Finanzas

Square compra Afterpay por 24.380 millones y se suma al 'boom' del 'compre ahora y pague después'

La operación subraya la popularidad de un modelo de negocio que ha revolucionado el crédito al consumo, donde compiten PayPal, Klarna y Affirm Holdings, y donde parece preparar su entrada Apple

Jack Dorsey, fundador y CEO de Twitter y CEO de Square.
Jack Dorsey, fundador y CEO de Twitter y CEO de Square.

Square, la empresa de pagos digitales creada por el fundador y CEO de Twitter, Jack Dorsey, ha alcanzado un acuerdo para adquirir Afterpay, la empresa australiana pionera en el mercado del "compre ahora y pague después" por 29.000 millones de dólares (unos 24.380 millones de euros). La transacción, en acciones y que se prevé se cierre en el primer trimestre de 2022, será la mayor de una empresa australiana, superando la compra de los centros comerciales Westfield por Unibail-Rodamco por 24.700 millones en 2017. También está entre las mayores adquisiciones de la historia de la industria tecnológica, por encima de lo que pagó Facebook por WhatsApp o Microsoft por LinkedIn.

Las compañías han comunicado que los accionistas de Afterpay recibirán 0,375 acciones de Square por cada acción que posean. El precio pactado supone una prima de alrededor del 30% con respecto al último precio de cierre marcado por Afterpay. Las acciones de la firma australiana, que cotizaban por debajo de los 10 dólares australianos a principios de 2020 y que se han disparado con la pandemia, subieron hoy un 20% tras conocerse la noticia.Tras la operación, los accionistas de Afterpay tendrán aproximadamente el 18,5% de Square. El acuerdo ha sido aprobado por los consejos de ambas empresas, y Square podría optar por pagar el 1% del precio de compra en efectivo.

Afterpay, con sede en Melbourne, permite a los minoristas ofrecer a sus clientes la opción de pagar los productos en cuatro cuotas sin intereses si los pagos se realizan a tiempo. La compañía asegura que cuenta con 16 millones de usuarios, los cuales ven el servicio como una forma más responsable de pedir prestado que usar una tarjeta de crédito. Las tiendas pagan a la fintech australiana una tarifa fija, más un porcentaje de cada pedido.

Square, con sede en San Francisco y 70 millones de usuarios, ya ofrece préstamos a plazos, un producto que según apuntan ha sido una "poderosa herramienta de crecimiento" para su negocio principal. La compañía vale en Bolsa 112.590 millones de dólares (unos 95.000 millones de euros).

La operación subraya la popularidad de un modelo de negocio que está revolucionando el crédito al consumidor al cobrar a los comerciantes una pequeña tarifa por ofrecer pequeños préstamos en el punto de venta que sus compradores pagan en cuotas sin intereses. Con la transacción, el gigante chino Tencent, que pagó 300 millones de dólares por el 5% de Afterpay en 2020, se embolsará 1.700 millones de dólares, según Reuters. Los fundadores de la empresa australiana, Anthony Eisen y Nick Molnar, también se embolsarán 2.460 millones cada uno.

La adquisición de Afterpay, que en 2020 cerró con unos ingresos de 347 millones de dólares, parece validar el modelo de negocio del compre ahora y pague después y crea un competidor más fuerte frente a Affirm Holdings, PayPal y Klarna, sus grandes rivales actuales en este terreno. Datos de Adobe Analytcs publicados por el Financial Times muestran que la adopción de estos servicios se triplicó a principios de este año frente a los volúmenes prepandémicos, siendo muy populares entre los consumidores más jóvenes, para quienes esta es la forma preferida de crédito.

"Creamos nuestro negocio para hacer que el sistema financiero sea más justo, accesible e intrusivo, y Afterpay ha construido una marca confiable alineada con esos principios", dijo Dorsey a través de un comunicado. "Juntos podemos ofrecer productos y servicios aún más atractivos para comerciantes y consumidores, poniendo de nuevo el poder en sus manos", añadió el directivo.

La transacción se produce menos de un mes después de conocerse que Apple está trabajando con Goldman Sachs para lanzar un nuevo servicio de este tipo que permitirá a los consumidores pagar cualquier compra de Apple Pay en varios plazos y sin intereses.

El auge del negocio también se aprecia en Klarna, la empresa sueca, que pese a no cotizar en Bolsa, ha duplicado su valoración en tres meses hasta 45.600 millones de dólares, después de recibir una inversión del Vision Fund 2 de Softbank en junio. Y en la entrada en el mercado de Paypal con su servicio Pay in 4.

Los analistas no descartan que se puedan producir más fusiones en este sector, que según la consultora Kaleido Intelligence puede alcanzar un volumen de hasta 300.000 millones de euros en 2025. Cornerstone apunta igualmente que en 2020, y solo en EE UU, se compraron bienes por valor de 24.000 millones de dólares con servicios BNPL. Una cifra que podría cuadruplicarse este año.

Según Afterpay, sus servicios son utilizados actualmente por más de 100.000 comercios en Australia, EE UU, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido, Francia, Italia y España, donde opera con la marca Clearpay. "Los planes de Square es integrar Afterpay en sus unidades comerciales de Seller y Cash App existentes, permitir que incluso los comerciantes más pequeños ofrezcan BNPL en el momento del pago, brindar a los consumidores de Afterpay la capacidad de administrar sus pagos a plazos directamente en la aplicación Cash y brindar a los clientes de esta aplicación la capacidad de descubrir comerciantes y ofertas de BNPL directamente dentro de la aplicación", según indicaron en un comunicado.

Square gestionó pagos por valor de 42.800 millones de dólares en el segundo trimestre y las transacciones de Cash App, que funciona desde 2013, representaron alrededor del 10%. La compañía obtuvo un beneficio de 204 millones de dólares y unos ingresos de 4.700 millones, informa el FT.

Afterpay nació en 2014 y ha crecido con fuerza durante la pandemia, especialmente entre los jóvenes que optaron por pagar en cuotas los artículos cotidianos durante esta crisis sanitaria. Según recuerda Reuters, por lo general, las empresas que se mueven en este sector ofrecen unos pocos miles de euros, que se pueden pagar sin intereses. Y como generalmente ganan dinero de lo que cobran a los comerciantes, y no por el pago de intereses, eluden la definición legal de crédito y las leyes que se aplican a este. Es decir, no están obligados a verificar el historial crediticio de sus usuarios, a diferencia de las compañías de tarjeta de crédito, y normalmente solo solicitan el nombre, dirección y fecha de nacimiento del solicitante.

Square, que en 2020 logró una licencia bancaria, emprenderá una cotización secundaria en la Bolsa de Valores de Australia para ofrecer a los accionistas de Afterpay la opción de recibir acciones de Square cotizadas en la Bolsa de Nueva York o en Australia. La compañía estadounidense ha sido asesorada en la operación por Morgan Stanley y la australiana por Goldman Sachs y Highbury Partnership.

Normas
Entra en El País para participar