El 60% de las empresas no conoce la existencia de los fondos Next Generation

El 73% de los empresarios no sabe cómo solicitar las ayudas que se desprenden de este instrumento de recuperación europeo, según la Cámara de Comercio de España

Monedas de la Unión Europea.
Monedas de la Unión Europea. GETTY

El 60% de las empresas españolas desconoce la existencia de los fondos Next Generation (NGEU) y el 73% no sabe cómo solicitar las ayudas de este instrumento de recuperación europeo, así se desprende del estudio de clima empresarial que ha presentado este jueves la Cámara de Comercio de España y Sigma Dos. La tasa de desconocimiento varía dependiendo del tamaño de la empresa; entre más grandes, menor es el porcentaje. Esto se traduce en que, mientras el 53,4% de las organizaciones con más de 250 empleados sabe lo que son estos fondos, solo 37,3% de las pymes tiene alguna noción sobre ellos.

El estudio revela una distorsión sobre los objetivos de este proyecto para la recuperación económica, pues el 61,8% de los encuestados considera que solo se beneficiarán las grandes empresas. Es más, solo el 28% de las pymes contra el 41,2% de las grandes corporaciones tiene intención de solicitar las ayudas, incluso si conocen los mecanismos para la postulación.

Estos datos muestran lo alejado que está el tejido empresarial de aprovechar la oportunidad que suponen estas inversiones a fondo perdido de la Unión Europea, por lo que “es urgente redoblar su difusión”, según ha explicado el presidente de la Cámara de Comercio, José Luis Bonet. 

El barcelonés ha aprovechado la oportunidad para dar su opinión sobre las reformas fiscales que se contemplan en los Presupuestos de 2022: "la recuperación está aquí y también el optimismo de los empresarios, pero se puede ver afectado por los impuestos. Mi consejo es que cuando voten piensen bien, no hay que cargarse la recuperación en marcha y hay que seguir la máxima que dice que 'en tiempo de turbulencia, no hay que hacer mudanza'". 

Según Bonet, los fondos deberían estar vinculados a la internacionalización de las empresas, algo que no está considerado en el Plan de Recuperación, que por lo demás contempla que más de un tercio de los 27.000 millones de euros vayan a industria, movilidad y rehabilitación de la vivienda.

Respecto a la economía, los empresarios se muestran optimistas, aunque temen que la subida de la energía y el encarecimiento de las materias lastren la recuperación. El 72,7% confía que la actividad mejore en 2022, pero queda un 22,3% temeroso de un empeoramiento. Una vez más, el tamaño hace la diferencia, pues las grandes empresas son las más optimistas, en particular el sector industrial y la hostelería.

Un 47,5% de las empresas considera que el aumento en el coste de energía y materias primas es la principal dificultad para desarrollar su actividad, seguido por los costes laborales, que preocupa casi al 25% de las empresas. Su preocupación es justificada, pues este jueves también se ha dado a conocer que la factura de la luz se ha disparado un 44% en el último año, mientras que la gasolina ha subido un 22,1%, según el Instituto Nacional de Estadística. 

En cuanto a la expansión del mercado se refiere, España lleva un ritmo lento. Según el estudio, solo la tercera parte de las empresas opera de alguna manera en el extranjero y la mayoría se centra en la exportación e importación de bienes, mientras que el resto de mecanismos de colaboración internacional, como pueden ser las alianzas estratégicas, las fusiones y las inversiones en el extranjero, son usadas por menos del 10% de las compañías españolas.

Del 67% de las empresas que solo opera en territorio nacional, el 77% asegura que no cuenta con las condiciones o capacidades para expandir su mercado, y solo el 22,9% piensa que podría operar en el extranjero. El porcentaje, no obstante, es mayor entre las empresas de más de 250 empleados, entre las cuales, casi la mitad asegura que podría tener presencia transfronteriza.

Los tres principales campos a mejorar para conseguir la internacionalización son el apoyo económico (25,2%), la identificación de oportunidades de negocios concretos (20,4%) y el apoyo en la estrategia para ampliar el mercado (10,4%). Son áreas que, según Bonet, deben impulsarse rápido pues el país “está en este campo muy lejos de donde debería”. A este problema se suma la falta de personal cualificado, pues seis de cada diez empresas entrevistadas asegura que tiene problemas para encontrar trabajadores que cumplan con el perfil que necesitan.

Los puestos más difíciles de ocupar son los relacionados con la producción y operativa de la empresa (13,8%), seguida por la sección de ventas, marketing, contenido (10,7%) y logística (9,8%). Ante esta falta de personal cualificado, la Cámara de Comercio ha hecho un llamamiento para que el Gobierno mejore la educación y formación profesional de los jóvenes, que “no están suficientemente atendidos”, según Bonet.

Normas
Entra en El País para participar