Financiación

El Tesoro coloca 5.966 millones en deuda a medio y largo plazo a tipos inferiores

La demanda ha superado los 12.100 millones

El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio
El secretario general del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio Efe

Unas horas de la reunión de política monetaria del BCE, el Tesoro ha salido a probar suerte con una subasta de deuda a medio y largo plazo. El organismo que preside Carlos San Basilio ha colocado 5.966,29 millones en bonos y obligaciones a cinco, 10, 15 y 30 años. El interés de los inversores por la deuda española ha permitido rebajar los tipos en las cuatro referencias. La demanda ha alcanzado los 12.106 millones.

La mayor parte, 2.102 millones, se han vendido en obligaciones a 30 años con tipo de interés del 1,217%, por denbajo del 1,68% de la subasta anterior. En bonos a cinco años el Tesoro ha adjudicado 1.527 millones. Como viene siendo una constante desde el pasado 4 de junio, cuando España volvió a cobrar por la deuda a cinco años, el tipo de interés aplicado en la subasta de este jueves ha sido negativo. En concreto se ha situado en el -0,18% aún más negativo que el -0,133% de la emisión del pasado 2 de julio.

Las tensiones vividas en el mercado de deuda con el estallido de la pandemia llevaron al Tesoro a poner a fin a las rentabilidades negativas en las referencias a cinco año, tendencia que se vio invertida con la mejora de las rentabilidades en el mercado secundario una vez que el BCE comenzó a aplicar su programa de compra de deuda frente a la pandemia, un plan que se vio ampliado el pasado junio en 600.000 millones adicionales. La institución que preside Christine Lagarde invertirá 1,35 billones en compras de deuda al menos hasta junio de 2021.

En obligaciones a 15 años, el Tesoro ha venido 1.416 millones a un tipo del 0,703% frente al 0,95% previo. La emisión de este jueves se completa con 920,6 millones en deuda a diez años a un precio del 0,282%, inferior al 0,458% anterior. En el mercado secundario la rentabilidad de la deuda española se sitúa en el 0,417%.

La crisis del coronavirus, el aumento de la deuda y la necesidad de captar recursos con los que financiar la batería de medidas adoptadas para combatir la crisis económica derivada de la pandemia han llevado al Tesoro a elevar sus objetivos de emisión para 2020. La emisión neta prevista para el ejercicio ha pasado de los 32.500 millones a los 130.000. Por su parte la emisión bruta también ha experimentado un incremento notables desde los 196.504 millones previsto a comienzo de año a los 297.352 millones anunciados hace dos semanas.

Normas
Entra en El País para participar