Griffiths (Seat): "Si no se venden coches eléctricos en España, no hace falta fabricarlos"

Asegura que no hará falta una fábrica de batería si no aumentan las ventas

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, junto a Pedro Sánchez, Felipe VI y Reyes Maroto.
El presidente de Seat, Wayne Griffiths, junto a Pedro Sánchez, Felipe VI y Reyes Maroto. EL PAÍS

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, manda un mensaje claro: la prioridad actual de la compañía es vender coches eléctricos en España y no fabricarlos.

“Si no se venden coches eléctricos en España, no hace falta fabricarlos y no hace falta tampoco una fábrica de baterías”, subrayó durante un encuentro online con periodistas tras el lanzamiento del nuevo modelo Cupra Born.

De este modo, el directivo británico insiste en que para que el grupo Volkswagen se decante por España para instalar una fábrica de baterías en el sur de Europa, hacen falta acelerar las ayudas a la compra de este tipo de vehículos. En la actualidad, está vigente el Moves III, dotado con 400 millones [ampliables a 800] y que se prolongará hasta 2023, con incentivos que pueden alcanzar los 8.000 euros teniendo en cuenta el descuento adicional de las marcas.

El consorcio alemán aspira a tener en 2030 media docena de centros de fabricación de baterías con una capacidad total de 240 gigavatios hora (GWh) al año, bajo su plan de producir 26 millones de coches eléctricos para 2030. La gigafactoría que se construirá en el sur de Europa llegará en 2026 y se ubicará en España, Portugal o Francia.

En España, Volkswagen-Seat ha creado un consorcio público-privado junto con el Gobierno y otras empresas [como Telefónica, Iberdrola o CaixaBank] con el fin de poner en marcha un ecosistema de vehículos eléctricos, con la localización de una planta de baterías entre las distintas ideas.

El consorcio germano ha condicionado en varias ocasiones sus planes de producir coches eléctricos en la planta de Seat Martorell (Barcelona) para todo el grupo al apoyo del Gobierno y de los fondos europeos, y ha cifrado en 24.000 millones el coste que requiere la transformación de la planta catalana para adaptarla a la fabricación de estos modelos.

A finales de marzo, fue el propio Griffiths quien avanzó que Seat tiene la ambición de producir más de 500.000 coches eléctricos urbanos en Martorell [para varias marcas del grupo Volkswagen] con el fin de liderar la electrificación de la industria de la automoción española. Sin embargo, ayer advirtió de que de que el lanzamiento del primer eléctrico urbano de la marca para 2025 no se puede confirmar aún, “ni dar por hecho”, y pidió esperar unos meses para ver cómo se concretan las ayudas de los fondos europeos.

Normas
Entra en El País para participar