Entrevista

Carlos Gómez, CEO de Iberia Express: “La única línea roja frente a USO es lo que ponga en riesgo a la compañía”

La filial de Iberia ve intención premeditada del sindicato de ‘TCP’ para llegar al conflicto. Durante los paros del 28 de agosto al 6 de septiembre prevé 1.200 vuelos.

El primer ejecutivo de Iberia Express, Carlos Gómez.
El primer ejecutivo de Iberia Express, Carlos Gómez.

La low cost de Iberia afronta una huelga de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP) que rompe un largo periodo de paz social en el grupo. Iberia Express se suma a los conflictos en Ryanair o Easyjet, y aquí también es USO la que convoca al paro a 517 trabajadores entre el 28 de agosto y el 6 de septiembre en defensa de sus posiciones sobre el segundo convenio. Unos 1.200 vuelos están previstos esos diez días. La dirección que lidera Carlos Gómez se ha entendido con CC OO y llama a la responsabilidad a toda la plantilla. Rechaza presiones y asegura que en las negociaciones no hay líneas rojas “siempre que se preserve la eficiencia que nos permite competir, con nuestros 23 aviones, con los más grandes del sector”.

¿Cómo de cerca o de lejos estuvieron de las peticiones de USO en la mediación que se cerró el viernes sin éxito?

Hicimos una oferta para que se sumaran al acuerdo que sí ha suscrito CC OO. Es una buena propuesta y un paso importante para continuar con la negociación del convenio de los TCP, que nos gustaría tener cerrado antes de final de año. Pero las peticiones que nos llegan desde USO no se pueden negociar bajo la amenaza de una huelga. Estamos abiertos a valorar cualquier tipo de propuesta razonable, pero en la mesa de negociación.

¿La solución transitoria que ha firmado CC OO para paliar el efecto de la inflación ofrecía ya un alza salarial?

Hemos hablado con los sindicatos de un 5,1%, pero nos gustaría tratar todo un paquete en el marco del convenio. En los diez años de vida de la compañía hemos logrado muchos acuerdos con las secciones sindicales y siempre creemos en la buena fe. Pero, en este caso, tenemos claro que ha habido una intención deliberada de llegar a la huelga. La convocatoria que nos presentaron el día 16 viene acompañada por documentos que hacen constante referencia al día 10. Le aseguro que esta empresa es dialogante y que, en esos días, según nos acercábamos a las posiciones de USO, éstas se iban incrementando.

La sección sindical afirma que su batería de peticiones suman un alza salarial del 16%, por el 26% que estima la empresa. ¿Por qué esos diez puntos de diferencia?

Nosotros no hemos tenido detalle del cálculo de ese 16% ni propuesta formal alguna, pero sí hemos estimado el 26% de alza en el coste salarial con la convocatoria de huelga en la mano. De todos modos, una petición del 16% en el contexto actual es una sinrazón y mucho más bajo amenaza de huelga.

“Iberia Express no puede negociar con USO bajo la amenaza de huelga”

Usted es el primer ejecutivo, pero también pilota y conoce a muchos de los trabajadores y sus situaciones. USO se queja de siete años de congelación salarial para los TCP. ¿Puede hablarme del trato que se dispensa a este colectivo?

No es justo decir que ha habido siete años de congelación sino un convenio en vigor. Con todo el rigor le explico que ese convenio tiene una serie de deslizamientos salariales con el paso de los años. Todos los tripulantes de cabina van subiendo de niveles y el alza media salarial ha sido del 20%. Pero ahora hablamos de un nuevo convenio y de una revisión para que nuestro personal esté a gusto. Esta es su casa, deben tener buenos salarios acordes con nuestro segmento de negocio, y hay que alcanzar un entendimiento sí o sí.

¿Hasta dónde están dispuestos a llegar, a grandes líneas, con ese nuevo marco laboral?

Insisto en que estamos abiertos a todo si es razonable y desde la óptica de un paquete completo. No hay línea roja alguna siempre que no se ponga en riesgo el futuro de Iberia Express, como sucede con las peticiones de USO. Es clave que mantengamos los atributos de la compañía. Creo en las medidas ligadas a los resultados y necesitamos flexibilidad ante posibles nuevos deterioros del contexto de negocio. Está claro que ese convenio debe ser válido para las dos partes, y eso lo ha entendido CC OO, que es uno de los principales sindicatos en la aviación española.

"En los vuelos afectados por la huelga ofreceremos todo tipo de medidas de flexibilización y facilidades a los clientes, incluidos los reembolsos"

¿Se ve afectado por la batalla entre USO y CC OO en Ryanair?

No me atrevería a afirmar eso, pero sí veo una estrategia deliberada de confrontación por parte de USO. Siempre digo que es importante buscar puntos de acuerdo y entender la postura del otro, pero nos quieren imponer unas medidas y si no, huelga.

¿Cuántas operaciones tienen previstas entre el 28 de agosto y el 6 de septiembre, los días afectados por la convocatoria?

Unos 1.200 vuelos. Creemos que el impacto no será muy importante porque un sindicato con gran número de afiliados ha secundado el acuerdo, están los servicios mínimos y confío mucho en la responsabilidad de la gente de Iberia Express. Saben lo que nos jugamos y me gustaría que todos entiendan la situación de la compañía y de dónde venimos. También, que estamos dispuestos a ofrecer mejoras.

El viernes aseguraron que habilitarán medidas de flexibilidad para los viajeros que se vean perjudicados. ¿Cuáles serán? ¿Devolverán el dinero a quien lo pida?

"Valoro el esfuerzo de las tripulaciones y debemos actualizar los convenios, pero pudiendo competir con los pesos pesados"

Vamos a garantizar los servicios mínimos e intentar que el impacto en el cliente sea el mínimo posible. En los vuelos afectados por la huelga ofreceremos todo tipo de medidas de flexibilización y facilidades, incluidos reembolsos y reacoples en otros vuelos. Informaremos puntualmente para que los viajeros puedan tomar sus decisiones.

El CEO de IAG, Luis Gallego, tuvo el cargo que hoy desempeña usted, y este es de los contados conflictos en el grupo Iberia desde hace años. ¿Qué le han traslado desde Londres?

Estamos en un contexto extremadamente complejo. En los dos últimos años hemos perdido unos 50 millones; estuvimos muy al límite de las capacidades de la compañía y nuestra caja ha acabado exhausta. Las tripulaciones han hecho un esfuerzo enorme y soy el primero en valorarlo. Por eso creemos que debemos actualizar y mejorar el convenio. Pero esta aerolínea debe seguir siendo una low cost que compita eficientemente con los pesos pesados.

¿Ve en riesgo la competitividad?

Si no somos fieles a nuestro modelo y no vigilamos nuestros costes, estaremos poniendo en riesgo el futuro de Iberia Express. Pero reconozco que sin paz social también corremos riesgos.

¿Más allá de un buen verano en términos de demanda, avista incertidumbre o es optimista?

Julio y agosto han ido bien, y septiembre tiene buena pinta. Pero no sabemos lo que va a pasar más allá de noviembre o diciembre. Tras el Covid, se ha reducido la antelación con que el cliente compra los billetes y no tenemos visibilidad.

Normas
Entra en El País para participar