Rolando Grandi: “Ahora es muy difícil que alguien logre copiar el modelo de Tesla”

Este gestor llegó a Europa desde su Bolivia natal hace 14 años y ya gestiona más de 2.800 millones de euros

Rolando Grandi, gestor de fondos en La Financiere de L'Echiquier.
Rolando Grandi, gestor de fondos en La Financiere de L'Echiquier.

Rolando Grandi (La Paz, Bolivia, 1990) se ha convertido con poco más de 30 años en uno de los gestores de fondos de referencia en Europa. Él y su equipo de la boutique francesa La Financière de l’Echiquier gestionan más de 2.800 millones de euros en activos. Este inversor lleva las riendas de algunos de los fondos europeos más innovadores y en algunos de ellos está consiguiendo rentabilidades estratosféricas. Grandi demuestra una pasión sincera por la tecnología y por su capacidad de transformación.

¿Qué fondos maneja?

Desde 2013 gestiono el Echiquier World Next Leaders, un fondo multitemático internacional de empresas de mediana capitalización. Normalmente, hay fondos de grandes compañías o de pequeñas, pero esta franja está más olvidada. Invierte en 11 temáticas distintas, desde el almacenamiento y computación en la nube hasta la transformación energética. En 2015 lanzamos un fondo de robótica [no disponible en España]. En 2018 creamos Echiquier Artificial Intelligence, siendo la primera gestora francesa con esta temática y la segunda en Europa. Ahora es nuestro fondo más grande, con más de 1.000 millones. Y en 2020 lanzamos un fondo dedicado a empresas de exploración espacial.

El fondo de inteligencia artificial se ha revalorizado muchísimo…

Sí, está logrando unos retornos medios anuales de más del 35%. Solo en 2020 se revalorizó un 78%. Ha sido espectacular.

¿En los fondos temáticos no se repiten siempre las mismas compañías?

Sí, es cierto. Los grandes fondos siempre tienen a los gigantes de Silicon Valley. Lo hacen para tener más liquidez. Amazon es una compañía que tienen los fondos de robótica, de inteligencia artificial, de comercio electrónico…

¿Cuántos fondos dedicados al espacio existen?

En todo el mundo tres, incluido el nuestro. En Europa somos los únicos. En EE UU hay dos fondos cotizados, el Ark Innovation, desarrollado por Cathie Wood, y el Procure. El gran problema de estos dos ETF temáticos espaciales es que invierten mucho en el sector de la defensa y el armamento. Realmente fueron la primera generación de empresas espaciales. Pero nosotros nos enfocamos en las nuevas compañías, justo por temas de inversión responsable.

¿Se siente un poco como el Cathie Wood europeo?

Me encanta lo que hace Cathie Wood y su decidida apuesta por la innovación. Creo que ha logrado democratizar la inversión en fondos temáticos. Se ha demostrado que no es una pura moda. Los fondos temáticos permiten que el inversor entienda mejor en qué tipo de compañías está invirtiendo. Esta gestora ha anunciado recientemente que va a lanzar un fondo long-short, que comprará compañías innovadoras a la vez que apostará contra aquellas empresas que se van a quedar rezagadas por los cambios disruptivos. Por ejemplo, podría invertir en Tesla y apostar contra Ford.

¿Invierten en compañías dedicadas al turismo espacial?

Space X, de Elon Musk, aún no cotiza, aunque se calcula que vale más de 100.000 millones de dólares. Es proveedora de la NASA. Esperamos que en 2022 saquen a Bolsa su filial Starlink, de redes en línea de satélites para la comunicación. También está Virgin Galactic, de Richard Branson, que es la única que cotiza, pero no invertimos por una cuestión de inversión responsable. Utiliza queroseno, que contamina muchísimo. Por último, está Blue Origin, de Jeff Bezos, que está funcionando bastante bien pero no cotiza. Una similar es la neozelandesa RocketLab, una de nuestras mayores apuestas. Ya ha hecho más de 20 lanzamientos al espacio y ha puesto en órbita más de 105 satélites.

¿Es compatible la inversión responsable con el turismo espacial?

Nosotros no invertimos en el turismo espacial, porque no creemos que aporte mucho. Pero sí en las empresas espaciales. Si pensamos a muy largo plazo, la humanidad tiene un desafío inmenso. Conseguir que la vida humana sea multiplanetaria. Tenemos que empezar a desarrollar la tecnología necesaria para vivir en otros planetas. Además, estas empresas espaciales también tienen iniciativas que permiten mejorar la vida aquí, como monitorizar el clima o la desertificación. Hay compañías como Planet, que tenemos en cartera, que tienen más de 200 nanosatélites que analizan en tiempo real el planeta para detectar caza furtiva, deforestación ilegal o fugas en los oleoductos. También pueden contribuir a mejorar el transporte convencional. ¿Por qué no imaginar un viaje París-Tokio en 30 minutos, con un cohete que salga a la estratosfera y luego regrese a la Tierra?

Las empresas de satélites están muy presentes en sus carteras…

Tenemos Iridium, que hoy en día provee a miles de personas en el mundo de comunicación por vía satélite. Ahora, para acceder a este servicio hay que tener un dispositivo especial, pero ha anunciado que Apple va a incluir en los próximos iPhone 14 una antena específica para conectarse a estos satélites. Esto valida la importancia de la comunicación vía satélite. Además, invertimos en AST Space Mobile, que está lanzando satélites que permiten conectarse desde cualquier teléfono u ordenador.

¿Por qué han invertido en Tesla?

Lo hemos debatido mucho y, al final, hemos invertido algo tarde, este año, cuando estaba en 600 dólares. Pero actualmente está en 1.100 dólares. Antes no entendíamos bien el modelo. Nos parecía que los productores tradicionales podían sacar un vehículo para competir con los Tesla. Finalmente, vimos que tenía algunas ventajas competitivas muy claras, como la producción propia de baterías, los algoritmos de inteligencia artificial o la propia capacidad de producción de los coches de principio a fin. Ahora no es fácil que los competidores puedan replicar el modelo. Los fabricantes tradicionales se han dedicado a externalizar al máximo la producción con diferentes proveedores. La diferencia de modelo se ha visto ahora con la escasez de semiconductores. Tesla ha aumentado su capacidad en un 50%, mientras que los rivales la están reduciendo un 30%.

¿Le atrae la tecnología blockchain?

Me apasiona. La cuestión es que hay pocas compañías de blockchain en Bolsa. Para que nosotros lancemos un fondo temático necesitamos que haya al menos 80 compañías, para luego nosotros tener 20-30 en cartera. Pero en este caso no hay suficientes.

Normas
Entra en El País para participar