Trabajo

Díaz asegura que el acuerdo de la reforma laboral es un cambio estructural y Garamendi pide cumplirlo

Calviño confía en que Bruselas dé su visto bueno a la reforma laboral

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz Europa Press

El Gobierno mostró este viernes entusiasmo ante el acuerdo alcanzado con patronal y sindicatos para modernizar el mercado laboral, mientras del lado del patronal CEOE, su presidente Antonio Garamendi señaló que espera que el Ejecutivo cumpla lo pactado sobre la reforma laboral.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aseguró que la reforma laboral acordada el jueves "implica un cambio estructural en el modelo de relaciones laborales", y descartó que sea "menos ambiciosa" de lo que hubiera deseado. Por su parte, la vicepresidenta primera del Gobierno, Nadia Calviño, confía en que Bruselas dé su visto bueno al acuerdo alcanzado para la reforma laboral con patronal y sindicatos porque responde a los desequilibrios y anomalías que han caracterizado al mercado español y a las recomendaciones históricas de la UE.

En una entrevista en la Cadena SER, Díaz valoró el acuerdo alcanzado y destacó tanto el papel de la CEOE como el de las centrales sindicales, ya que "todos los agentes sociales han dado lo mejor de nuestra historia y ahora lo vuelven a hacer".

También se refirió Díaz a la polémica por el uso de la palabra "derogación", y aclaró que "técnicamente no podía ser derogada, es decir, no puedo dictar una norma diciendo derogo este decreto, porque dejaría sin colchón jurídico a los trabajadores, pero políticamente sí de puede y se hace en una parte, la estipulada en el acuerdo de Gobierno".

El acuerdo cerrado el viernes modifica aspectos clave de la regulación laboral, como la contratación o la prevalencia de convenios, lo que permitirá cumplir con uno de los compromisos fijados con Bruselas antes de final de año.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, aseguró este viernes que espera que el Gobierno "respete absolutamente el acuerdo" de la reforma laboral porque, de lo contrario, tendrán "muchas dudas" de volver a sentarse en una mesa de negociación con alguien "que no cumple el acuerdo".

Garamendi se expresó en estos términos durante una entrevista en la Cadena COPE, recogida por Servimedia, al ser preguntado por las informaciones que apuntan a que UGT tratará de introducir mejoras en la reforma laboral durante la tramitación parlamentaria del texto. 

"Yo espero que el Gobierno, que es una de las partes firmantes con sus dos partidos a la cabeza, respete absolutamente el acuerdo que hemos firmado, porque si no, lógicamente, lo denunciaremos y tendremos muchas dudas de volver a sentarnos en una mesa con alguien que no cumple el acuerdo por lo menos en su parte. Otra cosa es que salga o no", indicó Garamendi.

Además, apuntó que dice "lo mismo de los sindicatos", manifestando que UGT es un sindicato "serio" también. "Como se dice ahora, los acuerdos van a misa", apostilló el presidente de la patronal.

Preguntado por las discrepancias internas dentro del seno de la CEOE en forma de abstenciones para votar el apoyo de la patronal a la reforma laboral, Garamendi aseguró que en el caso de la patronal de Madrid (CEIM) y de Cataluña (Foment) no ha sido "porque no les guste lo que ha pasado", sino que hubieran preferido que la ley "se quedara como estaba o que les hubieran dado más".

Calviño prevé apoyo unánime

Por su parte, Nadia Calviño, en una entrevista en RNE, destacó este viernes que el acuerdo "no tendría que tener ningún tipo de dificultad" para pasar el corte de Bruselas "porque responde a lo previsto en el Plan de Recuperación que ha tenido un apoyo unánime de la instituciones europeas", dijo la también ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha destacado

Explicó que desde el principio de las negociaciones el Gobierno ha tenido un "contacto permanente" con la UE para tenerla al tanto de cómo iba el diálogo, ya que desde fuera "veían el paro estructural y la precariedad como problemáticos". 

El acuerdo, dijo, "responde a lo que nos han venido recomendando desde hace décadas la UE y las instituciones internacionales, que es abordar esos desequilibrios y anomalías que han caracterizado al mercado español, la precariedad, la temporalidad".

Por eso, confió no solo en el aval de Bruselas sino también en el de todos los partidos políticos, ya que en este acuerdo "cabe el PP y todos los grupos" por ser "la reforma de todos" que "cuenta con una enorme legitimidad", si bien hay que "tratar de cambiar lo menos posible" porque "es un delicado equilibrio".

Calviño reconoció que la indemnización por despido es una cuestión que "desde el principio no ha estado sobre la mesa" porque "no es uno de los factores que venimos arrastrando en el mercado laboral", cuando "el paro estructural es el lastre más importante a medio plazo".

La vicepresidenta ha manifestado que los efectos se van a "notar inmediatamente" y ha dicho que "es un éxito colectivo liderado por el presidente Sánchez".

Por otra parte, destacó que su reciente elección para presidir el Comité Monetario y Financiero Internacional (IMF), un órgano del FMI, es una "muy buena noticia para España": "Nos da una mayor visibilidad en un organismo internacional y nos permite seguir teniendo un papel activo en la coordinación internacional de las políticas económicas ante un shock sin precedentes".

Normas
Entra en El País para participar