Wayne Griffiths: “Cupra facturará más que Seat en 2023”

La compañía aspira a un margen operativo del 5%

El directivo asegura estar luchando por traer más modelos a la planta de Martorell

El CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, delante del UrbanRebel.
El CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, delante del UrbanRebel. Reuters

La hoja de ruta a seguir en Seat es clara: centrarse en desarrollar la marca Cupra y conseguir un modelo de negocio rentable mientras se lleva a la compañía hacia la electrificación. Así lo aseguró el CEO de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, que recibió a un reducido grupo de periodistas españoles tras la presentación de los nuevos modelos que Cupra lanzará en 2024 y 2025. Por su parte, para la marca Seat, no hay planes de hacer nuevos modelos.

Seat, como empresa, seguirá produciendo coches en el futuro pero en otro segmento del mercado con más rentabilidad (...) Ahora nosotros estamos enfocados en hacer una nueva marca, con la que apenas llevamos cuatro años. Esto no quiere decir que signifique el fin o algo malo para Seat. La marca seguirá con los vehículos que tiene ahora en los que hemos invertido miles de millones de euros. Por ejemplo, en el León hemos gastado 1.000 millones en su desarrollo”, explicó el directivo, quien a su vez es presidente de Anfac, la patronal de los fabricantes españoles de coches.

La principal razón que lleva a Seat a centrarse en Cupra es su alta rentabilidad en comparación con la histórica marca española. El Formentor ha resultado ser un éxito en ventas, con casi 100.000 unidades entregadas en todo el mundo desde su lanzamiento en el último trimestre de 2020, y es el modelo que más beneficios reporta a Seat SA. “Ahora hemos vuelto a ganar dinero y con Cupra subiremos la rentabilidad. Nuestro objetivo, que es el que está en el plan que le acabamos de presentar al grupo Volkswagen, es alcanzar el 5% de rentabilidad”, señaló Griffiths.

Este año Cupra ya supondrá la mitad de las ganancias de nuestro negocio, con un volumen de ventas del 40%, aproximadamente. Estamos alcanzando un punto de equilibrio entre ambas marcas”, aseguró el directivo, que resaltó que este año Cupra duplicará los ingresos del año pasado que fueron de 2.200 millones. “En 2023, Cupra superará en facturación a Seat marca”, añadió. Sin embargo, en ese ejercicio, la empresa prevé una cierta desaceleración del crecimiento, el cual pronostican que vuelva a duplicarse en 2024 y 2025, cuando lleguen los nuevos modelos de la marca que se presentaron el martes: el Terramar, el Tavascan y, la joya de la corona, el UrbanRebel.

Lucha por más modelos

A pesar de que ya se ha confirmado que el UrbanRebel será el compacto 100% eléctrico de Cupra que se hará en la factoría de Martorell (también producirá un compacto eléctrico de Volkswagen y otro de Skoda), Griffiths afirmó seguir luchando para conseguir más modelos para la planta barcelonesa.

“Lo más importante es pelear para tener coches eléctricos y eso ya lo tenemos, es algo bueno. Sobre esta base hay que intentar tener más. Pero primero hay que demostrar que Cupra tiene éxito y futuro. Quiero que Cupra sea una de las pocas marcas españolas que sean reconocibles a nivel mundial”, afirmó Griffiths.

Para fabricar eléctricos en España también hay que venderlos aquí

Griffiths alertó del grave retraso de España en electrificación, tanto en la venta de coches eléctricos como en la instalación de puntos de recarga, lo que, en su opinión, puede suponer un problema para la atracción de estos modelos a las plantas nacionales. “En mi discurso dije que hay que hacer de este país un ‘hub’ de electromovilidad, pero no se están vendiendo vehículos eléctricos en España ni hay infraestructura de recarga. Esto hay que acelerarlo”, indicó. Y advirtió: “El coche [el UrbanRebel que hará Martorell] llegará en 2025, pero si llega y no hay mercado... tiene que haberlo, hay que incentivar a los clientes para que vean al coche eléctrico como algo bueno”.

Normas
Entra en El País para participar