Aerolíneas

Iberia activa el examen de la CE a la toma de Air Europa con visos de una rápida resolución

La aerolínea cumple el proceso de presentación de la documentación ante Competencia y el proceso podría llevarse entre dos y seis meses

Aviones de Iberia y Air Europa en el aeropuerto de Madrid-Barajas.
Aviones de Iberia y Air Europa en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Los abogados de Iberia y de su matriz IAG pusieron ayer en Bruselas el sello a la presentación formal de la documentación en busca de autorización para la compra de Air Europa, según fuentes comunitarias cercanas a la Dirección General de Competencia.

El reloj se pone en marcha para la supervisión definitiva. Y las fuentes consultadas creen que el análisis podría llevarse de dos a seis meses, con expectativas de una resolución en Fase 1. Consultada por este periódico, Iberia ni confirma ni desmiente esta información.

El órgano comunitario de Competencia y la aerolínea que preside Javier Sánchez-Prieto han mantenido una estrecha comunicación desde que se anunciara en noviembre de 2019 el primer acuerdo con Globalia para hacerse con su mayor competidor español. Una relación que se ha intensificado desde enero con el pacto definitivo de compra en 500 millones de euros.

Competencia abrirá un periodo de consultas a los agentes involucrados: desde la AESA y Aviación Civil, hasta Aena y las aerolíneas competidoras

Durante estos meses la firma de IAG ha ido aportando documentación a la Dirección General de Competencia, pero no ha sido hasta ayer cuando se ha abierto oficialmente el proceso de revisión. Este pasa, entre otras cosas, por un periodo de consultas a los agentes involucrados: desde la Agencia Española de Seguridad Aérea y la Dirección General de Aviación Civil, hasta Aena y las aerolíneas competidoras.

Iberia ha calificado esta concentración como esencial para ambas compañías y también para el hub de Madrid, donde hasta ahora se daba la inédita situación de dos operadores con la misma nacionalidad compitiendo por idéntico pedazo de tarta: las rutas a América.

La entrada de Air Europa en el grupo Iberia y, por extensión, en IAG permitirá sumar flotas de largo radio y focalizar los recursos tanto en el mercado americano como jacia el resto del mundo, con especial énfasis en Asia. El mayor volumen de un operador local, aunque está previsto que ambas firmas mantengan sus marcas, es crítico especialmente tras el paso de la pandemia.

El Gobierno y Aena han visto en este histórico movimiento una oportunidad para potenciar la máquina que alimenta el turismo y garantiza la conectividad aérea de España. Barajas, con Iberia y Air Europa coordinadas, empezará a acercarse al potencial del hub de Air France en París, al de Lufthansa en Fráncfort o al de KLM en Ámsterdam.

En Barajas se da la inédita situación de dos operadores con la misma nacionalidad compitiendo por idéntico pedazo de tarta: las rutas a América

Remedios

La compradora se ha anticipado a las esperadas reticencias de Competencia y ha ofrecido soluciones para rebajar posibles situaciones de dominio del grupo resultante. Un primer Fix-it First remedy (solución de arreglo previo) prevé la entrega de rutas de corto y medio radio, así como slots, a Volotea. La estimación de esta última es que con las cesiones de Iberia y Air Europa podría abrir entre dos y cuatro bases en España, además de consolidar sus bases previas a la crisis y ganar slots en distintos aeropuertos. El crecimiento de Volotea se produciría en Canarias, Baleares, Galicia, Euskadi y Asturias.

Ya en un segundo Fix-it First remedy acordado con World2Fly, del grupo Iberostar, se disponen a traspasar activos en el negocio de los vuelos de larga distancia. Aquí será la propia Dirección General de Competecia la que marque las rutas en que se produce una situación de falta de competencia con el solapamiento de las dos aerolíneas de red españolas. Podrían verse afectadas rutas al Caribe, Uruguay e incluso a EE UU.

Otra clave que hace imprescindible una operación de este calado ha sido la reciente ayuda pública a Air Europa a través del fondo de rescate de empresas estratégicas. La firma de la familia Hidalgo ha sido reflotada con un crédito de 475 millones que debe ser amortizado entre 2024 y 2026, mientras que la recuperación de niveles de producción previos a la crisis no se espera en el sector aéreo antes de 2023 ó 2024. Está en juego la devolución del préstamo, que Air Europa difícilmente podrá afrontar en solitario.

IAG refuerza su papel en la conectividad

Suma de las partes. La toma de Air Europa por el Grupo Iberia podrá rentabilizarsea través de sinergias comerciales y operativas, según han insistido durante meses Iberia e IAG. No se trata de suprimir empleos ni de reducir rutas o flota. Más bien lo contrario. El historial de adquisiciones de IAG, con exponentes como Vueling y Aer Lingus, habla de la activación de estrategias de crecimiento.

Planes para Barajas y El Prat. IAG tiene trazadas perspectivas claras en España una vez que se supere la pandemia. Iberia y Air Europa buscarán diversificar sus conexiones desde Madrid. De forma paralela, pretende multiplicar el potencial del negocio de carga. Ya en Barcelona, Vueling potenciará su papel como alimentador de operaciones de largo radio, al tiempo que buscará mantener su liderazgo en el punto a punto desde El Prat.

Normas
Entra en El País para participar