo hasta el 16%. Incluso en ese último término, la empresa sigue hablando de peticiones inasumibles.

La filial de Iberia lleva días llamando a la cordura, para frenar la protesta, y la vuelta de USO a la mesa de negociación del convenio. La sección sindical, por su parte, ha metido máxima presión “con el objetivo de desbloquear la negociación del convenio colectivo y adecuar sus salarios a la subida del coste de la vida, ya que los sueldos llevan congelados desde 2015”.

Iberia pide calma para negociar con los tripulantes

“¡Del aire no se vive!”, han gritado este mediodía decenas de TCP de Iberia ante la sede de la aerolínea en Madrid. Eran trabajadores llamados a la concentración por Candidatura Independiente de TCP, Stavla, Sitcpla y UGT Vuelo. La sección sindical de CC OO se ha mantenido al margen.

Primero demandaban una fecha para la reapertura de la negociación del convenio, suspendida en 2020 por la pandemia. La empresa fijó el 15 de septiembre, pero la movilización se mantuvo y ya se reclama la consolidación de un 4,55% de subida salarial en tablas, concedida a otros colectivos de la aerolínea, antes de que empiece el tira y afloja.

Iberia ha apelado a la responsabilidad. La negociación ha de tener en cuenta el contexto, dijo el director corporativo Juan Cierco, y asegurar el mejor acuerdo para los trabajadores y para que Iberia siga creciendo.

Normas
Entra en El País para participar