Comida a domicilio

Uber negocia la compra de Postmates por 2.600 millones tras fracasar la adquisición de GrubHub

La compañía podría cerrar esta misma semana la operación, que elevaría la concentración en el sector del reparto de comida a domicilio

 Repartidor de Uber Eats en Washington DC, el 1 de abril.
Repartidor de Uber Eats en Washington DC, el 1 de abril.

Uber no tira la toalla en su afán por impulsar su negocio de reparto de comida a domicilio. Tras fracasar su intento por adquirir GrubHub, que terminó en manos de su competidor europeo Just Eat Takeaway por 7.300 millones de dólares, la compañía ha lanzado una oferta de compra por la empresa de entrega de alimentos Postmates, según ha avanzado The New York Times. La adquisición, que podría cerrarse esta misma semana, rondaría los 2.600 millones de dólares, según fuentes consultadas por el Wall Street Journal.

Tras desplomarse el negocio de transporte con la pandemia por el coronavirus, Uber busca impulsar su negocio de reparto de comida en casa, Uber Eats, que se ha visto beneficiado en gran  medida por la crisis sanitaria y el confinamiento al que se han visto sometidos los ciudadanos.

Postmates, valorada en unos 2.400 millones de dólares tras haber recaudado unos 906 millones de dólares, es significativamente más pequeño que Grubhub. Pero si Uber Eats y Postmates se unen aumentarían su nivel de competitividad frente a Doordash, líder actual del mercado en EE UU. Esta firma, que acaba de recaudar 400 millones en una ronda de financiación, está valorada en la actualidad en unos 16.000 millones de dólares, según el WSJ. Postmates solicitó cotizar en Bolsa hace casi 16 meses, pero finalmente se echó para atrás esgrimiendo condicines de "mercado agitado". También apunta que DoorDash solicitó confidencialmente una OPI hace casi cuatro meses.

Si la compra prospera (la de GrubHub se fue al traste debido en gran parte al escrutinio antimonopolio), la concentración en el sector de la entrega de comida a domicilio continuaría y la lucha en EE UU estaría entre tres compañías, Uber Eats (con Postmates), Just Eat Takeaway (con Grubhub) y DoorDash. Según The New York Times, Postmates ya ha estado en conversaciones para venderse a otros pretendientes, incluidos DoorDash y GrubHub.

El periódico estadounidense asegura que el acuerdo sería un salvavidas para Postmates, una empresa con nueve años de vida y que no solo ofrece comida a domicilio sino otros muchos productos, como es el caso de Glovo en España. Postmates fue creado en 2011 por Sam Street, Sean Plaice y Bastian Lehmann, quien es el director ejecutivo. La compañía, con sede en San Francisco, logró el apoyo de celebridades como Kylie Jenner y el cantante John Legend y una  inversión del actor Jared Leto.

La necesidad de concentración en este mercado parece crucial, ya que se trata de un negocio altamente competitivo y donde la rentabilidad es muy difícil de alcanzar, pese a que la actividad no para de crecer. Los costes para financiar las promociones y la presión para reducir las comisiones por parte de los restaurantes pesan sobre estas compañías, que necesitan ser dominantes en los mercados en los que operan para que les empiecen a salir las cuentas. Uber Eats, segunda en EE UU por cuota de mercado y fuerte presencia internacional, reportó el pasado año unos ingresos de 1.400 millones de dólares.

Normas
Entra en El País para participar