El déficit público de octubre quintuplica el de un año antes

El gasto público se ha disparado un 19,1% mientras que los ingresos se han desplomado un 12,8%

Bandera de España.
Bandera de España.

La crisis del coronavirus continúa erosionando la salud de las cuentas públicas españolas mes a mes hasta el punto de que, a cierre del mes de octubre, el agujero fiscal del conjunto de las administraciones públicas quintuplicaba ya el registrado un año antes.

En concreto, según los datos publicados este miércoles por el Ministerio de Hacienda, el déficit consolidado de las Administraciones Públicas, excluyendo a las corporaciones locales, se situaba ya en el 7,14% del PIB, frente al 1,35% del mismo mes de 2019.

En concreto, el desequilibrio entre gastos e ingresos se situaba ya en los 78.952 millones de euros, 61.114 millones más que un año antes. Las comunidades autónomas registraban, en todo caso, un superávit del 0,10%, gracias a las transferencias extraordinarias del Estado, y la Seguridad Social sufría un déficit del 1,97%, por el coste de la pandemia.

A su vez, a cierre del tercer trimestre, la ejecución presupuestaria de las corporaciones locales arroja un superávit de 444 millones de euros, el 0,04% del PIB. Como consecuencia, el déficit conjunto de las administraciones públicas cerró el trimestre contenido en el 6,78%

Las cifras, subraya Hacienda, “reflejan el impacto de la situación derivada de la COVID-19 en las cuentas públicas, así como el efecto de las medidas aprobadas en los meses previos para atender la emergencia sanitaria y mitigar las consecuencias económicas y sociales derivadas de la pandemia”.

Por su parte, el déficit del Estado a cierre de noviembre era del 6,54% del PIB, 72.322 millones de euros. El agujero fiscal primario, una vez descontando el coste de los intereses, queda moderado al 4,7% del PIB.

La magnitud del desequilibrio presupuestario emana de dos fuerzas contrapuestas. De un lado, el gasto público se ha disparado un 19,1% hasta octubre, alcanzando los 234.634 millones de euros, correspondiendo el 90% del incremento a la factura que deja el coronavirus.

En paralelo, los ingresos públicos descienden un 12,8%, hasta los 162.312 millones. En el caso de la recaudación tributaria (que aporta el 83% de los recursos públicos), el descenso es del 12,3%.

Dentro de esta categoría, Hacienda ha registrado una rebaja del IVA del 14%, hasta los 57.429 millones, incluyendo ya el efecto de la reducción del 21% al 4% en el tipo aplicado a las mascarillas quirúrgicas.

Por su parte, los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio descienden un 16,8%. El Impuesto sobre Sociedades aporta un 15,9% menos, ante la caída de pagos fraccionados del 31,3% registrada en noviembre. En paralelo, los ingresos procedentes del IRPF caen un 16,8%, en parte por el menor reparto de dividendos.

La previsión del Ejecutivo es que el agujero fiscal español culminará el año en el 11,3% del PIB, frente al 2,8% de cierre de 2019.

Normas
Entra en El País para participar