La falta de directrices complica el acceso de pymes y regiones a las ayudas europeas

Las autonomías recibirán el 54% de los 34.600 milones a ingresar en 2021

La falta de directrices complica el acceso de pymes y regiones a las ayudas europeas pulsa en la foto

Conforme se acerca la previsible aprobación de los Presupuestos, que contemplan anticipar vía deuda ya desde enero los recursos del fondo europeo de recuperación que se aspira a ingresar a lo largo de 2021, en las autonomías y el tejido empresarial crece cierto miedo a no llegar a tiempo para presentar las propuestas de los proyectos que podrán optar al oxígeno de Bruselas. Así lo asegura el eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano, uno de los negociadores en la Eurocámara, tras reunirse en los últimos días con diferentes representantes autonómicos y empresariales de España.

“Las autonomías están trabajando duro. Lo que no veo son directrices y plazos por parte del Gobierno central, que debería estar aprovechando este tiempo para dejar todo claro a las regiones”, explica Garicano tras sus reuniones con los ayuntamientos de Madrid y Zaragoza y los gobiernos de Andalucía, Comunidad Valenciana y las dos Castillas, y sus encuentros con Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, y Gerardo Cuerva, de Cepyme, puestos en marcha para asesorar sobre la recepción del dinero. “La Comisión dejó claro que los interlocutores son los países, por lo que es el Gobierno quien tiene que entenderse con las autonomías”, reitera.

Este domingo, la propia CEOE presentó una propuesta normativa que propone "modificaciones en la Ley de Contratos del Sector Público y de la Ley General de Subvenciones, así como en otras normas complementarias, que resulten exclusivamente de aplicación respecto de los procedimientos a los que se destinen los fondos europeos" para agilizar la colaboración público-privada.

Cabe recordar que de los 26.634 millones de euros del fondo que España recibirá en 2021, unos 10.800 millones se transferirán a las autonomías para que aborden las actuaciones que correspondan de acuerdo con su ámbito competencial. A esa cifra se le añaden otros 8.000 millones del ReactEU que van directamente a las arcas regionales sin pasar por el Presupuesto General. Así, en total, de los 34.600 millones, el 54% serán gestionados por las autonomías.

Si bien Bruselas no necesita el documento definitivo con las propuestas de España hasta el 30 de abril de 2021, “las autonomías tendrían que enviar sus propuestas antes de que acabe el año. Y las comunidades no saben ni a quién dirigirse, ni cuáles serán los plazos y requisitos definitivos”, cuenta el economista. Garicano también alerta del riesgo de que el dinero no llegue a la pequeña y mediana empresa: “Las que tienen más capacidad de gasto y adaptación son las grandes empresas. Como hay poca información al respecto, me preocupa que las pymes no sean capaces de plantear proyectos”.

En esta línea, el presidente de Cepyme insiste en que hay que tener en cuenta que “muchas pymes no tienen departamentos especializados dentro de su estructura”, por lo que les “supone un gran esfuerzo la burocracia de estos procesos”, apunta Cuerva. Desde la patronal de la pequeña y mediana empresa también se pone el foco en la indeterminación de muchos detalles, como si las ayudas vendrán en forma de inversiones o directamente en subvenciones, así como quién canalizará el dinero hacia el tejido productivo, es decir, si se hará mediante los ministerios competentes o a través de las propias regiones. Sea como sea, en Cepyme piden homogeneizar criterios, y no se muestran convencidos de que tal cantidad de recursos pueda movilizarse cuando aún no se han desmenuzado las líneas de ejecución del fondo.

Desde el Gobierno, explican fuentes de La Moncloa, hay “comprensión” hacia todas estas inquietudes, pero piden “paciencia” porque los ritmos en Europa son más lentos y aún quedan por perfilar ciertos detalles.

Hay una sensación generalizada de cierta descoordinación”, confirma el director de Fondos Europeos de la Comunidad Valenciana, Andreu Iranzo, “pero entiendo que esto lleva su tiempo y que no es sencillo”. Con todo, apunta, se espera que los ministerios pongan en marcha diferentes conferencias sectoriales para concretar los criterios y los plazos. “En las próximas semanas debería darse un empujón al tema”. El responsable de la Generalitat Valenciana también pide homogeneidad de criterios. "Entre otras cosas porque el plan de España es único. No hay planes autonómicos o sectoriales. Y para que las comunidades autónomas puedan adherirse tiene que haber criterios comunes".

“En nuestro caso”, explica el asesor de la presidenta de Navarra, Félix Taberna, “más que descoordinados estamos expectantes. Gestionar todo en estos plazos es un reto, así que esperamos flexibilidad en los mecanismos administrativos”.

Una de las voces más duras llega desde la Comunidad de Madrid: “A fecha de hoy seguimos sin saber la cuantía total de los fondos que recibiremos ni los criterios que se van a establecer para realizar ese reparto”, explican fuentes de la consejería de Hacienda. Más de 14.500 millones están aún por asignar, “lo que pone de relieve una clara imprevisión en la gobernanza, que dará lugar a serias dificultades de gestión y ejecución”. “El Gobierno no nos está aportando luz en este asunto. Ni sabemos a qué ventanilla acudir, ni cuánto tiempo estará abierta ni quién presentar los proyectos”.

Digitalizar las pymes

Uno de los objetivos acordados en el seno del Consejo y la Comisión Europea es que parte de los fondos se destine a la modernización del tejido productivo comunitario, especialmente en lo que se refiere a la digitalización de las pymes, un reto mayúsculo para un país de pequeñas y medianas empresas como España. Desde Cepyme, y teniendo en cuenta que la digitalización se centra en el conjunto de los procesos y el funcionamiento de las empresas, y que va más allá de vender por internet o contar con una página web, solicitan información y planes detallados acerca de cómo va a encararse esta transformación.

Luis Garicano también centra parte de su preocupación en este punto. Sobre todo, porque "los fondos europeos se han concebido como una inversión para modernizar la economía". Si no hay criterios claros en cuanto a retos como la digitalización de las pymes, "corremos el riesgo de que el dinero se gaste sin transformar realmente el modelo productivo".

Normas
Entra en El País para participar