Crisis económica

El empleo continúa su recuperación con 161.217 afiliados más en julio

El paro también cae en 90.000 personas y dos de cada tres afectados por ERTE ya se han incorporado, pero aún hay 747.656 cotizantes menos que hace un año

El empleo continúa su recuperación con 161.217 afiliados más en julio Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Julio fue ya el primer mes completo de "nueva normalidad" y el empleo siguió recuperándose por tercer mes consecutivo. La mínima temporada turística, pese a su casi práctica inexistencia (en esencia, nula para los extranjeros y mínima para los españoles) y el desconfinamiento han surtido efecto. La Seguridad Social ganó 161.217 cotizantes respecto a junio, lo que contrasta con los apenas 15.000 afiliados ganados en este mismo mes del año anterior. Se trata del mayor incremento en este mes en doce años.

Con ello, el número total de trabajadores afiliados ascienden a 18.785.554, cifra que, no obstante, refleja el daño hecho por la crisis sanitaria al mercado laboral, ya que aún hay 747.656 cotizantes menos que hace un año, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Esto significa que la destrucción de empleo por la pandemia aún es del 3,8% anual.

Las cifras de paro registrado también reflejan esta mejora de la actividad con una caída del número de desempleados de 89.849 personas, el mayor descenso en 13 años, con lo que el número total de parados baja a 3.773.000, ha informado hoy el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

El tercer dato que muestra la recuperación del mercado laboral es el de la reincorporación de trabajadores afectados por Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Este colectivo con su empleo suspendido llegó a sumar 3,4 millones de personas y el 31 de julio se había adelgazado hasta los 1,18 millones, tras volver a su puesto de trabajo otros 712.000 el mes pasado. Esto supone que dos de cada tres afectados por ERTE ya se han reincorporado a su actividad, después de que en julio hayan abandonado esta situación una media de 23.000 trabajadores al día.

Analizando estrictamente lo ocurrido desde el 12 de marzo --fecha en la que el anuncio del cierre de los colegios inició la destrucción masiva e intensa de empleo-- hasta el 31 de julio, se observa que entre el 12 de marzo y el 30 de abril se destruyeron 947.896 empleos, la mayoría de ellos temporales, y de estos ya se han recuperado entre el 1 de mayo y el último día del mes pasado un total de 277.485 puestos de trabajo. De esta forma, se puede decir que aún quedan por recuperarse 670.411 empleos desaparecidos desde el inicio de la pandemia.

Pese a que los recortes de empleo afectaron prácticamente por igual a hombres y mujeres, la recuperación está siendo mucho más intensa entre los varones. Así, quedarían por recuperar 243.867 puestos ocupados por hombres y casi el doble (426.544) de los destruidos entre las mujeres.

También se están recuperando más los puestos de trabajo temporales que los indefinidos. De hecho, de los 672.000 puestos eventuales que se perdieron entre el 12 de marzo y el 30 de abril, ya se han vuelto a crear 437.000, mientras que los empleos fijos siguen en caída libre y solo han sumado recortes hasta finales de julio, registrando 258.099 cotizantes indefinidos menos que los que había el 11 de marzo.

Como era de esperar, el sector de la hostelería es el que más empleos creó en julio, con 66.924 afiliados más (lo que supone una subida del 5,8% intermensual), le siguen las actividades sanitarias y sociales, 43.133 cotizantes más que en junio (2,66% más); el comercio y la recuperación ce vehículos de motor, 40.816 más (1,73%); las actividades administrativas y servicios a empresas, 34.321 mas (2,8%); la construcción, 22.237 nuevos cotizantes (2,64% más); la administración pública ha ganado 16.132 afiliados (1,47%) y, finalmente, la industria manufacturera que también ha sumado 15.357 afiliados (0,85%). Solo el sector de la educación recortó casi 83.000 empleos el mes pasado, lo que supuso una fuerte caída del 9% en un solo mes.

La pandemia del coronavirus sumió en el segundo trimestre a la economía española en la mayor caída libre registrada en la historia. El segundo trimestre del año, marcado por el confinamiento y el cese de toda actividad no esencial, cerró con un desplome del PIB del 18,5%, el más grave en tiempos de paz, según los datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se espera una recuperación en el tercer trimestre, pero desde luego no será una V, en todo caso una miniuve.

Ya el dato de paro de la Encuesta de Población Activa, que se publica trimestralmentre bajo los criterios de Eurostat, reveló el pasado 28 de julio que la economía española destruyó 1.074.000 empleos en el segundo trimestre, que se convierte así en el peor de la serie histórica, según la Encuesta de Población Activa (EPA) que se ha conocido este martes. El número total de ocupados se situó en 18.607.200. En términos desestacionalizados la caída da trimestral es del 6,73%, también el mayor descenso de la serie.

La subida en el número de parados es más reducida, de 55.000 personas hasta alcanzar un total de 3.368.000. El INE puntualiza que los afectados por un ERTE con suspensión de empleo no se consideran parados, sino ocupados, mientras la suspensión sea inferior a tres meses. Además, hay que tener en cuenta que no todos los que han perdido su empleo han pasado a clasificarse como parados por no poder realizar una búsqueda activa de empleo, según criterio de la OIT. Por ello, una parte considerable ha pasado a la inactividad, una categoría que ha aumentado en 1.062.800 personas.

La tasa de paro ha escalado hasta el 15,33%, lo que supone 92 centésimas más que en el trimestre anterior. En el último año esta tasa ha aumentado en 1,30 puntos. Se trata de la mayor cifra de parados desde el primer trimestre de 2018.

Normas
Entra en El País para participar