El Gobierno: España “no aceptará una Troika” en la gobernanza del fondo de reconstrucción

Tampoco permitirá que se reduzcan los 750.000 millones de euros de la herramienta

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez,  en un acto en la Plaza de los Fueros de Vitoria
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en un acto en la Plaza de los Fueros de Vitoria Europa Press

El Gobierno de España planteará una serie de líneas rojas en la negociación que los 27 líderes de la Unión Europea mantendrán el próximo viernes y sábado en Bruselas para intentar cerrar el fondo de reconstrucción tras las modificaciones propuestas este viernes por el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. La gobernanza de las ayudas vinculadas al coronavirus y que las partidas de la PAC no se vean rebajadas son, entre otros, algunos puntos sobre los que peleará el presidente Pedro Sánchez.

El fondo de 750.000 millones de euros propuesto por la Comisión en mayo fue validado este viernes por el Consejo con algunas modificaciones en la letra pequeña. Se mantiene su tamaño, pero cambian detalles de la gobernanza, la condicionalidad y los criterios de asignación y reparto. El presupuesto comunitario, cifrado en un primer momento en 1,1 billones de euros, se reduce de forma simbólica hasta los 1,074 billones, un 2% menos.

Según la última propuesta de Michel, el acceso al dinero, vinculado desde el primer momento a reformas de tinte verde y digital, estará supeditado ahora a la mayoría cualificada del organismo, es decir, de los propios Estados miembro. Habrá, por lo tanto, mayor fiscalización de unas capitales a otras, para así controlar que los presupuestos se gastan en lo que decidan la mayoría. Esta medida ya existía en el primer diseño, pero ahora los socios tienen algo más de poder que en un primer momento, cuando el grueso de la decisión recaía en Bruselas.

En relación a la gobernanza, han explicado este viernes fuentes del Gobierno en un encuentro con los medios, "buscamos un equilibrio entre la consulta y participación de los Estados miembro, porque es legítimo que los socios quieran saber en qué quieren gastar el dinero las capitales, y la efectividad y eficiencia en todo el proceso".

El Ejecutivo aún tiene que estudiar a fondo los detalles del nuevo plan lanzado este viernes por Michel, pero lo que está claro, recalcan estas fuentes, es que "España no va a aceptar una Troika en el proceso de aprobación de los planes ni en su gobernanza". "Sí nos sentimos cómodos con que la asignación de los fondos esté vinculada al Semestre Europeo. No nos preocupa una participación del Consejo siempre que se garantice que una vez que se aprueben los planes haya agilidad. Lo que no aceptaremos es que un país pueda vetar".

Las decisiones en el Consejo se toman por unanimidad, han recordado estas fuentes, pero hay que tener en cuenta que en una situación tan crítica como la actual "ningún país debería vetar los planes de ningún socio". Para el Gobierno, por lo tanto, “no es aceptable” que se exija una unanimidad con la que las capitales traten de imponer reformas que no tengan que ver con los objetivos marcados. Esa unanimidad, además, implica en la práctica la capacidad de veto por parte de uno solo de los socios.

Otro de los puntos vitales es la cantidad del fondo de reconstrucción, de 750.000 millones (500.000 millones en subvenciones y 250.000 millones en préstamos). En esta línea, las mismas fuentes han dejado claro que España no va a aceptar ninguna rebaja. En un principio, "pedíamos la movilización de 1,5 billones. Los 750.000 millones de euros ya nos parecen una cifra que no puede reducirse".

España también va a defender que no haya recortes en la PAC o la cohesión, dos políticas, como tantas otras, que dependen de las asignaciones del presupuesto comunitario para 2021-2027 (1,074 billones de euros según la última propuesta de Michel). En concreto, España mira a la Política Agrícola Común (PAC), un "pilar esencial para la transición ecológica y un punto muy importante de la negociación", han señalado estas fuentes. El Gobierno no quiere hablar de líneas rojas, pero sí considera la política agrícola "un pilar vital" de la negociación.

Pinchazo del Eurogrupo

El pinchazo de ayer de la vicepresidenta económica del Gobierno, Nadia Calviño, para presidir el Eurogrupo, el órgano informal que reúne a los ministros de Economía y Finanzas de la Zona euro, no afectará a la negociación del fondo de reconstrucción ni al equilibrio de fuerzas entre los países, sostienen las fuentes gubernamentales, que han recalcado que el trabajo de Calviño fue "impecable", y que se quedó a solo un voto de obtener la mayoría tanto en la primera como en la segunda ronda. Estas fuentes han recalcado, además, que el fondo tendrán que sacarlo adelante los 27 países de la UE, mientras que en el Eurogrupo solo jugaban los 19 socios que comparten la moneda única.

Batería de visitas

La semana que viene, días antes de la reunión presencial en Bruselas, el presidente del Gobierno se reunirá con las voces cantantes del grupo de los cuatro frugales (Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Austria) para intentar allanar el camino de la negociación.

El lunes, Sánchez se reunirá en La Haya con el primer ministro holandés, Mark Rutte, quien lleva la voz cantante en el grupo de los austeros, y uno de los líderes más críticos con las cantidades del fondo de reconstrucción y el peso de las transferencias directas (500.000 millones de euros, dos tercios del paquete). Rutte, además de bajar las partidas totales, propone que las ayudas se destinen en forma de créditos a devolver.

El martes, después de reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel, quien se ha convertido en estas semanas en una importante aliada del Gobierno de España y sus intereses, Sánchez se reunirá con el primer ministro sueco, Stefan Löfven.

"Vamos a ver a Países Bajos y Suecia para intentar convencerles de que la recuperación es vital para la supervivencia del mercado interior. El fondo es necesario para garantizar la estabilidad financiera de la unión monetaria y del mercado único. El fondo es bueno para nosotros, pero también para ellos", recalcan estas fuentes.

Normas
Entra en El País para participar