El Covid no ha impulsado el gasto sanitario autonómico

El alza promedio para 2022 es de apenas un 4,5% en las 17 regiones

Los expertos ven insuficiente el total nacional de 81.600 millones

Presupuestos sanitarios pulsa en la foto

E l gasto sanitario público se ha convertido en foco de interés en los dos últimos años tras el estallido de la pandemia. Representa el 6,6% del PIB nacional y en 2021 ascendió a 81.600 millones de euros, según datos del Ministerio de Sanidad. Si se añaden los 33.800 millones del sector de la sanidad privada, el gasto total fue de 115.400 millones de euros. En 2022, el gasto estatal, recogido en los Presupuestos Generales del Estado, se ha reducido casi un 10% respecto a 2021.

El 93% del coste de la sanidad pública corre a cargo de las comunidades autónomas. De media, el aumento en 2022 es de un 4,5% en relación con el año pasado, lo que en opinión de los especialistas “es muy pequeño”. Ese incremento es, además, un promedio de las 17 autonomías, ya que no todas tienen la misma línea.

Hay una gran horquilla que va desde la subida de las partidas presupuestarias en Sanidad para 2022 del 0,8% en Cantabria al 13% de Cataluña y de la Región de Murcia.

Por otra parte, “es difícil saber la especificación de cada presupuesto”, declara Marciano Sánchez Bayle, presidente de la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), “porque en algunas autonomías es imposible saber a qué se dedican los recursos, pues consignan atención sanitaria en general e incluyen el gasto en farmacia”.

Las diferencias entre las autonomías son evidentes en gasto sanitario per cápita

Igualmente ocurre con el presupuesto ejecutado en 2021. “El gasto real en España del año pasado tampoco se conoce”, afirma Sánchez Bayle, quien añade que lo único que se puede asegurar es “que, tanto en 2021 como en 2022, los presupuestos sanitarios, estatal y autonómicos, están muy por debajo de las necesidades reales de la población”. “Es descorazonador”, concluye el presidente de FADSP.

Solamente dos comunidades, Castilla y León y Extremadura, han informado de la evolución de su gasto sanitario en el año que acaba de terminar. La Consejería de Sanidad castellanoleonesa manifiesta que “si bien inicialmente el presupuesto aprobado fue de 4.366 millones de euros, el definitivo ha ascendido a 4.549,7 millones”.

La Junta de Extremadura afirma que “el gasto real del Servicio Extremeño de Salud en el ejercicio de 2021 ha experimentado un incremento aproximado del 4,5% respecto al año anterior, lo que se traduce en 84 millones de euros, y que el gasto estimado consecuencia de la pandemia asciende a 93 millones”.

Un ratio de primer orden que se utiliza para conocer la evolución de los recursos sanitarios es el gasto por habitante. El año pasado, la media nacional fue de 1.732 euros per cápita, según datos facilitados por el Ministerio de Sanidad.

La FADSP lamenta que este año solo se destine a Sanidad el 1,5% de los fondos de la UE

El catedrático de Economía de la Universidad de Cantabria y miembro de la Asociación de Economía de la Salud (AES) David Cantarero-Prieto cree que es insuficiente. “Los 1.700 euros nos sitúan en torno a la media europea, que es de 2.153 euros por habitante, pero lejos de países como Dinamarca que tiene 4.460”. Para este experto, “se sigue percibiendo la sanidad como un gasto pero, en realidad, es una inversión social y para ello, además de solicitar más fondos, el gasto ha de mejorar su productividad y reducir ineficiencias. Mejores inversiones sanitarias aumentarían el empleo y el PIB”.

Al analizar el gasto por habitante en las comunidades autónomas, de nuevo se observan evidentes diferencias. En 2021, el Principado de Asturias llegó a los 1.949 euros per cápita, seguido de Castilla y León, con 1.817, y del País Vasco, con 1.809. En el otro extremo se situaron la Comunidad de Madrid, con 1.236 euros; Cataluña, con 1.279, y la Región de Murcia, con 1.305. Para 2022, los aumentos más significativos se van a producir en Cataluña (13,8%), País Vasco (10%) y Región de Murcia (9,7%). Mientras tanto, Baleares lo bajará un 7,8%; Aragón, un 4,6%; Castilla-La Mancha, un 1,9%, y Asturias, un 0,8%.

Áreas prioritarias

En 2022, 12 comunidades autónomas, el 70,5% del total, han incrementado la partida destinada a recursos humanos, con un 4% de media. Así lo explican desde la Consejería de Sanidad de Extremadura: “Las áreas prioritarias en el gasto ocasionado por la pandemia son las contrataciones de personal para refuerzo de la asistencia”. En esta comunidad consideran también prioritario reforzar el gasto en “el material para pruebas diagnósticas de Covid”. Tres autonomías, Aragón, Asturias y Castilla-La Mancha, disminuyen este año sus partidas de personal.

Otra partida esencial desde antes de la pandemia es la de atención primaria. En los Presupuestos Generales del Estado para 2022, la partida para este tipo de atención es de 176 millones de euros, muy por debajo de las expectativas de los especialistas que, antes de 2020, estimaban en 4.000 millones la cantidad necesaria para mantener y mejorar el sistema.

Personal sanitario recolecta pruebas de Covid-19 a personas que hacen cola en un centro de salud madrileño.
Personal sanitario recolecta pruebas de Covid-19 a personas que hacen cola en un centro de salud madrileño. Getty Images

En general, el porcentaje que se dedica a la atención primaria este año en casi todas las comunidades se sitúa entre el 11% y el 18% del total del gasto sanitario, excepto en Cataluña, que supone un tercio. David Cantarero-Prieto avanza que “el presupuesto necesario para atención primaria debería situarse, como en otros países, en torno al 25% del total del gasto sanitario. Hace falta una mejor conexión entre atención hospitalaria y primaria, pues al Plan de Acción de Atención Primaria y Comunitaria que se aprobó el pasado 15 de diciembre le hace falta una mejor dotación presupuestaria y un cronograma”.

Salvador Tranche, presidente de SemFYC (Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria), explica que los recursos autonómicos para la atención primaria “son opacos porque han desaparecido las gerencias de la atención primaria para integrarse en las gerencias únicas, en las que entra todo tipo de atención sanitaria”.

Marciano Sánchez Bayle subraya que la atención primaria “es un problema prácticamente en todas las comunidades autónomas”. El presidente de la FADSP lamenta la “gran oportunidad que se ha perdido con la llegada de los fondos europeos”. Esta Federación ha realizado un estudio en el que se pone de manifiesto que España “es el tercer país de la Unión Europea empezando por la parte inferior de la lista que menos porcentaje de los fondos europeos destina a Sanidad”.

Sánchez Bayle añade que, “además, somos uno de los países más castigados por una pandemia que aún no ha acabado y llevamos dos años con la frase de que hay que reforzar la sanidad pública”.

Las cifras

93% es el porcentaje que representa el gasto de las autonomías en Sanidad del total nacional. En 2021, este ascendió a 81.600 millones de euros, según datos del Ministerio de Sanidad.

1.732 euros es el gasto sanitario medio por habitante en España. La media europea se sitúa en 2.153 euros. La comunidad con el gasto per cápita más alto en 2021 fue Asturias y la que tuvo el más bajo, Madrid. En 2022, la que más lo sube es Cataluña y la que menos, Baleares.

25% es el porcentaje que se debería destinar del total de gasto sanitario a la atención primaria, en opinión del especialista en economía de la salud David Cantarero-Prieto. Salvo Cataluña, ninguna autonomía llega al 20% actualmente.

El informe detalla que al componente sanitario van a ir a parar este año 1.069 millones de euros, lo que representa el 1,54% del total del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno español a la Unión Europea. Del total de los 140.000 millones de euros que recibirá España, el componente sanitario solo supone el 0,77% del total.

La FADSP se queja también de que “las cinco reformas que se plantean (fortalecimiento de la atención primaria, reforma del sistema de salud pública, consolidación de la cohesión, la equidad y la universalidad; el refuerzo de las capacidades y la reducción de la temporalidad, y la reforma de la regulación de medicamentos y mejora de su acceso) tienen una financiación cero” en el componente 18, el sanitario.

Agrega que, aunque para las mismas se utilizarán fondos del Gobierno, de las comunidades autónomas y algunos fondos específicos de la UE, “no se establece cuantificación alguna de los mismos ni compromiso económico concreto, con lo que entra dentro de lo probable que se queden en una buena declaración de intenciones con escaso efecto práctico sobre el sistema sanitario”.

Dos años de pandemia y renovación en la mitad de las consejerías

La mitad de los responsables autonómicos de Sanidad han ocupado sus cargos menos tiempo que lo que llevamos de pandemia. La primera destitución se produjo en Canarias a los 10 días del comienzo del estado de alarma. La última se produjo en Castilla y León al romperse la coalición PP-Cs. En medio, ha habido dimisiones en Aragón y Galicia, sustitución en Murcia (debido a la fallida moción de censura) y relevos tras procesos electorales en el País Vasco y Cataluña, informa Efe.

Normas
Entra en El País para participar