Switch comenzará a producir sus primeros buses eléctricos en Valladolid a fines de 2022

La firma angloindia invertirá 100 millones de euros en la nueva planta

Prevé crear 2.000 empleos directos y fabricará también vehículos comerciales de cero emisiones a partir de 2024

El consejero delegado del fabricante de autobuses y vehículos comerciales eléctricos Switch, Andy Palmer, junto a un bus de la empresa.
El consejero delegado del fabricante de autobuses y vehículos comerciales eléctricos Switch, Andy Palmer, junto a un bus de la empresa.

La compañía angloindia Switch Mobility ha presentado este miércoles el proyecto de la que será su primera planta de autobuses y vehículos comerciales eléctricos en Europa, que se levantará en Valladolid, en la que invertirá un total de 100 millones de euros. La empresa, valorada en 1.600 millones de dólares, prevé crear 2.000 puestos de trabajo directos en esta factoría y otros 5.000 indirectos en la zona, según ha explicado el consejero delegado de la compañía, Andy Palmer.

“Somos una empresa con emisiones netas de carbono cero, por lo que para nosotros serán muy importantes nuestros proveedores locales para así reducir las emisiones asociadas al transporte (...) Una de las razones para haber elegido España es la cantidad de talento disponible asociado a la industria del automóvil que hay aquí. Buscamos personal muy cualificado”, ha señalado el consejero delegado de la empresa.

El pistoletazo de salida para el comienzo de la construcción de esta factoría, que por número de trabajadores será la segunda de la región por detrás de la fábrica de Renault, será el próximo 27 de enero y se prevé que los primeros autobuses salgan de la planta hacia finales de 2022. Los vehículos comerciales, por su parte, que serán de la marca Switch (no hay planes de fabricar para otras automotrices), comenzarán a ensamblarse en 2024.

“Estimamos que la planta tendrá una capacidad máxima de producción de unas 50.000 unidades anuales entre autobuses y furgonetas”, ha asegurado Palmer, que ha remarcado que estos vehículos no irán solo dirigidos al mercado español, sino que tienen planes para exportar a países del entorno como Portugal, Francia e Italia. La compañía, además, proyecta que se exporten a estas regiones no solo autobuses completos ensamblados en Valladolid, sino también “partes”, “kits de buses”.

“Los buses que se fabricarán en esta factoría tendrán 12 metros de largo y se destinarán a uso urbano. El reto del diseño es conseguir hacer pisos bajos, ya que normalmente la batería suele ir en la parte baja. En nuestro caso, las baterías irán en la parte de atrás del vehículo”, ha puntualizado Palmer, quien ha indicado que las baterías que utilicen serán de níquel y cobalto, la misma tecnología que usan automovilísticas como la norteamericana Tesla.

Es su tercera factoría

La fábrica vallisoletana, que será la tercera de la compañía junto a las que ya tiene en Reino Unido e India, albergará a su vez un centro de I+D. Durante la presentación, Palmer ha resaltado el importante papel que desempeñó la administración pública para facilitar el proyecto.

“La colaboración de las administraciones locales y nacionales fue clave, trabajaron más que nadie para traer a España esta factoría”, ha destacado el consejero delegado del fabricante. Tras la apertura de esta planta, Switch proyecta seguir expandiéndose a nuevos mercado más lejanos, como latinoamérica, punto al que se podría destinar parte de la producción de la factoría. “Tenemos que ser globales y para serlo el mercado más interesante es el europeo por los objetivos de electrificación que se ha marcado la Unión Europea”, ha añadido el directivo.

Según Palmer, Switch tiene a día de hoy el 40% de la cuota de mercado de buses y vehículos comerciales eléctricos de la India y el 30% de la cuota de buses eléctricos de Reino Unido.

Las baterías que utilicen vendrán de Austria

Todo proviene de Europa. Palmer ha remarcado que todos los materiales que vaya a utilizar la planta serán de proveedores locales o europeos, como las baterías, que se traerán desde Austria. Al menos será así en el corto plazo, ya que, según el directivo, “la estrategia a largo plazo sobre el suministro de baterías aún no está determinada”. En este asunto puede influir la instalación de fábricas de baterías para coches eléctricos en España en los próximos años, algo que desde el Ejecutivo se quiere impulsar con el Perte del vehículo eléctrico y conectado. El grupo Volkswagen, por ejemplo, ya ha anunciado que su intención es tener una gigafactoría de baterías en España, aunque esto dependerá de las ayudas con las que finalmente cuente.

Normas
Entra en El País para participar