Marta Machicot: “El apetito por la formación aumenta cada día”

Es la directora global de personas de Telefónica, que ha estrenado un nuevo campus de Universitas con el objetivo de ofrecer el aprendizaje corporativo más completo

Marta Machicot, directora global de personas de Telefónica.
Marta Machicot, directora global de personas de Telefónica.

En marzo, Telefónica inauguró su nuevo campus de Universitas para promover el más completo ecosistema de aprendizaje corporativo del mercado. Ubicado en pleno Distrito Telefónica, en Madrid, el espacio dispone de 2.000 metros cuadrados que concentran la tecnología más avanzada enfocada al desarrollo de toda la actividad formativa, que se estrena con el programa Power of Conections. Universitas forma parte de la compañía desde hace 12 años, pero la directora global de personas de Telefónica, Marta Machicot (Pamplona, 1970), asegura que esta vez se trata de algo completamente nuevo.

¿Qué novedades trae el nuevo campus?

Hemos evolucionado en el modelo. Primero era solo presencial en el campus de Barcelona. Después empezamos Universitas on the Road, con programas en diferentes países. En la pandemia dimos un salto cuantitativo muy grande porque comenzamos a hacer los programas totalmente online y esto ha habilitado un cambio radical que nos permite ir hacia un modelo híbrido y abarcar a la plantilla de todo el mundo.

¿En qué se basa la oferta formativa?

Tiene tres ejes. El primero es que está muy implicada en la estrategia de la compañía. Tenemos identificado en el plan estratégico cuáles son las capacidades que queremos desarrollar y Universitas es una de las palancas fundamentales para los planes de reskilling. El segundo, que la tecnología y la innovación son fundamentales, también dentro de Universitas. Y el tercero es el de abrirlo a las 115.000 personas del grupo, que para nosotros es un salto muy importante.

¿Cómo coordinan los programas con una audiencia tan amplia?

La logística es muy grande porque la idea es que durante 10 semanas consecutivas vamos a tener a 10.000 participantes. Cada programa son cuatro sesiones y cada una tiene diferentes momentos: en algunos estarán todas las personas en aula, pero en otros estarán distribuidos en grupos de diez. Es bastante masivo, nunca nos habíamos planteado algo con tanta gente a la vez.

¿Cómo han respondido los empleados?

La respuesta está siendo muy positiva. Acabamos de lanzar las convocatorias en los diferentes países para reclutar a los conectores, que son las personas que coordinan los diferentes grupos, y el 20% ya eran facilitadores de programas de Universitas, pero ha habido un 80% adicional en menos de tres semanas. Teníamos un objetivo de 1.000 y hemos conseguido más, así que ha funcionado fenomenal.

¿Cuál es el objetivo final de Power of Conections?

Más que un programa de formación, para nosotros es una experiencia formativa y de cultura. Pretendemos inspirarnos, conectar a todas las personas del equipo y construir juntos la cultura y visión de futuro. Por eso era tan importante bajarlo a pequeños grupos, porque la idea es que sea un programa de conexión y donde cada uno podamos aportar nuestra voz.

¿Contarán todas las voces por igual?

La diversidad va a ser una de las claves del programa porque no lo vamos a hacer por segmentos. La idea es que en esos grupos estemos personas con diferentes posiciones, de diferentes países y con diferentes funciones, porque en un mundo que cada vez es más abierto, más interconectado y más nuevo el tener diferentes miradas en el equipo te ayuda muchísimo. La razón de fondo de llamarse Power of Conections es que nuestra misión es hacer este mundo más humano conectando la vida de las personas.

¿Son las necesidades de reskilling más imperiosas en los empleados sénior?

La revolución tecnológica que estamos viviendo nos afecta a todos por igual porque requerimos actualizarnos en nuevas competencias y capacidades. Aquí trabajamos en dos planos. En uno hacemos un análisis vinculado al plan estratégico, donde vemos qué capacidades tenemos y qué capacidades necesitamos para redefinir los planes de reskilling. También los hay de temas de reincorporación de capacidades, pero, sobre todo, apostamos por el talento interno. En paralelo, estamos poniendo herramientas en manos de cada trabajador para que cada uno sea quien dirige su futuro. Tenemos una herramienta donde incorporas tus capacidades y aspiraciones y, a partir de ahí, tienes propuestas y referencias de temas de formación y de vacantes que haya de esos perfiles. Así, con independencia de lo que nosotros estructuremos de la evolución de las diferentes áreas, cada persona tiene la oportunidad de cambiar o dirigir su trayectoria profesional hacia otro ámbito.

¿Ha servido la tecnología para que se acerquen más a estos programas?

El apetito por la formación aumenta cada día. El año pasado cerramos con 1,2 millones de horas de cursos, unas 39 horas de formación por empleado. Todo esto va creciendo y es una parte fundamental.

Normas
Entra en El País para participar