Aerolíneas

La toma de Air Europa por Iberia va a un examen amplio de la CE para blindarse ante recursos

La firma de IAG dejó pasar anoche el plazo para presentar los ‘remedy’ y va a por un análisis de Competencia en fase 2

Aviones de Iberia y Air Europa.
Aviones de Iberia y Air Europa.

El plazo para que Iberia optara en Bruselas por un análisis exprés de la operación de compra de Air Europa venció en la medianoche de ayer martes a este miércoles sin que la aerolínea de IAG haya activado la que era su primera opción sobre la mesa. Cambio de estrategia. La compañía que preside Javier Sánchez Prieto, según fuentes comunitarias, no ha presentado los remedy para que la Dirección General de Competencia pudiera resolver en escasas semanas. Esto implica que va directamente a un peritaje del proyecto de adquisición en fase 2, con una investigación más exhaustiva.

La compra sigue siendo estratégica para IAG e Iberia y, según defienden, para el hub de Madrid-Barajas, la reactivación del turismo y la recuperación económica. La decisión de ir a un examen amplio se debe a la complejidad que entraña la integración bajo el mismo grupo de los dos eternos rivales españoles, especialmente en las rutas transatlánticas.

Un cierre apresurado, explican expertos jurídicos, podría habilitar todo un canal de entrada para los recursos de aerolíneas competidoras. Grandes grupos europeos como Lufthansa y Air France-KLM, que intentó la compra de Air Europa, no iban a quedarse indiferentes ante el fortalecimiento de un rival de primer nivel que quiere mirar hacia Asia desde Madrid-Barajas. El paso bajo el microscopio de Competencia en fase 2 garantiza, según las mismas fuentes, unas conclusiones quizás más sólidas ante cualquier intento de alegación.

Competencia ha hecho medio millar de consultas para conocer la opinión del mercado

Además, aunque se antoje paradójico, la nueva ruta tomada por Iberia puede servir para aligerar tiempos. La tramitación de la fase 1 no garantizaba que la operación no fuera a terminar, ante la citada complejidad, desembocando en una segunda fase que no tomaría ritmo, previsiblemente, hasta septiembre. Sin embargo, el cierre del plazo sin que los remedy hayan llegado al órgano de Competencia activará casi automáticamente el nuevo escenario de análisis.

La dirección de IAG y de Iberia siempre han barajado el segundo semestre para el cierre de la compra de Air Europa y ese calendario se puede salvar sin problema, aunque más bien entrando en el último trimestre.

Miles de documentos

Además de sentir desde el primer minuto la presión de los competidores contra esta operación de integración en el sector aéreo español, el equipo jurídico de Iberia y sus asesores también son conscientes del ingente volumen de documentación que debe supervisar la dirección General de Competencia europea. Ya no era previsible la luz verde por la vía rápida.

Iberia e IAG siguen defendiendo la adquisición como estratégica para España y su ‘hub’

La compañía ha enviado más de medio millón de documentos a Bruselas explicando y justificando este movimiento, a lo que se suman los dos Fix-it First remedy (solución de arreglo previo) ya anunciados, en los que se oferta el traspaso de partes del negocio de corto radio a Volotea y rutas de largo radio a World2Fly. El objetivo es aligerar el dominio en algunos mercados y allanar el plácet comunitario.

La CE, por su parte, ha abierto el proceso de sondeo del mercado en el que ha hecho circular medio millar de consultas entre aerolíneas competidoras, ministerios, comunidades autónomas, distintos despachos de Aena, Aesa, Aviación Civil, agencias de viaje, asociaciones de consumidores y un largo etcétera. Se trata de conocer la impresión de reguladores y mercado sobre la entrada de Air Europa en el grupo Iberia.

El expediente de compra fue activado por la compañía de IAG el 25 de mayo ante la citada Dirección General de Competencia, tal y como adelantó Cinco Días. Antes de dar ese paso formal, la empresa y el órgano supervisor habían mantenido estrecha comunicación desde que fuera anunciado el acuerdo de compraventa con Globalia en noviembre de 2019.

Estalló la pandemia y, tras intensas negociaciones, se firmó en enero de 2021 la revisión del acuerdo: Iberia se hace con su rival por 500 millones (inicialmente eran 1.000 millones en efectivo) a pagar dentro de seis años, más los casi 600 millones de deuda que Air Europa ha acumulado para salir viva de la crisis del coronavirus.

Hasta ahora se daba la inédita situación de dos operadores con la misma nacionalidad compitiendo por el mismo mercado: las rutas a América. La integración de ambas promete potenciar a Madrid como centro de operaciones aéreas.

El Gobierno, volcado con la integración desde hace meses

Clave en la recuperación. Quienes tienen opinión en el Gobierno sobre la integración de Iberia y Air Europa, defienden la operación a capa y espada. Su convencimiento ha crecido tras el azote de la pandemia en la conectividad del país, en el turismo y en el propio sector aéreo. Una de las consecuencias de este matrimonio será la liberación de capacidad, hoy concentrada hacia América, para explorar posibilidades en Asia.

Nuevos mercados. Además de recuperar las rutas a Tokio y Shanghái, el presidente de Iberia ha anunciado que se analiza la posibilidad de volar a Seúl. Este salto a Corea depende de la recuperación de la demanda, pero la compra de Air Europa también serviría de palanca.

Suma de fortalezas. La llegada de Air Europa al Grupo Iberia se rentabilizaría a través de sinergias comerciales y operativas, según arguementan Iberia e IAG. No se trata de reducir empleos ni de renunciar a rutas o flota, sino de coordinar ambas ofertas y ganar capacidad para afrontar nuevos retos.

Normas
Entra en El País para participar