Matutes y El Corte Inglés fracasan en el segundo intento para vender la cadena urbana de hoteles Ayre

Cuenta con ocho inmuebles, aunque el 96% de la facturación procede de los dos hoteles que tienen en propiedad en Madrid y Barcelona

Abel Matutes Prats, presidente de Palladium Hotel Group.
Abel Matutes Prats, presidente de Palladium Hotel Group.

Nuevo revés para la familia Matutes y el Corte Inglés en su proyecto para desprenderse de la cadena de hoteles Ayre, participada al 50% y compuesta por una cartera de ocho inmuebles (3 en Barcelona, 2 en Oviedo, 1 en Córdoba, 1 en Sevilla y 1 en Madrid). Tras fracasar en su primer intento a principios de 2019, en una operación en la que se valoraban en 150 millones de euros los cinco hoteles a la venta, y en la que estuvieron asesorados por la división hotelera de Jones Lang LaSalle, ambas firmas volvieron en noviembre a tantear el mercado para saber si podían darle salida a esos activos, aunque no aclararon si la venta iba a ser total o parcial. Las propuestas recibidas, según fuentes conocedoras de la operación, no se acercan a lo que pretendían obtener, por lo que si no reciben ofertas por el valor que consideran razonable por esos activos, fuentes de la empresa hotelera confirman que se paralizará el proceso de venta.

Las razones para deshacerse de la cadena Ayre son distintas. En el caso de la familia Matutes querían concentrar todos los esfuerzos de expansión en la otra marca urbana Only You (de hecho ultima la conversión de dos hoteles Ayre, situados en Valencia y Sevilla, a la marca Only You) mientras que en el caso de El Corte Inglés le interesaba lograr liquidez para enjugar la deuda y desvincularse paulatinamente de la actividad inmobiliaria, toda vez que creó una unidad específica para ese negocio a finales de 2019. Prueba de ese interés fue la escisión de FST Hotels, la firma en la que participaban ambas al 50%, en dos sociedades distintas desde el pasado 18 de septiembre de 2018: FST Hotels, que se quedó con los activos de Ayre, y Only You Hotels, que se quedó con los de la otra marca (en la actualidad dos hoteles en Madrid).

Las primeras cuentas de la nueva FST Hotels, ya exclusivamente con los activos de Ayre, reflejan que la compañía registró una cifra de negocio de 20,1 millones de euros y un beneficio de 3,6 millones de euros en 2018, aunque ambos indicadores responden casi en exclusiva a los dos hoteles que tienen en propiedad. Se trata del Ayre Gran Hotel Colón de Madrid, con 361 habitaciones, y el Ayre Hotel Gran Vía de Barcelona, con 188 habitaciones. De los 20,1 millones de euros facturados, 12,3 millones correspondieron al inmueble de Madrid y 7,7 millones al de Barcelona. En la auditoría que acompaña a las cuentas, Deloitte ya advierte de este hecho. "El 96% del importe neto de la cifra de negocios de la sociedad corresponde a ingresos por alojamiento y por venta de comida y bebida generados por la explotación de dos establecimientos hoteleros situados en Madrid y Barcelona. Dichos ingresos se componen de un elevado número de transacciones, que mayoritariamente van asociadas a una reserva previa y que tienen condiciones y términos particulares según los canales de distribución utilizados", recalcaba en el informe de auditoría, alertando sobre la escasa diversificación de los ingresos. Los otros seis inmuebles los tienen alquilados a distintas sociedades del grupo o empresas asociadas.

De hecho, el hotel de Madrid representa el 61% de la facturación de la compañía y era la joya de la corona en el proceso iniciado en 2019, ya que su valor de mercado se situaba en torno a 80 millones de euros, más de la mitad de lo que se pedía en la operación, a un precio medio de 220.000 euros por habitación. El último informe de inversión hotelera de Colliers International, correspondiente al ejercicio 2019, revelaba que el precio medio pagado por los 99 hoteles transaccionados en España se situó en 129.500 euros por habitación, bastante por debajo del precio solicitado.

Normas
Entra en El País para participar