Renta fija

Los inversores adelantan a octubre de 2022 el alza de tipos en Europa pese a Lagarde

La rentabilidad del bono alemán a 10 años ronda las tasas positivas por primera vez desde mayo de 2019

Sede del BCE.
Sede del BCE. AFP

Los mercados no terminan de creerse el compromiso de Christine Lagarde de no tocar los tipos. Aunque la presidenta del BCE subrayó que las expectativas de los inversores no están en consonancia con las proyecciones que maneja la institución, hoy los operadores se han vuelto más agresivos y han apostado en sentido contrario. Los inversores adelantan a octubre de 2022 una subida de los tipos en 20 puntos básicos, el primer alza de las tasas en más de 11 años. Este movimiento se ha visto respaldado por los elevados datos de inflación de la zona euro conocido esta mañana. En septiembre la inflación de la zona euro subió en septiembre al 4,1%, por encima del 3,7% que esperaban los expertos y la segunda vez en la historia del euro que los precios superan la barrera del 4%.

Una semana antes de que Largarde reconociera que la inflación continuará en niveles altos durante más tiempo, el mercado preveía que en octubre del próximo año el BCE elevara en 20 puntos básicos la facilidad de depósito, lo que dejaríala la horquilla de los tipos en el -0,3%. El cambio en los mercados se produce en un contexto de alza de las presiones inflacionistas que ha llevado a los bancos centrales a modificar su rumbo. Hasta ahora solo el Banco de Noruega y el Banco de Brasil se habían atrevido a elevar los tipos, un camino que podría seguir en las próximas semanas el Banco de Inglaterra.

La previsión de tipos más altos en Europa no se ha limitado a los futuros, sino que, como viene siendo una tendencia en los últimos meses, se ha dejado sentir un día en el mercado de deuda, el más sensible a los cambios de la política monetaria. Después de que Lagarde consiguiera levemente el jueves aplacar los temores, hoy las tensiones se han reactivado y esto se ha traducido en un repunte generalizado de los rendimientos de la deuda en la zona euro. El bono a 10 años de España ha subido nueve puntos básicos hasta situarse en el 0,61%, muy cerca de superar los máximos del año de 0,64% registrados en mayo. La deuda de italiana al mismo plazo, que en niveles intradía superó la barrera del 1,2%, ha cerrado en el 1,17%, máximos de junio de 2020. Por su parte los bonos de Grecia y Portugal con vencimiento en 2031 ascienden al 1,3% y 0,52%, respectivamente.

Pero los ascensos no han sido solo cosa de los países periféricos, los considerados de mayor riesgo en la zona euros, sino que se han extendido a otras referencias como el bono alemán a 10 años, que a punto ha estado de entrar en terreno positivo por primera vez desde mayo de 2019, pero ha concluido en el -0,1%, por debajo del -0,086% que marcó a mediados de mes.

Las subidas de las rentabilidades han tenido su réplica a lo largo de la curvas de deuda que sesión a sesión van ganando pendiente. Mientras en la deuda a largo plazo es Alemania el que está a punto de regresar a terreno positivo en los tramos cortos este puesto lo ocupa Italia. Los títulos con vencimiento en 2033 suben ocho puntos básicos, hasta el -0,03%, lejos del -0,5% que registró en julio cuando cayeron por debajo de esa barrera por primera vez en su historia.

A pesar de las tensiones inflacionistas, los analistas de Bank of America reiteran su convicción de que el BCE no subirá los tipos en los próximos dos años.

Normas
Entra en El País para participar