Santander, JP Morgan y HSBC, líderes en bonos en 2020

Los tres bancos que encabezan el ranking de Refinitiv comparten las claves del año y hablan de sus operaciones favoritas

Equipo de Bonos Santander
Equipo de bonos de Santander. De izquierda a derecha: Pablo Trueba, María Buil, Ignacio Bas, Antonio García Méndez, Miguel de Noronha, Gabriel Castellanos y Julio Ruiz de Alda. Cinco Días

Los bancos que lideraron la colocación de deuda en 2020, de acuerdo con los criterios de clasificación de Refinitiv, hacen balance del mercado de bonos español y hablan de las principales operaciones en las que participaron durante el año.

Santander: Las entidades financieras gozan de bastante liquidez

Para los analistas de Banco Santander es difícil destacar este año una única operación en corporates por la gran cantidad de emisiones dirigidas, más de 35, donde la entidad ha tenido una alta participación, pero mencionan la emisión de híbridos inaugural de Abertis lanzada en conjunción con un ejercicio de recompra.

En el sector público, el líder en bonos de 2020 resalta el benchmark del Tesoro español, con un volumen récord de 15.000 millones de euros, la operación inaugural green de la Comunidad de Madrid y el primer bono en España de Covid-19 del ICO.

Para la primera mitad de este ejercicio, Santander espera un buen comportamiento de la deuda bancaria europea gracias a que debería haber una lenta pero progresiva recuperación económica impulsada por las vacunas y el apoyo regulatorio, fiscal y monetario.

Los expertos estiman que en un entorno de búsqueda de rendimientos debido a los bajos tipos, en el mundo financiero las emisiones AT1, T2S y SNP y plazos un poco más largos deberían tener mayor protagonismo. “En España, las entidades financieras gozan de bastante liquidez y estarán centradas en refinanciaciones y en cumplir con los requisitos de capital por parte del regulador”.

JP Morgan: La deuda subordinada tendrá una buena acogida en 2021

Equipo de bonos de JP Morgan
Equipo de bonos de JP Morgan: Cristina Sánchez Gurtubay, Arturo Miranda Martín y Martim Norton dos Reis.

El balance de 2020 en el mercado de crédito no puede ser más favorable, según JP Morgan: volumen de emisión de récord histórico (del 56% respecto a 2019 en el mercado dólar y del 4% en el mercado euro); condiciones en primario extremadamente favorables, como evidencian las tasas tan bajas a las que los emisores consiguen levantar financiación a largo plazo, y un mercado secundario de vuelta a precios similares a los observados previos a la pandemia.

Del pasado ejercicio, la entidad destaca las emisiones de bonos híbridos de Iberdrola y Abertis de los meses de octubre y noviembre, respectivamente, y la de BBVA, en las que JP Morgan ha participado.

El banco prevé que este año los productos de deuda subordinada tendrán una buena acogida en el mercado primario. Asimismo, los analistas de crédito esperan que la economía de la eurozona se recupere de manera muy significativa, animada por la llegada de la vacuna, y pronostican que esta tendencia positiva continúe durante la segunda mitad del año reforzada por el incremento de las medidas fiscales, gracias al fondo de recuperación europeo, y de las medidas de política monetaria expansiva adoptadas por el Banco Central Europeo.

HSBC: Los bonos con componente social deberían consolidarse

Equipo de bonos de HSBC
Equipo de bonos de HSBC: Carlos Zayas, Pedro Santamaría y Javier Muñoz. Cinco Días

Por su importancia y por lo que significaron en cada momento, HSBC resalta como las tres operaciones más importantes de 2020, en las que ha estado presente como colocador, la del Tesoro español, enmarcada en la estrategia de aceleración de su plan de financiación para hacer frente al Covid; la primera operación de Banco Santander en 2020 y que consiguió el mayor libro registrado para una emisión en formato AT1 y el menor cupón de un banco global en la historia; y la de Iberdrola, en formato híbrido de 3.000 millones, que supuso el mayor híbrido corporativo del sector utility y la mayor operación llevada a cabo por la eléctrica en su historia en el mercado de bonos.

Para 2021, la entidad estima que “los bonos con componente social, sostenible o verde deberían consolidarse como los activos con mayor crecimiento para cristalizar los esfuerzos en la lucha contra la pandemia y revitalizar la inversión social”.

Además, a diferencia de otros años, no hay un componente identificado de volatilidad. “De producirse esta, vendría de la mano de lo que denominamos componentes inesperados o los llamados riesgos de cola o por una recuperación económica más lenta de lo esperado”.

Normas
Entra en El País para participar