Las emprendedoras necesitan 67.000 euros para montar su negocio

El 66% del capital que invierten proviene de ahorros

El miedo al fracaso desincentiva las ganas de emprender de las mujeres.
El miedo al fracaso desincentiva las ganas de emprender de las mujeres. GETTY IMAGES

Un 17% de las españolas en edad de trabajar, entre 18 y 64 años, se encuentran inmersas en alguna de las etapas de procesos de emprendimiento. Aquí se incluye también a las que tienen intención de emprender o las que han abandonado una actividad empresarial, porcentaje que aumenta hasta el 22% en el ámbito rural. Estos datos demuestran que, para un buen número de mujeres, el emprendimiento es una forma válida para desarrollar un proyecto profesional.

Así lo recoge un estudio elaborado por el Observatorio del Emprendimiento de España con datos de Global Entrepreneurship Monitor (GEM), y en colaboración con Enisa (Empresa Nacional de Innovación), y Coca-Cola, y realizado con motivo de la quinta edición de GIRA Mujeres, el programa de capacitación y empleabilidad de la citada firma de bebidas, destinado a mujeres.

Son, mayoritariamente, mujeres mayores de 35 años quienes han optado por desarrollar un proyecto emprendedor. No obstante, las menores de esta edad son quienes muestran una mayor predisposición a iniciar un proyecto emprendedor en un futuro cercano. Según este estudio, para poner en marcha y desarrollar una iniciativa de emprendimiento, las emprendedoras necesitar realizar una inversión inicial de 67.279 euros de media, de los cuales un 66% proviene de sus ahorros personales.

En cuanto al peso que han ido adquiriendo las emprendedoras a lo largo de los años en España, la presidenta del Observatorio GEM en España, Ana Fernández Laviada, afirma en el Día Internacional de la Mujer Emprendedora, que han ido ganando peso en el proceso emprendedor, siendo una pieza clave para el desarrollo económico y la igualdad de oportunidades. “Sin embargo, aún participan en menor medida que los hombres en las diferentes fases de este proceso. Aunque la brecha se ha visto reducida en los últimos 15 años, la crisis del Covid ha impactado leve, pero negativamente en ese avance, y su mayor miedo al fracaso y menor percepción de oportunidades tienen mucho que ver”. De ahí, agrega, la necesidad de seguir trabajando en políticas, programas y medidas que permitan aumentar los niveles de emprendimiento entre las mujeres.

El informe señala que ocho de cada diez mujeres valoran positivamente poseer conocimientos y habilidades que les ayuden en el proceso emprendedor en el momento de poner en marcha un proyecto de estas características. Por otra parte, el 59% de ellas considera el miedo al fracaso como el principal obstáculo para desarrollarlo.

Por su parte, la directora de responsabilidad corporativa en Coca-Cola Europacific Partners Iberia, Carmen Gómez-Acebo, destaca la importancia de contar conocimientos y habilidades para poner en marcha un negocio, y señala que “cerca de un 80% de los proyectos de emprendimiento iniciados por mujeres llevan a cabo su actividad en el sector servicios y, de ellos, un 48% van dirigidos al consumidor final”. En el perfil de la emprendedora en España se incluyen aquellas que cuentan con un proyecto con más de tres años y medio de antigüedad, que tienen mayoritariamente más de 45 años, un nivel de renta alto (al menos un 44% de ellas) y estudios de formación profesional (un 37% de ellas) o estudios secundarios (un 36%).

En paralelo se encuentran las emprendedoras nuevas, aquellas con negocios de menos de tres años y medio de vida, que suelen tener edades comprendidas entre los 35 y los 44 años, tienen niveles de renta altos (un 46% de ellas) y estudios de formación profesional (un 44%).
Por último, las emprendedoras potenciales, aquellas que se plantean poner en marcha una iniciativa de negocio en el futuro: son las más jóvenes, con menos de 35 años (un 50% de ellas), tienen niveles de renta más bajos (un 47%) y estudios secundarios (un 42%).

En cuanto a los negocios puestos en marcha por mujeres en España, el 81% se dirige al mercado nacional y casi la mitad de ellos no cuenta con ninguna persona empleada. Aunque en su mayoría pertenece a sectores de bajo nivel tecnológico, el 27% de los negocios nuevos y consolidados genera productos y servicios innovadores que transforman o modifican la oferta existente en el mercado.

A pesar de ello, el consejero delegado de Enisa, José Bayón, considera que sigue existiendo una importante brecha entre las posibilidades de emprender de las mujeres frente a los hombres, principalmente cuando se trata de proyectos de un grado tecnológico medio o elevado. “Esta situación es algo que se debe revertir lo antes posible, y para ello hay que aplicar políticas públicas que impulsen tanto el liderazgo femenino como el emprendimiento innovador”.

Normas
Entra en El País para participar