El temporal agrava el mal arranque económico de año ya provocado por el Covid

El actual ritmo de vacunación preocupa a los economistas

Nevada en Cea Bermúdez y Avenida Filipinas en Madrid.
Nevada en Cea Bermúdez y Avenida Filipinas en Madrid.

El temporal Filomena ha vertido, casi literalmente, un jarro de agua helada sobre la maltrecha economía española, lastrando aún más un arranque de año en el que la actividad ya se había visto acuciada por el aumento de contagios por Covid-19 y por las restricciones que vienen activando en consecuencia diferentes comunidades autónomas.

Aunque esperan que la parálisis impuesta por la climatología sea limitada, con una duración de solo unos días y concentrada en regiones como Madrid, los economistas consultados conceden que la situación contribuye a empeorar unas previsiones macroeconómicas que ya se trabajaba en revisar a la baja por la tercera ola del virus y la lentitud con que avanza la campaña de vacunación.

El efecto de Filomena sobre la economía “no será bueno porque hay gente que no puede ir a trabajar, piezas que no llegan a las fábricas, y gente que no sale de casa y no consume”, resume Ángel de la Fuente, director de Fedea. Con todo, “si son solo unos días y la cosa se normaliza rápido, ese efecto desaparece y buena parte se recupera”, agrega, asegurando que el grueso del consumo solo se retrasaría.

“No esperaría ver un efecto perceptible sobre el PIB, ni siquiera en el trimestral, en principio. Pero si la cosa se prolonga porque aparte de la nieve se forma hielo y Madrid queda colapsada 10 días, en vez de dos, entonces la cosa se empieza a notar”. En todo caso, no será “nada comparable a lo que ya tenemos encima” como consecuencia de la pandemia. “Las perspectivas han ido a peor, sobre todo por la mutación inglesa”, indica sobre la nueva cepa ultracontagiosa, y alerta de que “el primer trimestre será muy complicado”. A partir de ahí, todo dependerá del ritmo de vacunación que logre el país.

“Vemos el arranque del año con bastante preocupación”, revela por su parte, María Jesús Fernández, economista senior de Funcas, debido al auge de contagios de la tercera ola, a las nuevas restricciones impuestas que asume que podrían ser solo el primer paso hacia un nuevo confinamiento domiciliario generalizado “con consecuencias para la actividad con las que no contábamos”, y dado el lento avance de la vacunación.

De no lograrse inmunizar a un volumen importante de la población de cara al verano, advierte, el país puede enfrentar un nuevo periodo estival sin apenas turistas y “eso impactaría bastante en las previsiones de crecimiento del año”. A partir de ahí, añade, el temporal Filomena puede “restar alguna décima al índice de actividad de enero y otra al índice de producción industrial”, si bien asume que el golpe será “transitorio” y “difícil de distinguir” del efecto, mucho mayor, de la pandemia.

Ambos expertos coinciden en que el hecho de que lo peor del temporal se diera en fin de semana ayuda a paliar el golpe a la actividad.

En todo caso, el temporal ha arreciado “en un contexto en el que ya íbamos a sufrir una caída de actividad palpable respecto al año pasado” y en el que “el consumo posnavideño estaba ya limitado” por la pandemia, apuntaba, de otra parte, el director de análisis macroeconómico y financiero de Mapfre Economics, Gonzalo de Cadenas-Santiago. En su opinión el golpe de Filomena será “limitado”, si bien podría poner en juego “una aportación adicional de gasto público” por la activación de diversos servicios de emergencia.

De momento, en todo caso, la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, consideró prematuro evaluar la inyección de ayudas ante el temporal. En cuanto a la factura privada, Ricardo González, director de análisis sectorial de Mapfre, añade que tendrá un “impacto en rentabilidad” al activar seguros de siniestralidad en automóviles, hogar y comunidades de vecinos, especialmente en Madrid.

A su vez, la agencia crediticia Moody´s valoró que España afronta este año una recuperación “lenta, desigual y frágil” por lo que, aún sin contar con Filomena, mantuvo en perspectiva negativa la solvencia soberana.

Mapfre ve riesgo de nueva caída del PIB en 2021

Escenario estresado. España liderará el crecimiento de la eurozona este año, con un avance del PIB del 6,1% (del que dos puntos porcentuales serán aportados por las ayudas comunitarias), según estimó ayer el servicio de estudios macroeconómicos de Mapfre, desde donde advierte, sin embargo, que el país será el que más tarde en recuperar los niveles económicos precrisis, lo que no ocurrirá “hasta finales de 2022”. Aunque este es su escenario central, Mapfre Economics ofreció también un escenario estresado en el que apunta a que, de descontrolarse la pandemia, saturarse los hospitales y generalizarse las restricciones también en 2021, el PIB podría volver a retroceder este ejercicio un 0,6%, postergando el inicio de la recuperación a 2022, cuando crecería un 9% por la demanda acumulada.

Cuatro años. Por su parte, Credit Suisse prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) de España crezca un 6,2% este año y un 5,6% en 2022, tras desplomarse un 11,5% en 2020 con la crisis por la pandemia del Covid-19, siendo una de las economías más afectadas a nivel global, recog Europa Press. En su informe de previsiones a nivel global, los expertos del banco de inversión suizo destacan a España entre los países que más tardarán en recuperar su PIB per cápita a niveles de 2019. En concreto, la economía española tardará cuatro años en retomar el nivel previo a la pandemia, al igual que en Francia, Perú o Colombia.

Normas
Entra en El País para participar