Covid-19

Sánchez pide una cuarta prórroga del estado de alarma y abre un fondo de 16.000 millones para las autonomías

El Gobierno obligará a utilizar mascarillas en el transporte público a partir de este lunes

Rueda de prensa telemática del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez
Rueda de prensa telemática del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez MONCLOA

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha confirmado en su comparecencia pública de esta tarde que solicitará una cuarta prórroga del estado de alarma, que de aprobarse se extenderá por otros 15 días a partir del 10 de mayo. Lo hará este miércoles en el Congreso de los Diputados: "Vamos a plantear estados de alarma cada 15 días", ha subrayado, insistiendo en varias ocasiones en que esta figura "ha funcionado" para controlar la epidemia y que es imprescindible para unas fases de desescalada que precisarán entre seis y ocho semanas.

"No es un capricho de este Gobierno ni del francés, italiano o del portugués, y de otros tantos que lo están aplicando", ha recalcado Sánchez, "el estado de alarma es eficaz y ampara a numerosos colectivos desde el punto de vista sanitario y económico".

La mascarilla será obligatoria desde el lunes en el transporte público

Uno de los anuncios realizados hoy por el presidente Pedro Sánchez es el de la obligatoriedad del uso de mascarillas en el transporte público a partir de este lunes. En su comparecencia desde el Palacio de La Moncloa, Sánchez ha indicado que se repartirán seis millones de mascarillas en los principales nodos de transporte público del país, y se entregarán otros siete millones a la Federación Española de Municipios y Provincias.

"En la transición hacia la nueva normalidad será importante el control y la responsabilidad personal. La clave serán decenas y miles de decisiones en el hogar, el trabajo, el transporte o el ocio. Bajar la guardia, reducir la distancia o rebajar la protección será aún peor que habernos rendido hace semanas y una irresponsabilidad", ha afirmado Sánchez.

Pedro Sánchez ha defendido el esfuerzo de diálogo del Gobierno con las fuerzas políticas y de cogobernanza de la desescalada con las Comunidades Autónomas. Ante la resistencia de parte de la oposición, o de Comunidades Autónomas como Cataluña, Galicia o el País Vasco, al modo de gestión o a la propia prolongación del estado de alarma, el presidente del Gobierno ha apelando a la responsabilidad para sacar adelante una nueva prórroga a la vista de que podría no gozar de mayoría en el Congreso.

El estado de alarma, según defiende, es el instrumento constitucional más eficaz para restringir la movilidad y, con ello, reducir el riesgo de contagio. Sánchez ha recordado que el ritmo de escalada en los contagios ha pasado del 35% anterior al estado de alarma al actual 0,5%. En cuanto a la incidencia del estado de alarma en la maltrecha economía, se trata del sostén de los ERTES por fuerza mayor, que dan cobertura a tres millones de trabajadores, o de figuras como los bonos sociales, ha justificado el representante del Ejecutivo.

Entre los mensajes dirigidos a las Comunidades Autónomas, con cuyos presidentes se reúne mañana, se ha referido a la necesidad de focalizar la gestión de la crisis en el Gobierno Central, "para tener una visión agregada ante la enfermedad", y realizar una desescalada hacia la nueva normalidad de forma coordinada con los Gobiernos autonómicos.

Un plan único contra el Covid-19

Los momentos de mayor dureza del discurso se han referido a la seguridad de que habrá rebrotes en los contagios o a la ausencia de estrategias alternativas. "No hay plan B. El único plan es el del estado de alarma. Hasta que no ganemos al virus, tenemos que ser conscientes de que este es un instrumento eficaz para doblegar al Covid-19 y ampara a muchos colectivos. No hay que perder respeto a la enfermedad ni al desafío que enfrentamos", ha reincidido durante la comparecencia.

"No hay plan B. El único es el del estado de alarma. Hasta que no ganemos al virus, tenemos que ser conscientes de que este es un instrumento eficaz para doblegar al Covid-19"

Entre las nuevas medidas económicas para minimizar el impacto de la crisis, Pedro Sánchez ha avanzado que el Gobierno aprobará un "fondo especial para la reconstrucción económica y social" dotado con 16.000 millones de euros y que será destinado a las Comunidades Autónomas. "Un fondo no reembolsable", ha asegurado, "para que ninguna región se quede atrás con independencia de que el impacto de la pandemia haya sido diferente entre ellas".

Este fondo, que el presidente del Gobierno planteará este domingo a los presidentes autonómicos, se dividirá en 10.000 millones para paliar el gasto sanitario derivado de la pandemia; 1.000 millones a gasto social y 5.000 millones para plantar cara a la caída de la actividad económica.

“Es un esfuerzo extraordinario de solidaridad interterritorial”, ha remarcado Pedro Sánchez. Otra cifra adelantada esta tarde ha sido la de la aportación de 24.000 millones adicionales a las líneas de liquidez del ICO, destinadas a pequeñas y medianas empresas y trabajadores autónomos. Una iniciativa de apoyo a la liquidez que irá al próximo Consejo de Ministros.  "Con esta tercera ampliación se alcanzarían los 60.000 millones en estos avales". A pregunta de los distintos periodistas convocados hoy a la rueda de prensa, el presidente ha hablado de la activación de un fondo de reaseguro del desempleo, a partir del 1 de junio, para atender el pago de los ERTEs. Otra línea de ayuda llegará desde el BEI en forma de líneas de liquidez para empresas.

Una vez se habilite el tercer tramo, se habrá consumido ya más del 60% de los 100.000 millones de euros del programa de ayuda de financiación a las empresas. La línea está gestionada por el ICO, en colaboración con las entidades financieras, y son estas las que asumen un coste del aval que va de los 20 a los 120 puntos básicos.

Ampliación de los ERTE por fuerza mayor

El Gobierno activará la aportación de 24.000 millones adicionales a las líneas de liquidez del ICO destinadas a pymes y autónomos

Sobre una prolongación de los ERTE aprobados durante el estado de alarma, Sánchez ha reconocido que el Gobierno está "hablando con sindicatos y empresarios" para amoldar esta figura al "al periodo de transición" que se abre a partir del 4 de mayo. "Es una figura que está protegiendo a más de tres millones de trabajadores y somos empáticos a su realidad y la de las empresas. Tenemos que convertir estos ERTE en incentivos positivos para la reactivación económica y la recuperación laboral", ha valorado. La demanda generalizada entre sectores como el turístico es que la fuerza mayor se mantenga como justificación de los ajustes temporales de empleo hasta final de año.

Desde el Gobierno se ha reconocido una vez más que "la senda de crecimiento se verá reducida y tendrá un impacto sobre el empleo", y que llevará dos años "recuperar la riqueza y el empleo" previos a la pandemia. Sin embargo, el presidente Sánchez ha mostrado su expectativa de poder "terminar 2023 mejor de lo que estábamos al empezar este año".

Para ello, ha dicho, serán imprescindibles tres pilares: un pacto "ambicioso y rotundo" en Europa "para impulsar la recuperación económica y social". El segundo, "apoyarnos en los trabajadores y empresarios", y el tercero, la unidad. "Lo vamos a lograr si nos unimos todos y todas las instituciones remamos en la misma dirección".

"Lo confirmo, España es el quinto país del mundo en número de test realizados"

Un punto de polémica en las últimas semanas ha sido el número de test que ha hecho España para detectar los casos de coronavirus entre la población, después de que la OCDE pusiera al país como el octavo en este ránking y después rectificara, retrasándolo al 18º.

"Me reitero: somos el quinto país con más test realizados. Hasta el 30 de abril hemos hecho 1.351.130 test de PCR y 581.325 pruebas de anticuerpos. Llevamos más de 1,9 millones de test realizados, según datos aportados por las Comunidades Autónomas", ha descrito Sánchez. "Solo en esta última semana se han realizado 290.000 test PCR y 271.000 rápidos. Se trata de un esfuerzo extraordinario".

Pedro Sánchez se ha referido a la prioridad de reforzar el sistema de atención primaria para prevenir la incidencia del virus en una fase de convicencia con la enfermedad mientras no se encuentren tratamientos y la vacuna.

Normas
Entra en El País para participar