El turismo acusa a Reino Unido de proteccionismo al prohibir los viajes a España

Creen que el veto solo obedece al interés por estimular el turismo nacional. Calculan que perderán 2.500 millones

Turistas en la playa de Brighton (Inglaterra) el pasado martes 1 de julio.
Turistas en la playa de Brighton (Inglaterra) el pasado martes 1 de julio.

Hoteles y aerolíneas siguen haciendo cuentas del agujero que va a hacer en sus cuentas la decisión del Reino Unido, el primer mercado emisor de turistas extranjeros, de prohibir los viajes a España al menos hasta finales de junio.

El lobby Exceltur, que reúne a las principales cadenas hoteleras (Meliá, NH, RIU, Palladium, Piñero o Hesperia) calculó el jueves que cada semana sin turismo británico supondrá un recorte semanal de ingresos de 386 millones de euros para la industria turística. Las aerolíneas, que esperaban el regreso del turismo británico para volver a reactivar aviones que llevan más de un año parados, consideran que la medida es desproporcionada. “Nos parece absolutamente incomprensible. Si atendemos a los datos de incidencia acumulada de Baleares, están por debajo de los de Reino Unido”, recalcó Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas (ALA), que integra a 60 aerolíneas y al 85% del tráfico aéreo en España. “Nos hemos quedado perplejos con esa decisión, que no parece estar basada en motivos sanitarios. O bien es que el Gobierno británico no quiere que los británicos salgan este verano de su país o bien quiere evitar problemas como lo ha sucedido en las fronteras cuando estaba abierta Portugal por la falta de recursos”, recalca.

ALA había calculado que la reactivación de los mercados emisores en Europa (en especial Reino Unido y Alemania) iba a propiciar que se recuperará el 80% de las rutas operadas en el verano de 2019, una cifra que con toda probabilidad se revisará a la baja en los próximos días.

José Luis Zoreda, vicepresidente ejecutivo de Exceltur, coincide con Gándara en que uno de los motivos puede ser el fomento del turismo nacional en verano para acelerar la recuperación económica de Reino Unido. “Pero hay otros factores, como el hecho de que no todos los países tienen el mismo nivel de sofisticación del rastreo en España y las quejas que podrían haber expresado Grecia o Italia por incluir a Baleares y Canarias y no a otros archipiélagos, como Cerdeña o Santorini”. En cualquier caso vaticinó que el veto al turismo británico no se levantará de forma oficial, siempre y cuando se incluya a España en la lista verde (no serán necesarias PCR ni cuarentenas al regreso) al menos hasta el 24 de junio. “Es muy probable que se pierda junio y que no empiecen a llegar británicos hasta la segunda quincena de julio, porque los operadores necesitan al menos un par de semanas para lanzar los folletos, contratar los aviones y comercializarlos”. Eso supondrá unas pérdidas de 1.544 millones en junio (386 millones por cada semana sin viajeros de Reino Unido) y 960 millones en julio (480 por cada una de las dos semanas de la primera quincena), con lo que la suma se eleva 2.504 millones de euros.

Mensaje desde el Gobierno

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, también cargó contra la decisión de Londres y se preguntó porque no permite discriminar por territorios, lo que hubiera beneficiado a autonomías como Canarias, Baleares o Comunidad Valenciana, tres de los destinos más demandados por los británicos. “Todos ellos contaban con unos índices excelentes por baja tasa de contagios de la covid-19”, aseguró en el IV Congreso Digital Tourist celebrado en Benidorm (Alicante).

Maroto recalcó que esa territorialización de destinos seguros ya se efectúa en el ámbito europeo y, en su opinión, “es totalmente trasladable” al mercado del Reino Unido porque se cuenta con sistemas de información “muy transparentes” que interactúan diariamente con las autoridades británicas. “De nuevo le volvemos a pedir que atienda esta petición toda vez que puede encontraren España un destino seguro para las vacaciones”.

Bruselas reclama coherencia en la desescalada

Consenso. La Comisión Europea pidió el viernes a España “coherencia” en la relajación de las restricciones de viaje por el coronavirus y le recordó que el consenso en el seno de la UE es exigir una PCR negativa a los turistas de fuera de la Unión Europea que viajan a un Estado miembro, incluidos los británicos. España permite la entrada de británicos desde el pasado 24 de mayo sin necesidad de que traigan una PCR negativa.

Precauciones. “Es su responsabilidad, pero pedimos coherencia por el bien de los ciudadanos de la Unión Europea, teniendo en cuenta las necesarias precauciones”, recalcó el portavoz jefe de la Comisión Europea, Éric Mamer, al ser preguntado por la opinión de Bruselas sobre la decisión de España de dejar entrar en su territorio a los turistas procedentes de Reino Unido.

Normas
Entra en El País para participar