El Covid eleva la presión para que los bufetes aborden la revolución tecnológica

Richard Susskind, en el Legal Management Forum: "En la próxima década, el sector cambiará más que en todo el siglo pasado"

Vicente Sánchez, CEO de Wolters Kluwer en España y Portugal, durante su entrevista telemática a Richard Susskind, conferenciante, asesor y autor de varias obras sobre el futuro del sector legal.
Vicente Sánchez, CEO de Wolters Kluwer en España y Portugal, durante su entrevista telemática a Richard Susskind, conferenciante, asesor y autor de varias obras sobre el futuro del sector legal.

"El Covid no ha transformado la abogacía, pero sí ha acelerado los cambios. En los próximos diez años, la profesión evolucionará más que en todo el siglo pasado". La predicción fue realizada ayer por Richard Susskind, conferenciante, asesor de firmas y autor de diversas obras sobre el futuro del sector, durante el Legal Management Forum 2020, evento organizado por Wolters Kluwer e Inkietos. Susskind, que mantuvo una charla telemática con Vicente Sánchez, CEO de Wolters Kluwer en España y Portugal, advirtió de que "muchos abogados van a tener que plantearse su manera de trabajar, tanto si les gusta como si no", porque la modernización del servicio "no depende de los proveedores (los letrados), sino de los clientes".

La pandemia, según expuso el gurú del sector legal, es el cuarto vector que impulsa el cambio en los despachos. Los otros tres son el más por menos ("los clientes tienen más trabajo legal y de compliance que nunca, pero cuentan enormes exigencias para rebajar sus costes", afirmó), la aparición de nuevos proveedores, como las big four y las legaltech, y la tecnología, que conduce a la automatización de muchos procesos.

"Cambiando la política de precios, un bufete puede rebajar su factura entre un 10% y un 15%. Pero los clientes aspiran a una rebaja del 50% en los próximos dos o tres años. Ese salto no se consigue revisando el pricing sino transformando por completo la manera de trabajar", razonó Susskind.

La edición online, un “paréntesis”

El Covid eleva la presión para que los bufetes aborden la revolución tecnológica

El Legal Management Forum 2020 ha contado, un año más, con la presidencia de honor del rey Felipe VI. Cristina Sancho, presidenta de la Fundación Wolters Kluwer, se mostró confiada en que la edición online de este año sea solo "un paréntesis" y que en 2021 pueda volver a ser "presencial". En imagen, además de Sancho, Emilio Martínez, presidente de Inkietos, y Gloria Serra, presentadora y conductora del evento.

La tecnología jugará un papel determinante en esa revolución. ¿Cómo? En primer lugar, detalló, porque el trabajo legal ya no es un bloque monolítico que se encarga a un único bufete, sino que se está desagregando por tareas. A partir de ahí, no todas las funciones requieren un asesoramiento de primer nivel, sino que algunas pueden ser realizadas por proveedores más baratos, bien porque empleen soluciones tecnológicas o bien porque apliquen una mano de obra de menor coste.

Innovación

¿Son conscientes los despachos de la revolución que se avecina? Según Susskind, aún no, pero sí considera que la forma de trabajar durante el Covid ha abierto la mente de muchos abogados y ha demostrado su gran capacidad de adaptación. No obstante, auguró que los bufetes "no cambiarán hasta que no haya más remedio".

Sin embargo, continuó, "no tardarán en darse cuenta de que para ser una empresa líder en su sector hay que estar a la cabeza del desarrollo de nuevos productos y servicios. No basta con tener una ventaja competitiva estándar", respondió el experto al ser preguntad por Vicente Sánchez sobre cuándo crearán las firmas sus propios departamentos de I+D. "Los abogados creen que dentro de cinco años seguirán haciendo lo mismo y que su único problema es cómo competir mejor, pero no es cierto. La pregunta que deberían hacerse es 'qué producto me hará ganar dinero dentro de cinco años".

Por último, y a pesar de resaltar el valor de los avances producidos en los últimos meses, Susskind advirtió de que ese no es el gran cambio que se espera del sector. "Poder trabajar desde el comedor de casa es novedoso pero no es un nuevo modelo de servicios", ironizó. La revolución, explicó, no vendrá de la mano de mejores tecnologías de comunicación, sino de la inversión en inteligencia artificial (IA), ahora mismo congelada.

"La IA no va a transformar el sector legal en 2022, pero sí en 2030", predijo. No sustituyendo al abogado por un robot, detalló, sino transformando el servicio legal. "Las máquinas no son creativas e imaginativas como los abogados, pero porque ellas usan otros métodos que no están al alcance de los humanos, como el procesamiento de millones de datos o la aplicación de algoritmos. El resultado de su trabajo es diferente", concluyó.

Modernizar la formación

Abogados tecnológicos. Otra de las materias sobre las que Richard Susskind hizo especial hincapié fue la enseñanza de los futuros abogados. “¿Para qué estamos formando a nuestros jóvenes?, ¿qué habilidades queremos que tengan los letrados de mañana? Tenemos que plantearnos esas cuestiones”, apuntó. Según reflexionó, el Covid ha supuesto un primer aviso al obligar a muchos profesionales a desempeñar sus funciones de forma diferente. Sin embargo, en su opinión las universidades y las firmas deben ir más allá y plantearse que, si van a nacer nuevas formas y sistemas de trabajo, los letrados deben participar de ese proceso de transformación. “Por ello, necesitamos personas con conocimientos legales que se conviertan en ingenieros del conocimiento, diseñadores de sistemas, gestores de proyectos o analistas de procesos. A muchos profesionales les molesta que diga esto, pero lo cierto es que estos perfiles son los abogados del futuro”, aseveró. Ellos, concluyó, son los letrados que sabrán resolver los problemas de los clientes pensando y enfocando su solución de una manera diferente y aplicando la tecnología. Además, también reclamó nuevas formas y técnicas de enseñanza, más sofisticadas e imaginativas, como, por ejemplo, simuladores.

Normas
Entra en El País para participar