Montero: “El Gobierno está trabajando en un plan de impulso para el automóvil”

Maroto aboga por colaboración público-privada para dar continuidad a Nissan

Gobierno impulso automocion
Protestas en el exterior de la planta de Nissan en Barcelona. Getty Images

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado que el Ejecutivo apoyará al sector del automóvil con un plan específico tras la marcha de Nissan de Barcelona. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha afirmado que el automóvil "es un sector muy importante" al que el Ejecutivo ayudará con un "plan propio".

Según ha detallado Montero, el Gobierno está trabajando en una estrategia que tenga en cuenta los retos futuros del sector y las pautas de consumo, que se presentará cuando se hayan perfilado los detalles.

"Automoción va a ser uno de nuestros sectores prioritarios, y Europa debería considerarlo también como un sector estratégico para sus políticas principales", ha añadido Montero, que ha celebrado la decisión de Renault de mantener plantilla en España.

Sobre Nissan ha indicado que el Gobierno ha estado trabajando con el sector para plantear las ventajas de que las plantas que están en España puedan permanecer. "El conjunto de la industria europea está en proceso de reconversión", ha apuntado.

Tras consumarse el cierre de Nissan, quedarán once plantas de ensamblaje de vehículos en España: dos de Renault (Valladolid y Palencia), una de Seat (Barcelona), una de Volkswagen (Pamplona), tres del Grupo PSA (Vigo, Madrid y Zaragoza), dos de Iveco (Madrid y Valladolid), una de Ford (Valencia) y otra de Mercedes-Benz (Vitoria).

Antes, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha considerado que es necesario buscar "la mejor colaboración público-privada para dar continuidad a Nissan", que ha anunciado su marcha de Barcelona, donde emplea a más de 3.000 personas.

En una entrevista en la Cadena COPE, Maroto ha insistido en que la industria de la automoción española tiene factores diferenciales y en que hay oportunidades de desarrollo en el ámbito de la movilidad sostenible, para la que el Gobierno hará una apuesta "importante", con ayuda del Plan de Reconstrucción europeo que se canalizará en "los sectores tractores como el del automóvil".

Preguntada por la posibilidad de nacionalizar Nissan, ha recordado que el Gobierno está "ayudando mucho" a empresas como Alcoa o Nissan, pero que "cuando haya una iniciativa privada, el Ejecutivo lo que debe hacer es acompañar". La situación de la industria del automóvil es muy complicada sobre todo tras el coronavirus, estamos peleando para que salga reforzada y creemos que hace falta un pacto por la Industria en general y por el automóvil", ha dicho.

Por ello, Maroto convocará "próxixamente" la Mesa de la Movilidad Sostenible, para que administraciones, empresas y sindicatos definan "una nueva política industrial" en un contexto distinto en el que deben reforzar las palancas competitivas. Según la ministra, Renault y Mercedes son "muy competitivas" y no tendrán las mismas dificultades que atraviesa Nissan, que tenía grandes pérdidas y estaba en un momento de "repliegue a Asia".

El Gobierno y la Generalitat se reunirán la próxima semana para intentar lograr que Nissan dé marcha atrás en su decisión de cerrar las plantas catalanas, mientras el comité de empresa de Barcelona avisa de que solo se sentará a negociar soluciones que impliquen mantener los empleos y los centros de trabajo.

El sector reclama 400 millones

España no ha puesto aún en marcha un plan de ayudas al automóvil para hacer frente a la incertidumbre generada en el sector por la pandemia. Las patronales Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (distribución) y Sernauto (proveedores) presentaron al Ejecutivo a finales de abril un plan de impulso a la demanda con una dotación de 400 millones de euros y, aunque desde Industria reconocen la urgencia de ayudar al sector -10% del PIB y 9% del empleo-, aún no hay noticias.

En marzo del año pasado, Maroto presentó el Plan Estratégico de Apoyo Integral al Sector de Automoción, con 2.634 millones de euros entre 2019 y 2025 y basado en cinco ejes: constitución de una Mesa de Movilidad Sostenible, revisión de la fiscalidad, impulso de las inversiones, apoyo a una mayor penetración de vehículos de cero y bajas emisiones y refuerzo de la formación profesional dual y de la vinculación de la empresa con la universidad.

La titular de Industria afirmó este miércoles en el Congreso de los Diputados que el Gobierno ha financiado con 3.181 millones de euros de las líneas de avales del ICO a las empresas del sector del automóvil en el marco de la pandemia. Además, ha indicado que unos 40.000 empleados del motor se han acogido a Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE).

Por su parte, Francia ha prometido más de 8.000 millones de euros para impulsar a la industria de la automoción. El Ejecutivo galo reclama “compromisos” por parte de los fabricantes en tres direcciones: el vehículo eléctrico, el respeto de las compañías auxiliares y la localización en Francia de sus actividades tecnológicas más avanzadas.

Alcoa

Montero también han sido preguntada por el despido de más de medio millar de trabajadores en la planta de Alcoa en Lugo. La portavoz ha indicado que ha pedido a la empresa que se replantee la decisión, que en todo caso ha vinculado con el impacto de la crisis del coronavirus en la demanda. Ha desligado, asi, la decisión del retraso en el desarrollo del estatuto de los consumidores electrointensivos, que estaba "muy avanzado" pero que se vio retrasado por la propia pandemia.

Por su parte, Maroto ha explicado que no se va a cerrar la planta de Lugo, pero sí se reducirá la capacidad productiva de la planta de aluminio primario. Sobre la planta de alúmina ubicada en la localidad lucense de San Ciprián, que da empleo a más de 500 personas, ha pedido "corresponsabilidad" a la empresa propietaria, con la que hay abierta una mesa de negociación, y ha recordado que en los últimos años se han invertido en esa planta 38 millones de euros "con la condición de mantener el empleo".

En relación a las plantas de Avilés y Coruña, que Alcoa vendió a un fondo suizo y este a su vez a otra empresa, ha admitido que existe una gran preocupación por el futuro y dijo que están trabajando con todas las partes implicadas en la venta para conocer los detalles. Hay muchas dudas, dijo, pero los trabajadores saben que vamos a defenderles, ha añadido.

Normas
Entra en El País para participar