Rajoy pide al PP que se centre en la economía para recuperar la Moncloa

El expresidente ha asegurado que más impuestos y gasto estructural son un "freno para la recuperación económica" de España

El líder del PP, Pablo Casado, y el expresidente Mariano Rajoy.
El líder del PP, Pablo Casado, y el expresidente Mariano Rajoy. Europa Press

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy vaticinó este lunes que el líder del PP, Pablo Casado, llegará al Palacio de La Moncloa para "volver a arreglar lo que otros desarreglaron", ya este ese es el "sino" de esta formación. En este sentido, señaló que la Convención Nacional de los populares es "un paso más" en el objetivo de gobernar.

Así se pronunció Rajoy desde Santiago de Compostela, precisamente al inaugurar esta convención itinerante que comienza hoy a andar en la tierra que vio nacer al expresidente de los populares y que tendrá su colofón en la Plaza de Toros de Valencia el próximo domingo 3 de octubre. En palabras de Rajoy, este cónclave "nos va a acercar más a las personas".

"Yo creo que supone un paso más en ese camino hacia el objetivo que estoy seguro de que vamos a alcanzar, que es llegar al Gobierno de la nación, ganar las próximas elecciones y una vez más volver a arreglar lo que otros desarreglaron. Ese es nuestro si no y estamos contentos con él, yo por lo menos", indicó.

Rajoy tachó de "excelente idea" la celebración de esta convención del PP, pues "sus objetivos son muy loables", refiriéndose a la propuesta de "actualizar las propuestas del partido y dárselas a conocer a la sociedad civil". De tal manera, celebró que en su partido quieran dedicarse "a los temas importantes" cuando "uno viéndolo desde fuera" percibe que "lo importante no le preocupa más que al PP y a pocos más".

"Me gusta que se celebre esta convención con estos objetivos y me gusta su formato", se reafirmó Rajoy, mostrándose "absolutamente convencido" de que será "un éxito". "Y yo me alegraré mucho", aseguró el que fuera presidente del Gobierno y del PP.

Tras estas consideraciones preliminares, Rajoy entró en materia y habló de economía y empleo, más concretamente de las crisis. En primer lugar, remarcó que la eficacia económica "ayuda mucho al éxito de las democracias liberales".

"La eficacia económica no solo es buena en sí misma y no solo es muy positiva y ayuda a la vida de la gente, sino que evita toda suerte de tentaciones populistas que han estado y continúan todavía muy en boga en los últimos tiempos y también en nuestro país", remarcó.

Según Rajoy, el nacimiento de los partidos populistas o de "partidos contagiados por los populistas" se puede deber a muchas razones, entre las que citó la corrupción de los gobiernos, la inmigración y las crisis económicas. De tal manera, para evitar precisamente esos partidos populistas que "terminan muy lejos de las libertades y el Estado de Derecho", avisó de que es muy importante prestarle atención a la economía.

"Es fundamental llevar a cabo una buena política económica y atender las necesidades de la gente" para "preservar la democracia y evitar los partidos populistas", incidió en su advertencia. En este contexto, llamó a hacer "un buen diagnóstico" de la situación del país "para que vuelva el crecimiento, el empleo, aumente la riqueza y evitar tentaciones populistas, el multipartidismo y los gobiernos inestables como consecuencia".

Así, Rajoy habló de la necesidad de "no minusvalorar la magnitud de las crisis". "De cara al futuro, de cara a hoy, conviene no minimizar las consecuencias económicas de la pandemia", insistió, y subrayó que esto no trata de "ser un cenizo o no serlo", sino que implica "ver la realidad" para poder tomar medidas y arreglar las situaciones. 

La "realidad de hoy", dijo Rajoy, es que "España está a 8,4 puntos porcentuales de restablecer el nivel del PIB previo a la pandemia", mientras que Alemania y Francia a "un poquito menos de 3", Italia a 4, Portugal a 5 y EE UU ya está en el nivel previo a la pandemia. "Esto quiere decir que conviene simplemente no minusvalorar la realidad y ser consciente de que 8 puntos y pico es mucho y sobre todo viendo en dónde están los demás".

En segundo lugar, explicó que la Unión Europea perdió en el primer trimestre de este año el 0,3% del PIB, mientras que España el 0,6%. "Conviene no olvidar que aquí perdimos mucho más PIB con ocasión de la pandemia", ahondó Rajoy. Dio estos datos para apuntalar su mensaje de que hay que "situarse en la realidad para no equivocarse a la hora de adoptar decisiones".

Hizo aquí una comparativa entre la actual crisis y la del año 2008, pues es "importante saber bien las diferencias" para tener en cuenta que las medidas han de ser "distintas". Es más, Rajoy habló de "una situación abismal". "La situación de hoy hace más fácil la salida de la crisis que la que vivíamos entonces", cuando el PP llegó al Gobierno.

Rajoy recordó que ahora hay un fondo de 140.000 millones de euros, aunque lamentó no saber cómo se producirá la asignación. "Supongo que algún plan habrá y sería bueno que lo conociésemos", señaló, y consideró "muy sensata" la propuesta que hizo Casado de crear un organismo técnico e independiente para la gestión de los fondos.

"Me interesa dejar claro que es muy distinta a actitud de las instituciones europeas en el año 2012 que en el día de hoy", aseveró Rajoy. "Es bueno hacer un buen diagnóstico y es bueno tener claro qué es lo que nos debe preocupar. Esta crisis no es como la de entonces, pero que igual que la de entonces conviene tomársela muy en serio", prosiguió.

Defendió que deben fijarse objetivos y destacó que el primero y más importante ha de ser crear empleo. "Hay que olvidarse de los eslóganes, del dogmatismo, de la demagogia y del sectarismo. Con eso no se sale de la crisis de ninguna de las maneras", alertó.

Recordó que en su Gobierno tuvieron que "nacionalizar la banca", lo que no iba en su programa porque "a quién se le ocurre" que el PP fuese a proponer esto. Pero "había que hacerlo, si no se podía producir la quiebra del país", apuntó, y también se remitió a su subida de impuestos en contra de su promesa electoral porque "no quedaba otra".

En todo caso, "dijimos que íbamos a bajar" los impuestos y "al final había menos que cuando llegamos". "Pero no estábamos ahí para hacer ideología, estábamos para resolver una crisis económica", enfatizó Rajoy, para quien hay medidas "paliativas" que se han adoptado en la buena dirección, como las ayudas ICO o los ERTE.

Eso sí, sobre la "la falta de ayudas directas a las empresas", indicó que esto se hizo "en la mayoría de países de Europa y hubiera sido muy útil". En todo caso, llamó a adoptar medidas de cara a futuro y sobrepasar las "paliativas" que "están bien para la primera media hora".

Precisamente, con la vista puesta en el futuro, sentenció que "hay una receta que es un freno total a la recuperación" y es "más gasto estructural, más impuestos y más regulación". "Estas tres acosas a la vez son letales si queremos afrontar la recuperación con cierta garantía de éxito. Y ciertamente eso es lo que se está haciendo", deploró.

"España necesita u plan conocido y unas reglas del juego para reducir el déficit público", manifestó Rajoy. Habló aquí de "un segundo plan de reformas" porque "no se está haciendo ninguna" y "lo único" que hace el actual jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, son "contrarreformas".

Defendió en este punto que su reforma laboral "ha funcionado y lo sabe todo el mundo". "Todo el mundo lo reconoce", afirmó, por lo que se preguntó "qué necesidad hay de cambiar lo que se funciona".

Tampoco perdió ocasión para referirse a las pensiones, "uno de los grandes desafíos que habrá que afrontar en los próximos tiempos" y donde "la demagogia y el juego a corto plazo no sirven absolutamente para nada". "La reforma de las pensiones que se ha hecho es un error", sentenció, convencido de que "liquidar el factor de sostenibilidad y volver otra vez a la indexación de las pensiones al IPC es una equivocación" que implicará que "dentro de poco haya que cambiar otra vez la ley".

"Supongo que la tendrás que cambiar otra vez tú y te harán otra huelga, pero no te va a quedar otra. Creo que es un error y sobre todo viniendo de quien sabe positivamente que es un error", dijo Rajoy a Casado.

Acabó como empezó, diciendo que "hemos gobernado dos periodos de tiempo en la democracia en los que nos dejaron lo que nos dejaron y lo dejamos mejor". "Me temo que no hay dos sin tres, pero será por el bien de España", dijo augurando que el presidente del PP llegará a La Moncloa para "arreglar lo que otros desarreglaron".

Normas
Entra en El País para participar