Seat planea producir 500.000 eléctricos en Martorell

El presidente de Seat pide el compromiso "nítido" del Gobierno y la Comisión Europea

El presidente de Seat, Wayne Griffiths, en la presentación anual de resultados de la marca en Martorell (Barcelona), este lunes.
El presidente de Seat, Wayne Griffiths, en la presentación anual de resultados de la marca en Martorell (Barcelona), este lunes. AFP

El plan Future Fast Forward de Seat aspira a la creación de un ecosistema de vehículos eléctricos en España, estimulando la demanda y desarrollando infraestructuras públicas de recarga. Además, el siguiente paso sería la localización de la cadena de valor del vehículo eléctrico, empezando por una fábrica de baterías, para lo que demanda fondos del plan Next Generation UE.

La marca española ha creado un consorcio público-privado junto con el Gobierno y otras empresas para hacerlo posible. Está abierto a otros socios, pero por ahora forman parte del proyecto Aeorum, Grupo Antolín, Asti Mobile Robotics, CaixaBank, Delta Vigo, Ficosa, Fisas Navarro, Gestamp, Iberdrola, Lithium Iberia, Mind Caps, Sayer Technologies, Seat, Sesé y Telefónica.

"El plan [denominado F3] se encuentra en la casilla de salida y necesita el compromiso nítido del Gobierno y la Comisión Europea", ha asegurado el presidente de Seat, Wayne Griffiths, en la presentación anual de resultados de la marca, celebrada este lunes en Martorell (Barcelona).

Si el proyecto se materializa, España recibiría 30 millones de euros adicionales al PIB y se crearían hasta 500.000 puestos de trabajo. La manifestación de interés se presentó al ministerio de Industria, Comercio y Turismo en enero y la siguiente fase es que se convierta en Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), lo que depende del Consejo de Ministros. Si recibe el visto bueno se presentará a Europa.

En la actualidad, España posee el 4,7% de cuota de mercado de coches eléctricos e híbridos enchufables en Europa y debe avanzar hasta el 10,5%, es decir, de unas ventas de 39.000 coches en 2020 a 100.000 este año.

Además, en cuanto a infraestructura de recarga, el país cuenta con 182 puntos públicos por cada millón de habitantes y la media europea se sitúa en 500. Se necesitan así unos 28.000 puntos de ya para este curso, frente a los 8.000 que hay ahora mismo.

La producción nacional de coches eléctricos también está muy lejos de cumplir los volúmenes necesarios: España necesita fabricar entre 1,5 y 1,6 millones de este tipo de vehículos para 2030, para lo que haría falta hasta tres plantas de baterías para generar entre 70 y 80 gigavatios hora (GWh). Varias comunidades autónomas 'luchan' por construir la fábrica de baterías, entre ellas Vigo. La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha asegurado que Extremadura está "muy bien posicionada" para albergarla, aunque ha dejado claro que la decisión se adoptará en el seno del consorcio público-privado.

Griffiths ha señalado que el montaje de las baterías depende de la compañía y que, para optimizar sus costes, su objetivo es colocar la fábrica cerca de sus instalaciones de Martorell, o bien en el mismo municipio o en Barcelona.

"Estamos hablando con diferentes socios dentro del grupo Volkswagen, es una cuestión abierta donde estará esta fábrica de celdas de baterías, es una decisión que no se ha tomado, pero el ensamblaje se debe crear cerca de Martorell", ha añadido, insistiendo en que son dos cosas distintas la fábrica de celdas y la de montaje.

500.000 eléctricos en Martorell

En este contexto, Seat ha avanzado que tiene la ambición de producir más de 500.000 coches eléctricos urbanos en la factoría catalana [para varias marcas del grupo Volkswagen] con el fin de liderar la electrificación de la industria de la automoción española.

"Queremos fabricar coches eléctricos en España a partir de 2025. Nuestra intención es producir más de 500.000 coches eléctricos urbanos al año en Martorell, también para el grupo Volkswagen, pero necesitamos un compromiso claro por parte de la Comisión Europea (CE)", ha insistido Griffiths.

La automovilística española también ha comunicado que lanzará un coche urbano eléctrico con un precio de entre 20.000 y 25.000 euros, y que comercializará a través de Cupra. La decisión de dónde se fabricará se anunciará en los próximos meses, pero tanto la propia marca como el consorcio alemán ya han condicionado el proyecto al apoyo de los fondos europeos.

Según Seat, "el motor clave de este plan es la producción de vehículos eléctricos urbanos en el país a partir de 2025". "Nuestro plan es transformar nuestro Centro Técnico, único en el sur de Europa y un activo de I+D esencial para la región. Creemos que es parte de nuestra responsabilidad electrificar España. Hace 70 años, pusimos a este país sobre ruedas. Nuestro objetivo, ahora, es poner a España sobre ruedas eléctricas", ha subrayado Griffiths.

La empresa ha remarcado que el coche eléctrico urbano es un "gran proyecto" en términos de volumen potencial y que representa un "hito importante" en la transición hacia la electromovilidad. No obstante, el presidente de Seat ha insistido en que para que el proyecto se haga realidad se necesita el apoyo del Ejecutivo y de la CE de cara a que el grupo Volkswagen pueda tomar la decisión final sobre su ejecución.

De su lado, el presidente del comité de Seat, Matías Carnero, ve con recelo los planes de la compañía de convertir la planta de Martorell en una fábrica de coches eléctricos urbanos para todo el grupo Volkswagen ante el temor de que esa especialización pueda perjudicar a la marca española. "Seat sigue siendo el negocio nuclear, pero hay que marcar prioridades", ha manifestado Griffiths.

El 5 de marzo, el rey Felipe Vi, en su visita a Martorell por el 70 aniversario de Seat, aseguró en su discurso que Volkswagen había adjudicado al centro catalán la producción de un coche eléctrico pequeño para todo el consorcio alemán. El presidente de la multinacional, Herbert Diess, cifró días más tarde en 2.400 millones de euros el coste que requiere la transformación de la planta Martorell para adaptarse a la fabricación de modelos eléctricos.

Diess afirmó que el proyecto de producir modelos eléctricos y baterías en España está en un punto de "partida" y que "su ejecución dependerá de un compromiso claro de la CE". Si el grupo decidiera abrir una fábrica de baterías o de vehículos eléctricos en el este de Europa, podría asegurarse ayudas públicas de entre el 30% y el 35%.

A principios de julio del año pasado, Seat dijo que se estaba preparando para el futuro con una inversión de 5.000 millones de euros en los próximos cinco años en nuevos proyectos de I+D para electrificar su gama y en nuevos equipos e instalaciones para las plantas de Martorell, Barcelona y Componentes.

Seat no pudo continuar el año pasado con su buena racha por culpa del impacto de la pandemia de coronavirus y volvió a pérdidas seis años después con unos números rojos de 194 millones de euros, frente a un beneficio operativo récord de 445 millones de euros el ejercicio precedente.

Renault presenta sus  planes para España

El evento de Seat se ha celebrado un día antes de que Felipe VI, acompañado del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presida este martes en la factoría de Renault en Palencia la presentación del plan industrial del grupo francés para las plantas españolas, que incluirá importantes inversiones y la adjudicación de nuevos modelos.

Según la empresa, se trata del plan industrial "más ambicioso" de la historia de Renault en España e impulsará la recuperación económica del país y reforzará el tejido industrial del automóvil. En el acto también estarán presentes el presidente del consorcio, Jean Dominique Senard; el director general, Luca de Meo, y el director industrial mundial y director general de Renault España, José Vicente de los Mozos, entre otros directivos de la marca del rombo.

Normas
Entra en El País para participar