Díaz convocará a los agentes sociales por la reforma laboral en pleno pulso por el SMI

La negociación salarial continuará tras concluir sin pacto la cita de este lunes

Calviño sitúa el alza en octubre y choca con Díaz que habla de septiembre

La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (d), pronuncia un discurso junto al secretario General de UGT, Pepe Álvarez.
La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz (d), pronuncia un discurso junto al secretario General de UGT, Pepe Álvarez. EFE

El Gobierno retomará las negociaciones para la reforma laboral sin haber cerrado antes un acuerdo con los agentes sociales para la subida del salario mínimo interprofesional (SMI). Este lunes, poco antes de que finalizara sin pacto la reunión entre el Ejecutivo, la patronal y los sindicatos por el SMI (las partes se emplazaron a continuar dialogando); la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, anunció en una entrevista desde Asturias para TPA, que esta semana convocará a los agentes sociales para reimpulsar las negociaciones para la reforma laboral.

Así, Trabajo retomará unas conversaciones en las que cuenta con la oposición absoluta de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), mientras continúa dialogando para pactar una subida de los sueldos más bajos para la que también cuenta con el rechazo de la patronal. En la primera, el principal motivo de queja de los empresarios es la limitación de la temporalidad a causas organizativas o productivas (no se podrá, por ejemplo, incorporar trabajadores temporales cuando haya aumentos grandes pero previsibles de la actividad).

En cuanto al salario mínimo, la patronal teme que un incremento ahora perjudique la recuperación económica que ha ido viento en popa durante este verano, en el que se han recuperado los niveles de empleo prepandémicos. Este solapamiento de las conversaciones podría hacer que las negociaciones tengan influencia cruzada, con lo que un alza pactada del SMI puede dar paso a una reforma laboral moderada, por poner un ejemplo.

A la reunión de este lunes, los empresarios y los sindicatos acudieron tras el encuentro de la semana pasada en el que el Ejecutivo propuso una subida del SMI a tres años: 15 euros para lo que queda de 2021; 31 euros el siguiente y otros 31 euros en 2023, para así llegar a los 1.027 euros al final de la legislatura. “Hay que resaltar, sobre todo, la voluntad por parte de todas las partes que configuramos la mesa de diálogo social de intentar buscar un acuerdo para la subida del SMI, no solo de 2021, sino de buscar la senda para llegar a 2023 con el 60% del salario medio como está estipulado”, comentó Mari Cruz Vicente, secretaria confederal de acción sindical de Comisiones Obreras. Por su parte, desde el Gobierno solo indicaron que “se va a seguir trabajando”.

A su vez, CEOE evitó hacer valoraciones sobre el encuentro y se limitó a señalar que “se han tratado todas las cuestiones complejas que rodean a la subida del salario mínimo interprofesional en cada uno de los escenarios propuestos por el comité de expertos del Gobierno”.

Pugna en el Ejecutivo

Una de las principales discusiones en torno al salario mínimo es, además de la cuantía que se aumentará, saber a partir de cuándo se aplicará. En torno a esta cuestión, Economía y Trabajo mostraron este lunes posturas claramente distintas. La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, aseguró en una entrevista en TVE, que el incremento de los sueldos más bajos será “limitado” y que se aplicará en “octubre, noviembre y diciembre de este año”.

Sin embargo, Trabajo señaló que el aumento será retroactivo al comienzo de septiembre. “Lo que sí le hemos preguntado [al Gobierno] directamente para saldar la discrepancia de hoy es cuándo va a entrar en vigor el SMI y el secretario de estado [de Trabajo] ha dicho que entra en vigor el 1 de septiembre”, aseguraron en Comisiones Obreras poco después de que la vicepresidenta Díaz señalara por televisión que la subida iba a ser “con carácter inmediato”.

Para realizar esta subida, Díaz recordó que la Constitución solo obliga al Ejecutivo a consultar a los agentes sociales. “Yo he querido que no fuera una consulta, sino una mesa de diálogo social como las ordinarias (...) me gustaría que hubiese acuerdo. Pero si no llegamos a uno, lo que ha habido es diálogo social. Las partes están haciendo un esfuerzo”, valoró Díaz, quien, sin embargo avisó que “nadie entendería que una de las partes del diálogo social diga que ahora no toca [aumentar el SMI]”. De momento, en todo caso, el Consejo de Ministros no abordará hoy el alza del SMI a la espera de tratar de alcanzar un consenso en el diálogo social.

Normas
Entra en El País para participar