Más de la mitad de las fábricas de coches españolas aún no ensambla modelos eléctricos

Las plantas de VW, Seat, Renault y Ford no tienen garantizado ninguno para los próximos años

Stellantis y Daimler producen ya 12 modelos

Más de la mitad de las fábricas de coches españolas aún no ensambla modelos eléctricos pulsa en la foto

Si se considera a la fabricación de vehículos eléctricos como una especie de garantía de futuro para una planta de coches, se podría decir que el tejido industrial del motor en España va por buen camino, pero aún le falta un buen trecho por recorrer. De hecho, a día de hoy, de las nueve factorías que ensamblan turismos o vehículos comerciales en nuestro país, más de la mitad, cinco, no fabrican ningún eléctrico ni tienen asignado ninguno a futuro.

Estas plantas son las de Ford en Almussafes (Valencia); las de Renault en Palencia y Valladolid; Seat en Martorell (Barcelona) y Volkswagen en Landaben (Pamplona). Hay que puntualizar, sin embargo, que el consejero delegado del grupo VW, Hebert Diess, anunció recientemente la intención de la automovilística alemana de ensamblar modelos compactos y SUV eléctricos en Martorell y Landaben, respectivamente, a partir de 2025, aunque es algo que vincula a “las condiciones generales y de los incentivos gubernamentales”.

A pesar de la incógnita en torno a la asignación de vehículos eléctricos en las mencionadas cinco plantas, España actualmente fabrica ya un buen número de coches eléctricos, un total de 12, aunque la gran mayoría los concentran las factorías españolas del grupo Stellantis (ensambla nueve en nuestro país). En Figueruelas, la compañía con sede en Países Bajos produce el Opel Corsa-e, mientras que en Madrid hace el Citroën ë-C4, un SUV. Los siete restantes los produce en Vigo: el Peugeot e-2008 y los vehículos comerciales Citroën e-Berlingo, la e-Berlingo Van, la Opel Combo-e Life, la Opel Combo-e Cargo, la Peugeot e-Rifter y la Peugeot e-Partner.

Por su parte, Daimler fabrica en Vitoria otros tres modelos eléctricos. Son la Mercedes eVito (una furgoneta), la eVito Tourer (de uso profesional para el traslado de pasajeros) y la EQV (que es la versión eléctrica de la furgoneta Clase V de Mercedes). “A futuro, la idea no es ir sumando nuevos modelos sino fabricar las versiones que sucedan a estos coches, a los cuales todavía les quedan aproximadamente unos cuatro años de vida. La decisión al respecto no está tomada, pero sería lo lógico”, explican fuentes de la marca Mercedes.

Modelos híbridos

En cuanto a los coches híbridos e híbridos enchufables, el grupo Volkswagen sí que ensambla vehículos de este tipo en España, en concreto en Martorell. En la factoría barcelonesa, la automovilística fabrica las versiones híbridas e híbridas enchufables del Seat León, y la híbrida enchufable del Cupra León y del Cupra Formentor. La planta de Landaben, por su parte, es la única factoría del país cuya producción es 100% de combustión.

La factoría de Ford en Almussafes, si bien no produce coches eléctricos, sí que ensambla una buena cantidad de modelos con hibridaciones. Es el caso del Kuga, que tiene una versión híbrida enchufable, otra híbrida estándar y una mild-hybrid, también conocida como hibridación suave, ya que lo que lleva incorporado es una pequeña ayuda eléctrica al motor de combustión.

Este año, a su vez, se han sumado al listado de modelos de la factoría valenciana el Ford S-Max y el Galaxy, que cuentan con versiones híbridas. Por último, la planta también fabrica el Mondeo híbrido, aunque este dejará de hacerlo a partir de marzo de 2022.

En cuanto a Renault, la automovilística del rombo ensambla tres vehículos híbridos enchufables a día de hoy. Uno de ellos en las instalaciones de Valladolid, el Captur (también fabrica allí una versión híbrida estándar de este modelo), y otros dos en la fábrica de Palencia, que son el Renault Mégane Berlina y el Mégane Sport Tourer.

La compañía francesa presentó este año su plan industrial Renaulution España para el periodo 2021-2024, que contempla la asignación de cinco modelos con tecnologías híbridas. “Esto va a permitir convertir a España en un importante polo de electrificación con el que las plantas de este país entran en el territorio de la nueva movilidad”, había señalado Luca de Meo, consejero delegado de Renault, cuando se anunció el plan en marzo. La compañía no contempla, de momento, fabricar en España coches eléctricos, y centrará la producción de estos en Francia.

De los nuevos cinco modelos, se sabe que uno se llamará Renault Austral, que sustituirá al Kadjar, que se hace en Palencia. Además de este modelo, que será híbrido (no se sabe aún si será híbrido enchufable o híbrido estándar) y llegará en 2022, en la fábrica de Palencia está previsto que aterricen otros dos modelos más hasta 2024. A Valladolid, por su parte, llegarán los otros dos vehículos híbridos restantes en los próximos tres años.

Normas
Entra en El País para participar