Regulación en EE UU

Powell endurece el requisito de capital a la gran banca y Santander ya duplica el suyo

La Fed exige una ratio del 7% al banco español, y este ya tiene un 14,4%; dispara las exigencias para Goldman Sachs y Morgan Stanley

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell.
El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell. AP

Los resultados obtenidos en las pruebas de estrés realizadas la banca en junio de 2020 son la piedra angular sobre la que pivotan los requisitos de capital para los grandes bancos –con balances de más de 100.000 millones de dólares– que operan en EE UU. La Fed los comunicó este lunes, y serán exigibles desde el 1 de octubre. Ha subido los de las grandes firmas de banca inversión.

Las exigencias para los emblemas de las operaciones corporativas, como Goldman Sachs, Morgan Stanley y JP Morgan, se disparan hasta situarse en el 13,4%, el 13,4% y el 11,3% de capital de máxima calidad CET1, respectivamente, según el comunicado de la Fed. Estos bancos centran una buena parte de su negocio en las comisiones de asesoramiento por operaciones así como en conceder préstamos para que sus clientes puedan hacer grandes adquisiciones con alto apalancamiento.

A la filial estadounidense de Santander le mantuvo sin cambios el requisito en el 7% de ratio CET1, y el banco que preside Ana Botín más que duplica esa ratio con un 14,4%, según una presentación de la entidad. Entre los bancos que no son propiamente estadounidenses destacan las elevadas exigencias para Deutsche Bank, con un 12,3%, para Credit Suisse al 11,4% y para UBS, con un 11,2% de ratio CET1.

Por primera vez, los resultados logrados en las pruebas de resistencia sirven para establecer unos requisitos de capital personalizados. No obstante, aunque las ratios exigidas a cada banco serán diferentes, la Fed establece un mínimo para las entidades del 4,5% y, en función de los resultados obtenidos en los test de estrés, se les suma un colchón de capital de estrés que viene determinado por el desempeño de cada banco ante una hipotética recesión económica grave. En este caso, el mínimo establecido es del 2,5%.

Pero las exigencias no quedan ahí. Los bancos más grandes del país, los considerados sistémicos, se enfrentan un recargo de capital adicional que va del 1% para State Street al 3,5% para JPMorgan Chase, el banco más grande del país. A Citi le pide un 10% en total y a Bank of America, un 9,5%.

Las pruebas de resistencia realizadas a mediados de junio revelaron que los bancos sufrirían grandes pérdidas si las consecuencias económicas del coronavirus se prolongan o empeoran. Así, poco después de conocerse los resultados de las pruebas, el Banco Central de EE UU decretó limitar el pago de dividendos así como prohibir las recompras de acciones al menos hasta el cuarto trimestre. La misión es que las entidades cuenten con más capacidad para resistir problemas.

La Fed, además, en su nota del lunes descartó modificar en los resultados de la prueba de estrés para cinco bancos que solicitaron una revisión: Goldman Sachs, BMO Financial, Capital One, Citizens Financial y Regions Financial.

Trump prorroga las ayudas ante el bloqueo del Congreso

Medidas. Las elecciones presidenciales de noviembre están cada día más cerca y eso se deja sentir en las discrepancias entre republicanos y demócratas. Tras semanas de negociaciones, aún no han llegado a un acuerdo sobre el próximo paquete de estímulos fiscales. Esta situación de bloqueo llevó este fin de semana al presidente de EE UU a prorrogar las ayudas que estaban en vigor hasta la fecha para hacer frente a la crisis derivada de la pandemia. Entre las medidas sujetas a esta decisión se encuentra la prestación adicional de 400 dolares semanales para desempleados frente a los 600 dólares iniciales, la suspensión del impuesto a la nómina y una prórroga de la moratoria a los desalojos.

Normas
Entra en El País para participar