Ayuso adelanta elecciones al 4 de mayo tras el pacto de Cs y PSOE en Murcia

La decisión, pendiente de la resolución de las mociones de censura de PSOE y Más Madrid

La presidenta del Gobierno madrileño cesa a Aguado y a los consejeros de Ciudadanos

España sufrió este miércoles un intenso vendaval político que recorrió el país desde Murcia, donde un sorpresivo pacto entre PSOE y Ciudadanos desbancará de la presidencia al PP, que gobernaba en alianza con la formación naranja, hasta Madrid, donde el temor a un movimiento similar llevó a la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, a convocar elecciones anticipadas el próximo 4 de mayo. Un adelanto electoral amenazado con acabar en los juzgados por las mociones de censura presentadas poco después por PSOE y Más Madrid y que la Asamblea autonómica aceptó porque su disolución no será efectiva hasta este jueves.

El paso dado por Ayuso, que habría sido consensuado con Génova, llega en medio de las tensiones internas en el Ejecutivo regional de PP y Cs en Madrid, a cuenta de las restricciones por la pandemia, entre otros asuntos, y con su proyecto de Presupuestos para 2021 bloqueado por la falta de visto bueno de Vox, sustento clave de la coalición.

La propia Ayuso, acompañada de los consejeros del PP, compareció a medio día desde la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, en una intervención institucional –en la que no admitió preguntas de la prensa– aseverando que se veía obligada anticipar los comicios ante el temor a sufrir una moción de censura que la desbancara del poder. Pidiendo disculpas a los madrileños por la decisión, les instó a que acudan a las urnas y “elijan entre socialismo y libertad”.

“He decidido disolver la Asamblea de Madrid y convocar elecciones anticipadas. Me he visto obligada por el bien de Madrid y de España contra mi voluntad reiterada de agotar la legislatura, por la inestabilidad institucional”, dijo, que habría desatado el acuerdo entre PSOE y Cs en Murcia.

“Madrid ha vivido el momento más duro que se recuerda en Democracia. A la pandemia se une una crisis económica y social sin precedentes”, admitió, asegurando que la región “necesita un gobierno estable, ideas claras, soluciones ambiciosas, estabilidad y sentido de Estado” que “en las actuales circunstancias no se puede asegurar”.

“Si no tomo esta decisión Ciudadanos y el PSOE hubieran presentado una moción de censura, algo que ya han hablado en reiteradas ocasiones”, aseveró, añadiendo que de no haberse anticipado, los socialistas y Más Madrid “podrían haber derrocado nuestro Gobierno” con las mociones registradas en el día de este miércoles.

“No me puedo permitir que Madrid se pare ahora. No puedo consentir que todo lo peleado por los madrileños en estos meses se derrumbe. No puedo aceptar que suban los impuestos, que entren a adoctrinar en los colegios, que cierren los comercios y la hostelería o que destruyan el tejido empresarial de Madrid. O que ahora nos impongan cómo pensar o cómo vivir. El daño que se provoca a España no lo quiero también aquí”, dijo en un ataque al Gobierno central de PSOE y Podemos, planteando que los madrileños se arriesgaban a que su futuro “se lo arrebaten en los despachos sin que ellos hablen en las urnas”.

Minutos después de estas palabras, Ayuso destituyó a su vicepresidente, Ignacio Aguado, y al resto de consejeros de Ciudadanos. “Creo que ha perdido la cabeza”, declaró Aguado en esRadio sobre Ayuso tras recibir la noticia. El vicepresidente regional había sido el primero en anunciar públicamente los planes de la presidenta, a la que acusó de “romper el acuerdo de forma unilateral”, de manera “irresponsable” y en un movimiento “absurdo” que, sostuvo, no descarta que responda a un pacto con Vox. De hecho, expuso, le constan contactos de cafetería entre el PP y el partido de Santiago Abascal en los últimos días.

Estrategia política

Conviene recordar que las últimas elecciones en Madrid, en mayo de 2019, las ganó el PSOE, con Ángel Gabilondo a la cabeza, pero que Ayuso logró la presidencia gracias a la coalición sellada con Ciudadanos y al pacto de investidura alcanzado con Vox. Un giro del partido naranja, por tanto, habría podido propiciar fácilmente un cambio de Gobierno por lo que Ayuso decidió anticiparse para tratar de reforzar su posición en solitario o bien, dado que este miércoles quedaron cortadas las amarras con Cs, apoyada en la ultraderecha de Rocío Monasterio.

Estratégicamente, el momento se antoja dulce para Ayuso, célebre entre comerciantes y hosteleros madrileños por haber aplicado algunas de las restricciones más laxas durante la pandemia del Covid-19, mientras que coge a media oposición con el pie cambiado. Después de todo, en las últimas semanas se venía manejando el nombramiento de Gabilondo como Defensor del Pueblo; Más Madrid se encuentra en pleno cisma; y Ciudadanos, a tenor del reciente resultado electoral en Cataluña, donde nació, se encuentra en pleno declive electoral.

Las mociones de censura

Así las cosas, la oposición no tardó en impulsar su propia estrategia alternativa, que pasa por evitar las elecciones. De este modo, si el PP registró la disolución de la Asamblea de Madrid al filo de las 12:00 de la mañana, Más Madrid y PSOE presentaron dos mociones de censura contra Ayuso apenas una hora después. El grupo al que representa el diputado nacional Íñigo Errejón apostó como candidata por su líder regional, Mónica García, y los socialistas, por Gabilondo, que dijo estar listo para este pulso pero rehusó confirmar si sería candidato de prosperar el adelanto electoral.

La clave de este movimiento radica en que la ley impide convocar elecciones anticipadas si se está tramitando una moción de censura. Aunque la decisión de Ayuso fue registrada antes, el hecho de que su entrada en vigor no llegue hasta el jueves dio alas a la mesa de la Asamblea, presidida por Cs, a admitir a trámite las mociones de censura presentadas. A falta de resolver cuál de las iniciativas prima, el asunto amenaza con acabar en los tribunales.

La coalición en la capital sobrevive

La ruptura de la coalición de PP y Cs en la Comunidad de Madrid hizo girar rápidamente las miradas hacia el acuerdo similar que sustenta la alcaldía de la capital española, donde su titular, José Luis Martínez-Almeida no tardó en garantizar que su acuerdo sigue vigente y goza de buena salud.

“Somos un Gobierno cohesionado y fuerte que trabajamos juntos”, aseveró a los medios el edil del PP tras conversar telefónicamente con su vicealcaldesa, Begoña Villacís, de Ciudadanos. Esta, dijo, le ha garantizó “no habrá moción de censura” en la ciudad.

El precedente murciano

Semejante vorágine en la política madrileña tuvo su detonante en Murcia, donde a primera hora de la mañana se hacía pública una moción de censura firmada por Cs y PSOE, donde los naranjas también gobiernan con el PP. Argumentan que la comunidad ha estado sujeta a un cúmulo de escándalos y corruptelas, que incluyen desde la vacunación indebida de determinados cargos públicos a presuntas irregularidades en la contratación de ambulancias pasando por carta blanca a las peticiones de Vox en el ámbito educativo.

Como consecuencia, el tándem temido por Ayuso plantea, con visos de éxito, sentar en la silla de presidencia que hoy ocupa Fernando López Miras a Ana Martínez Vidal, que hasta ahora era consejera de Empresa, Industria y Portavocía del Ejecutivo que van a tumbar

La alianza de Ciudadanos con los socialistas en Murcia habían puesto en tela de juicio la estabilidad de otros ejecutivos regionales de PP y Cs, como es el de Madrid, el de Andalucía o el de Castilla y León, donde en las últimas semanas ya se barajaba desde una posible moción de censura a un adelanto electoral. El portavoz del PP en Castilla y León, en todo caso, ha ofrecido hoy rueda de prensa aseverando que Cs es un socio sensato lo que parece descartar una ruptura allí, de momento. En todo caso, el PSOE ha presentado una moción de censura también en Castilla y León, que Cs no parece dispuesto a apoyar.

Por su parte, fuentes de la Junta de Andalucía, sustentada en una coalición entre el Partido Popular y Ciudadanos, aseguraron a Servimedia que el Gobierno regional es "sólido y estable" y defienden que "la viabilidad de la legislatura está garantizada" tras la aprobación de sus Presupuestos.

Normas
Entra en El País para participar