El Covid destruye más de un millón de empleos en el peor trimestre de la serie histórica

La EPA muestra un aumento de 55.000 personas en paro y los inactivos suben en más de un millón

Un bar cerrado por Coronavirus
Un bar cerrado por Coronavirus EFE

El Covid hace estragos en el mercado laboral español. La economía destruyó 1.074.000 empleos en el segundo trimestre, que se convierte así en el peor de la serie histórica, según la Encuesta de Población Activa (EPA) que se ha conocido este martes. El número total de ocupados se situó en 18.607.200. En términos desestacionalizados la caída da trimestral es del 6,73%, también el mayor descenso de la serie.

La subida en el número de parados es más reducida, de 55.000 personas hasta alcanzar un total de 3.368.000. El INE puntualiza que los afectados por un ERTE con suspensión de empleo no se consideran parados, sino ocupados, mientras la suspensión sea inferior a tres meses. Además, hay que tener en cuenta que no todos los que han perdido su empleo han pasado a clasificarse como parados por no poder realizar una búsqueda activa de empleo, según criterio de la OIT. Por ello, una parte considerable ha pasado a la inactividad, una categoría que ha aumentado en 1.062.800 personas.

La tasa de paro ha escalado hasta el 15,33%, lo que supone 92 centésimas más que en el trimestre anterior. En el último año esta tasa ha aumentado en 1,30 puntos. Se trata de la mayor cifra de parados desde el primer trimestre de 2018.

El incremento de la inactividad se debe fundamentalmente a que el confinamiento y el cierre de empresas impidió a 1.628.500 personas buscar empleo, a pesar de estar disponibles para trabajar. Por ello, no han podido cumplir todas las condiciones que se exige para ser clasificado como parado y por tanto han quedado clasificados como inactivos.

El dato de destrucción de empleo (-1.074.000) supera incluso los 770.899 puestos de trabajo que se eliminaron en el primer trimestre de 2009, hasta ahora el peor trimestre de la serie que se remonta a 2002. Además, la caída del empleo se produce en un trimestre tradicionalmente de creación de nuevos puestos de trabajo, ya que solo en dos ocasiones anteriores se había destruido empleo en un segundo trimestre (en 2009 y en 2012). Hasta la fecha, el peor segundo trimestre había sido el de 2009, cuando se destruyeron 130.200 empleos.

Los ERTE, junto con otros tipos de ausencias al trabajo (paros parciales, incapacidad...) sí ha tenido incidencia en las horas efectivas de trabajo realizadas, que han disminuido un 22,59% respecto al primer trimestre. Con ello, el número de ocupados que efectivamente han trabajado en el segundo trimestre se reduce a 13.901.000 (el 35,14% de la población de 16 y más años).

La ocupación disminuye en 22.000 personas en el sector público y en 1.052.000 en el privado. Respecto del mismo trimestre de 2019, el empleo se ha incrementado en 31.500 personas en el sector público y ha bajadoen 1.229.100 en el privado.

Los asalariados disminuyen en 1.033.300. De ellos, los que tienen contrato indefinido se reducen en 361.400 y los de contrato temporal en 671.900. Por su parte, el número de trabajadores por cuenta propia desciende en 36.100 este trimestre y en 34.600 en los 12 últimos meses.

Por sectores, la ocupación disminuye en todas las actividades: agricultura (caída de 21.400 empleos), industria (127.000 menos), construcción (–108.700), si bien el desplome se ceba especialmente con el sector servicios (–816.900).

Por comunidades autónomas, la bajada de la ocupación es general en todas las comunidades autónomas, excepto en Baleares, donde crece en 9.200 este trimestre. Los mayores descensos se dan en Cataluña (–223.700), Andalucía (–198.100) y Comunidad de Madrid (–184.400). En el último año, las comunidades autónomas que más reducen su ocupación son Andalucía (–226.800), Cataluña (–203.600) y Comunitat Valenciana (–140.600).

Un impacto amortiguado

Pese al desplome en la ocupación, desde el Gobierno subrayan que la debacle pudo ser mucho mayor de no haberse actuado. “Los datos ponen de manifiesto que las medidas adoptadas para hacer frente a la pandemia han permitido amortiguar el impacto”, ha defendido en rueda de prensa la secretaria de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, Ana de la Cueva.

Después de todo, ha ilustrado, ya en el primer trimestre, que con solo dos semanas de estado de alarma demostró la fiereza del Covid también en el terreno laboral, “se dio un cambio de relación entre empleo y PIB, pues ante una caída del PIB del 5,2%, la mayor de la serie histórica, el empleo apenas cayó”. Entonces, se perdieron 285.000 ocupados.

“Es de esperar que el comportamiento se repita este [segundo] trimestre”, ha sostenido De la Cueva, recordando que la EPA registra “una caída de ocupados del 6% frente a una caída de la actividad que a todas luces será mayor según las previsiones”, que hablan de un retroceso del PIB de hasta el 20%, según el Banco de España.

“Los ERTE están demostrándose eficaces y permiten mantener puestos de trabajo” que de otro modo podrían haberse destruido, ha defendido la secretaria de Estado, recordando que el éxito de esta herramienta proviene de su diseño entre Gobierno, patronal y sindicatos, en el seno del diálogo social.

Las suspensiones temporales del empleo han protegido a 3,4 millones de personas en el pico máximo de la crisis, alcanzado el 30 de abril, cuando la protección beneficiaba a 550.000 empresas, ha detallado De la Cueva. Desde entonces, ha agregado, se han reincorporado a sus puestos de trabajo más del 64% de los afectados, unos 2,2 millones de personas.

Queda ahora por ver qué ocurre con los 1,2 millones de personas todavía sujetas a ERTE, que de momento se prorrogan hasta el 30 de septiembre pero que el Ministerio de Trabajo ya se abre a extender hasta finales de año en caso de que sea necesario proteger el empleo en los sectores más afectados por la crisis.

A su vez, es previsible que los más de un millón de personas que han pasado a la inactividad, en buena medida al perder su empleo en mitad del confinamiento sin tener capacidad para emprender una búsqueda de empleo activa que les hubiera catalogado ya como parados, pasen ahora en buena medida a engrosar las listas del desempleo.

Normas
Entra en El País para participar