La crisis de semiconductores arrastra a Seat a otro año de números rojos: perdió 233 millones

La compañía consiguió reducir sus pérdidas un 31,2% en comparación con 2020

El presidente de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, en la presentación del Cupra UrbanRebel Concept.
El presidente de Seat y Cupra, Wayne Griffiths, en la presentación del Cupra UrbanRebel Concept.

El fabricante de coches Seat recortó en 2021 un 31,2% las pérdidas que había registrado un año antes por culpa del inicio de la pandemia. En total, la empresa perdió el ejercicio pasado 233 millones de euros (resultado antes de impuestos), frente a los números rojos de 339 millones que había registrado en 2020.

"Los efectos de volumen positivos, especialmente por el crecimiento de Cupra, se vieron sensiblemente debilitados por los aumentos de precios de las materias primas y la escasez de semiconductores, lo que significa que, después de un año 2020 débil debido a la pandemia, la recuperación fue incompleta", ha indicado el grupo Volkswagen en su informe anual en el que se incluyen los resultados de todas sus marcas, entre ellas Seat.

En contraste con el margen operativo de las ventas del grupo Volkswagen, que en 2021 fue del 7,7%, este mismo indicador en Seat fue negativo, de un -2,4%, si bien es cierto que ha mejorado respecto a 2020 (fue del -3,7%). En cuanto a la cifra de negocio de Seat, esta ascendió a un total de 9.614 millones frente a los 9.198 millones del ejercicio precedente, lo que supone un incremento del 4,5%.

De la mano de este incremento de los ingresos, Seat fue una de las dos marcas del grupo VW (la otra fue Porsche) que consiguió aumentar sus ventas respecto al año anterior, concretamente un 10,3%, hasta las 471.000 unidades. El aumento fue posible sobre todo gracias al tirón de Cupra, que disparó sus ventas (el año pasado matriculó 79.300 vehículos, un 189,4% más respecto a 2020). En cuanto al volumen de producción de ambas firmas, este ascendió a las 424.000 unidades, un 4,2% más que el ejercicio precedente.

Por modelos, el Arona fue el modelo más fabricado por Seat el año pasado, quedándose muy cerca de superar la barrera de las 100.000 unidades, con 98.656 coches, lo que supuso un incremento del 25,1% respecto a 2020. Le siguió el Ibiza, con 83.710 unidades (un 12,2% más) y el León, que dejó de ser el coche más producido por Seat, tras sufrir una disminución del 37,3% en su demanda, con 70.143 unidades. Por su parte, el vehículo más demandado por los clientes de Cupra fue el Formentor, con 58.863 vehículos fabricados.

Normas
Entra en El País para participar