El motor eleva sus peticiones al Gobierno con 400 millones para relanzar el sector

Anfac, Sernauto, Faconauto y Ganvam se reúnen telemáticamente el próximo miércoles con las ministras de Industria y para la Transisicón Ecológica para presentarles el plan de choque pos-Covid de la automoción

Una línea de montaje en la fábrica de Renault en Palencia.
Una línea de montaje en la fábrica de Renault en Palencia.

Las principales patronales del automóvil elevarán sus peticiones al Gobierno para relanzar el sector, tras el impacto sufrido por el Covid-19, el próximo miércoles en una reunión telemática con la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

En un primer borrador del plan de choque pos-Covid en el que trabajan Anfac (fabricantes), Faconauto (concesionarios), Ganvam (distribución) y Sernauto (proveedores), el sector reclamaba un plan de impulso a la demanda con una dotación de entre 250 y 300 millones de euros prorrogables en el tiempo. Sin embargo, la cantidad se eleva ahora a 400 millones de euros, según informaron fuentes del sector a CincoDías.

La industria de la automoción deja bien claro que las ayudas deben ser accesibles para todas las tecnologías disponibles en el mercado y no solo para modelos eléctricos, como se limita en el Programa de Incentivos a la Movilidad Eficiente y Sostenible (Moves). La segunda edición del plan contará con un 40% más de presupuesto, hasta 65 millones de euros, y elimina la obligación de entregar un vehículo de más de diez años para obtener las ayudas, que oscilarán entre los 4.000 y 5.500 euros.

Anfac y Faconauto han empeorado su previsión de matriculaciones para este año bajo un escenario de un estado de alarma y confinamiento de dos meses, con una desescalada progresiva desde el mes de mayo y una caída del PIB de entre el 5% y el 6%.

En este contexto, estiman que las ventas de coches se desplomarán este año entre un 40% y un 45% a causa de la pandemia, situándose por debajo de las 700.000 unidades y lo que supone alcanzar peores estadísticas que hace una década en plena crisis económica.

En marzo, registraron su segundo peor dato desde que se tienen registros –año 2000- debido a la crisis del coronavirus y en abril será mucho peor tras el cese total de la actividad de los concesionarios -salvo los servicios de urgencia en posventa-.

Las asociaciones subrayan que los dos primeros trimestres posteriores a la finalización del estado de alarma serán "duros" en cuanto a las ventas de vehículos por el "incremento exponencial de la incertidumbre económica" entre los consumidores.

Además, las factorías de ensamblaje de vehículos también se vieron obligadas a echar el cierre y se calcula que este año se perderán unos 700.000 coches en comparación con 2019, cuando se fabricaron 2,82 millones de unidades. Dichas cifras también colocan la situación en el mismo entorno de producción de los "peores años" de la crisis económica, con el dato más bajo -1,97 millones de unidades- registrado en 2012.

Ahora, tras el parón por el Covid-19, han iniciado su particular proceso de desescalada, con Seat, Volkswagen Navarra, Mercedes-Benz Vitoria y Renault ya de vuelta a la fabricación.

Las patronales reclaman que se ponga en marcha cuanto antes un plan de choque nacional con medidas de estímulo a la demanda y de mantenimiento de la industria para defender la posición de España, segundo país productor de vehículos de Europa y noveno del mundo.

Nueva fiscalidad

Además, solicitan que se cambie el actual impuesto de matriculación por uno nuevo que grave el parque según sus emisiones de CO2; que se puedan aplicar ERTE por causa de fuerza mayor más allá del estado de alarma y que se aplace liquidación de impuestos y cotizaciones, entre otras medidas.

El Gobierno ha propuesto a las patronales CEOE-Cepyme y a los sindicatos CC OO y UGT prorrogar los ERTE por fuerza mayor más allá del estado de alarma. Según ha adelantado la Cadena Ser, el Ejecutivo ha planteado a los agentes sociales alargar estos ajustes de empleo hasta el fin de la fase 3 y el inicio de la nueva etapa de normalidad, algo que ocurrirá aproximadamente a finales de junio. La intención de los responsables gubernamentales es negociar esta propuesta con empresarios y sindicatos para llevar un texto cerrado al Consejo de Ministros del próximo martes.

El motor -que supone el 10% del PIB y el 9% de la población activa- es uno de los sectores que más está sufriendo por el coronavirus. Se calcula que al menos 350.000 personas –entre toda la cadena de valor- se han visto afectadas por ERTE.

Anfac, Sernauto, Faconauto y Ganvam advertirán a Maroto y a Ribera de que la salida de la crisis no es posible sin la recuperación de la automoción. Defienden que cada millón de euros destinado a ayudas a la renovación del parque automovilístico supone 1,7 millones de recaudación fiscal -principalmente por IVA y matriculación-.

También solicitarán "mayor coordinación" entre ministerios puesto que las medidas que necesita el sector son transversales y requieren de la participación de varias administraciones. "La prioridad de estas medidas es tan alta que urgen a un trabajo conjunto y coordinado", consideran.

Los concesionarios reabren el 11 de mayo

Faconauto ha recomendado a sus asociados que reabran a partir del 11 de mayo, aunque siempre y cuando en su provincia se haya declarado la fase 1 de la desescalada del confinamiento que ha anunciado el Gobierno.

La patronal que preside Gerardo Pérez ha asegurado que los concesionarios oficiales serán espacios "seguros y libres de coronavirus", debido a la puesta en marcha de los protocolos sanitarios "más estrictos", en línea con el que el sector del automóvil firmó con los sindicatos mayoritarios del país, UGT y CC OO. Los concesionarios han invertido 11 millones de euros en aprovisionamiento de equipos de protección individual y en procedimiento de desinfección de las instalaciones.

Por su parte, Ganvam ha compartido su protocolo de protección y prevención laboral, pensado específicamente para los trabajadores del sector de la venta y posventa de vehículos, con el objetivo de completar los textos actuales y acotar, en su opinión, la "amplia interpretación" a la que dan pie las recomendaciones generales de las guías editadas por la Administración.

La Asociación Nacional de Empresas del Sector de las Dos Ruedas (Anesdor) ha destacado a la motocicleta como una solución de desplazamiento "eficaz, eficiente y responsable" en la nueva movilidad, una vez comience el proceso de desescalada del confinamiento ya que, a su juicio, se trata de un medio de transporte de "bajas emisiones" y "libre de contagios".

De su lado, la confederación Española de Talleres de Reparación de Automóviles y Afines (Cetraa) y la Federación Española de Empresarios Profesionales de Automoción (Conepa) han trasladado al Ejecutivo el malestar del sector ante la no inclusión de los talleres entre aquellos que pueden acogerse a la moratoria de seis meses, sin intereses, de las cotizaciones sociales que se deben ingresar en los meses de mayo, junio y julio.

Normas
Entra en El País para participar