El emprendimiento femenino, clave para el desarrollo social y económico español

Las mujeres cuentan con un firme apoyo público y privado para sacar adelante sus proyectos. Quedan aún retos por resolver. Entre ellos están derribar algunas barreras, crear programas de acompañamiento, lograr más apoyo de las entidades financieras y visibilizar su trabajo

Cinco miradas distintas y a la vez complementarias sobre el emprendimiento femenino, una emprendedora de éxito, un representante del Gobierno, una entidad financiera como MicroBank, la Cámara de Comercio de España y una profunda conocedora del mundo de las startups, se han sentado alrededor de una mesa para reflexionar en el encuentro El emprendimiento femenino, en clave de futuro, organizado por CincoDías y la Cámara de Comercio de España, en colaboración con el Instituto de las Mujeres y la cofinanciación del Fondo Social Europeo, en el marco del Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres (PAEM).

Cinco acercamientos para componer un puzle que es una foto de la situación actual y una mirada a lo que tiene que cambiar para seguir avanzando. Y en un horizonte que parte de una base positiva y de colaboración público-privada, no exenta de barreras, sobre la que impulsar una estrategia que contará con la ayuda de los fondos estructurales y los Next Generation procedentes de la Unión Europea.

El punto de partida es poliédrico. Empieza por abajo, desde la experiencia personal de Raquel Sanz, emprendedora y fundadora de Trufgourmet (www.trufgourmet.com), una productora y comercializadora de trufa negra en Soria, que califica el emprendimiento femenino como “la opción clave para retener y desarrollar el talento femenino en España y que no se vayan perdiendo por el camino estas mujeres que por una causa u otra tienen que dejar su vida laboral”.

Le siguen el apoyo financiero, el dinero para empezar, y el instrumental, los programas de ayuda y de asesoramiento para estar con ellas desde el principio de la idea. Para lo primero hay que “facilitar la financiación y crear una red de acompañamiento a todo el emprendedor que se inicia”, dice Cristina González, directora general de MicroBank, una entidad del grupo CaixaBank especializada en financiación con impacto social que ayuda a los emprendedores desde hace 14 años.

La brecha salarial y las tareas del hogar lastran el emprendimiento femenino

Para lo segundo y porque “existe mucho talento y tenemos la responsabilidad de ponerlo en valor”, dice Inmaculada Riera, directora general de la Cámara de Comercio de España, hay programas como el PAEM, Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres, “que persigue esa puesta en valor para ayudarlas con medios y formación”.

María Benjumea, “una startapera de 67 años”, como ella se define, fundadora y CEO de Spain Startup, la organizadora de South Summit, y que participó online, suma la parte inspiradora: “Desde un punto de vista positivo tenemos que conseguir que las mujeres nos creamos que realmente merece la pena emprender”.

Completa el cuadro el apoyo firme y decidido que se da desde el Gobierno al emprendimiento femenino con la puesta en marcha de una estrategia que “vamos a seguir en los próximos diez años para convertir a España en una nación emprendedora”, expone Francisco Polo, alto comisionado para España Nación Emprendedora, y que tiene un propósito claro: “Hacer que España se convierta en un paraíso para el talento de las mujeres”.

Una cuestión estratégica

Polo llama la atención sobre la importancia que tiene en esta estrategia la superación de la brecha de género: “Esta no es una cuestión accesoria, sino central en la transformación de la estrategia que vamos a seguir en los próximos 10 años” para cambiar la economía y la sociedad.

A pesar de los avances logrados en los últimos años –de hecho nuestro país encabeza la paridad en el entorno europeo, con 9 mujeres emprendedoras por cada 10 hombres, por 6 de cada 10 en el resto del continente, y España ha entrado en el top 10 de países más atractivos para el emprendimiento de mujeres en el mundo–, el alto comisionado cree que aún queda mucho por hacer. Así, destaca que “solo hay un 10% de mujeres en las redes de business angels”, o que “solo el 2,3% de las inversiones de fondos de capital van a empresas lideradas por mujeres”.

Riera llama a usar los recursos de la UE para hacer más planes y darles mayor alcance

Para activar ese talento femenino, la estrategia recoge una serie de iniciativas. Polo destaca, entre otras, la creación de programas de madrinazgo y mentorización para mujeres; estimular su papel en la inversión; fomentar las vocaciones STEM con el Ministerio de Educación y FP; hacer el seguimiento de la brecha de género a través del INE, o convertir a España en “un faro de atracción internacional del talento de las mujeres”, poniendo en marcha una campaña internacional de atracción de ese talento.

González, de MicroBank, destaca otro elemento básico: una red de net­working que haga una labor de acompañamiento. “Muchas mujeres que han iniciado un proyecto se sienten muy solas, no saben hacer muchas cosas”.

Sanz, de Trufgourmet, coincide y cree muy importante contar “con un programa para acompañar a emprendedoras que como yo tenemos la empresa asentada y queremos avanzar en la internacionalización (el 90% de su producción se exporta), pero que nos encontramos con ciertas barreras”.

También demanda mayor “flexibilidad en temas fiscales, como la devolución del IVA”, y planes específicos para otras mujeres “que no tienen formación y que viven sobre todo en medios rurales”.

Cambio cultural

Benjumea y Riera señalan los cambios culturales que se han producido en la sociedad y en las mujeres sobre el papel de estas y el emprendimiento. “La sociedad realmente nos necesita y nos quiere. Todo el mundo nos va a apoyar y podemos hacer lo que queramos”, aunque advierte de que “debemos saber vendernos”.

La directora general de la Cámara sostiene que para que el emprendimiento femenino sea “un instrumento cualitativo de este modelo económico y de sociedad, a la vez que un elemento de cohesión territorial”, tiene que haber “un cambio cultural que va en la línea de que nosotras mismas nos lo creamos”.

La mujeres crean un negocio por oportunidad y no por necesidad, según MicroBank

Además de “las barreras tangibles que se están removiendo con nuevas leyes”, hay otras “intangibles”. Por eso defiende ser “capaces de generar un cambio en la cultura del riesgo”, una barrera que tiene este emprendimiento en las entidades financieras.

Igualmente con el hecho de que “a veces la mujer es más prudente y hay que visualizarla más, porque haciéndolo, emergerán muchos casos de éxito que son tractores para otros nuevos”.

Perspectiva de género

El alto comisionado no es partidario de hablar de “intangibles y de poner más cargas a las mujeres y pedirles que se lo crean, sino de barreras concretas que hay que remover desde una perspectiva de género”.

Son barreras salariales, 22% menos de sueldo, y de carga de trabajo en casa, 26 horas frente a 14, que tienen frente a los hombres: “Hay que involucrar a los hombres y que asuman sus responsabilidades”.

Dinero sin sesgo

Pero el dinero no entiende de sesgos o perspectivas de género. “No diferenciamos un proyecto si se trata de un hombre o una mujer”, dicen en MicroBank. Y Benjumea: “Al dinero no le importan nada ni los géneros ni las edades, lo que le interesa son proyectos que vayan a funcionar”. Aunque Polo advierte de que “los hombres reciben hasta un 60% más de inversión que las mujeres”.

Sanz pide un programa de seguimiento y flexibilizar algunas medidas

Para Inmaculada Riera, “hay que ir rompiendo barreras que frenan un mayor emprendimiento en femenino”. La directiva de la Cámara afirma que este camino “debe continuar con más recursos y más programas” y completarlo con “el seguimiento de los mismos”, con la vista puesta en la “escalabilidad”. El dinero procedente de la UE, fondos estructurales o Next Generation hay que aprovecharlo para que el emprendimiento sea un “elemento crítico de cohesión social y territorial”, recalca.

Evolución y futuro

Lo cierto es que el emprendimiento en femenino avanza y es un hecho que hay que verlo “desde un punto de vista muy positivo”, según Benjumea.

Y aunque hay que “preguntarse cómo incrementar ese 20% de startups impulsadas por mujeres”, hay otros datos que sustentan este mensaje positivo. Como el de que “solo el 1% de las mujeres” que emprenden lo hace por necesidad. Un dato que también expone González, de MicroBank: “En nuestra cartera, un 42% de las mujeres emprende por oportunidad y no por necesidad”.

Estos planes y programas hay que saber comunicarlos a la sociedad para que tengan un mayor impacto. El propósito es, para Riera, “continuar poniendo en valor el papel de la mujer”, y para González, conseguir en el futuro “no hablar más de emprendimiento en términos de género, sino de emprendimiento. Eso significa que habremos llegado a la paridad y a la igualdad”.

Benjumea lo comparte y expresa “que la mayor parte de los temas de los que hemos hablado aquí son comunes para hombres y mujeres”. El alto comisionado observa que “mientras llegamos a ese futuro ideal en el que podamos hablar de emprendimiento sin género, y en el que no estamos, hay que hacerlo para impulsar precisamente el de las mujeres”.

Unas mujeres a las que Sanz anima a emprender “con actitud positiva un camino largo y que al principio va a ser muy duro”, y a las que pide “no de­sanimarse ni tener miedo al fracaso porque tienen capacidad de hacerlo y además están acompañadas”.

El PAEM, un programa de éxito de la Cámara para mujeres emprendedoras

Alianza. El PAEM, Programa de Apoyo Empresarial a las Mujeres, de la Cámara de Comercio de España y el Instituto de las Mujeres y cofinanciado por el Fondo Social Europeo, lleva ya 15 años en marcha y es “un magnífico ejemplo de éxito de un programa que tiene el propósito de ayudar a la mujer a emprender”, explica la directora general de la Cámara de Comercio de España.

Objetivos. Ofrece ayuda y asesoramiento sobre trámites administrativos, financiación y subvenciones o legislación a las mujeres que quieren hacer realidad su idea de negocio. También les ayuda a elaborar un plan de empresa y a ponerlo en marcha, así como a crear un análisis de comercio interior y exterior y de nuevas tecnologías.

Datos. El programa atendió en 2020 con el lema Sé tu propia jefa a 4.800 empresarias y emprendedoras, contribuyó a la creación de 940 empresas y 1.066 empleos y otorgó un total de 104 microcréditos gestionados a través de MicroBank por valor de 1.946.472 euros. En lo que va de 2021 y bajo el lema Mujeres que emprenden, sociedades que crecen, ya se han concedido 137 microcréditos por valor de 3.183.798 euros, con un importe medio por emprendedora de 20.000 euros.

Trufgourmet. Raquel Sanz creó en 2015 con la ayuda de este programa su propia empresa, www.trufgourmet.com, una productora y comercializadora de trufa negra con plantaciones propias en Soria. “Me ayudó muchísimo a guiarme en los primeros pasos y aprender a cómo montar una empresa. Es increíble para orientar y formar en digitalización, redes sociales o en contabilidad. Lo recomiendo”, asegura.

Networking. La red de contactos de mujeres emprendedoras que se ha ido creando a lo largo de estos 15 años de funcionamiento es uno de los aspectos más apreciados de este proyecto.

Comunicación. La página web https://empresarias.camara.es/ es la mejor forma de acceder a todo el catálogo de ayudas y de asesoramiento que ofrece este programa. A través de ella se puede asimismo entrar en contacto con otros casos de éxito de mujeres emprendedoras que han pasado por el mismo.

Normas
Entra en El País para participar