Abel Matutes Prats no quiere clientes, quiere fans

Tras reorientar los hoteles Palladium hacia un cliente más prémium, asume la presidencia de la empresa

Abel Matutes Prats, presidente de Palladium.
Abel Matutes Prats, presidente de Palladium.

El heredero del imperio Matutes ya está en lo más alto. Abel Matutes Prats (Barcelona, 1977) es el nuevo presidente de la gestora de hoteles de Palladium, que se escinde de la propiedad, que seguirá en manos de su padre, del mismo nombre. Su apuesta por los clientes con más capacidad de gasto, auténticos fans de su oferta hotelera, le está saliendo bien.

Matutes es el más joven y único varón de cuatro hermanos, hijos de Abel Matutes Juan, alcalde de Ibiza durante la dictadura franquista y luego diputado y ministro de Asuntos Exteriores (con Alianza Popular y luego con el PP), además de comisario europeo. Después de pasar su adolescencia en Bruselas (estudió en la Escuela Europea), Matutes Prats marchó a Madrid a terminar sus estudios y a licenciarse en Economía por la Universidad Autónoma de Madrid. Después haría un máster de Gestión de Empresa Familiar en Esade (2002) y un MBA del Instituto de Empresa en Madrid (2005-06).

Allí conoció a la mujer con la que se casaría en 2009, Linda Scaperotto (Filadelfia, Estados Unidos), hija de la empresaria Linda Vandever (su padrastro, David Vandever, es un directivo retirado de televisión) y licenciada en Políticas y Filología Española. El Diario de Ibiza contaba que fue un flechazo, que no pensaba que Abel Matutes fuera español, y que le atrajeron su don de gentes y su carisma (a él, la belleza y simpatía de ella). Scaperotto fue durante varios años directiva de marketing del grupo Matutes. Ahora viven en Madrid con sus cuatro hijos.

Tras ingresar en 1999 en el grupo familiar, en 2006 Matutes Prats fue nombrado consejero delegado de Palladium Hotel Group y vicepresidente de Grupo Empresas Matutes; como dice en su Linkedin: “Siguiendo los pasos de mi padre, del que nunca he dejado de aprender”. En El País señalaba en septiembre que el apellido “abre unas puertas y cierra otras”.

Juanjo Riera, vicepresidente de la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera (antes fue presidente), destaca de Matutes su “muy buen trato” y valora que su entrada en la empresa supuso el nacimiento de nuevos productos, como la reconversión del Ushuaïa Ibiza Beach Hotel. El propio Matutes lo recuerda así: “En 2010 creamos un concepto único que cambió la isla de Ibiza. Un hotel [para adultos, no admite niños] que fusionaba un alojamiento de lujo con las actuaciones de los mejores dj del mundo.”

Por esa reconversión y por ser un “referente de la transformación y revitalización” de la playa d’en Bossa, el Consejo de Ministros, entonces presidido por Mariano Rajoy, le concedió la medalla al Mérito Turístico a la Innovación. “Desde entonces sigo trabajando en la transformación y revitalización de esa zona de playa”, añade el directivo de Palladium.

“Es una persona que ha generado innovación y expansión a nivel mundial”, recalca Riera. “Ha cambiado la forma de gestionar respecto a su padre, gran empresario y excelente político. El hijo apuesta por las nuevas tecnologías y ha reorientado la empresa hacia el segmento del lujo. Está funcionando muy bien”.

En 2012, Matutes renovó la imagen de la cadena Fiesta bajo el sello Palladium. “Desde entonces, y ya con 10 marcas diferentes, continuamos creando experiencias únicas y convirtiendo clientes en fans”, señala el nuevo presidente de Palladium, que también es el artífice de la franquicia Hard Rock (la misma de los restaurantes), de Ayre (hoteles urbanos al 50% con El Corte Inglés y de los que quiere desprenderse) y de la marca boutique urbana Only You. Últimamente ha lanzado otra marca prémium y urbana, Bless.

Deportes y deportistas

Matutes se define en Twitter como empresario enamorado de los deportes en los ratos libres; especialmente de la Fórmula 1 –su vocación frustrada–, pero también del fútbol y del baloncesto. En este último ha hecho varias incursiones últimamente Palladium, con los patrocinios de la división de básquet del Real Madrid y de los Brooklyn Nets, equipo neoyorquino de la NBA.

Su pasión y contactos en el deporte se expresa también a través de su firma de inversión, Mabel Capital, que comparte con su socio Manuel Campos, y que cuenta con el tenista Rafa Nadal, el baloncestista Pau Gasol y el cantante Enrique Iglesias entre sus fondistas. Desde 2013, el vehículo ha creado la cadena de restaurantes Tatel, invierte en inmobiliario y organiza eventos, especialmente deportivos. También es desde 2011 miembro del consejo de asesores regional de BBVA para Murcia, Valencia y Baleares.

Su biografía de Twitter dice que tuitea “poco y desordenadamente”, y que es “liberal y respetuoso con los que respetan”. Es su forma de meterse en política; no directamente, como su padre, sino dando sus opiniones. Uno de sus temas recurrentes es el conflicto catalán, en el que es muy crítico con el separatismo. “En algunos casos el empresariado catalán estuvo demasiado pasivo. Hay momentos en los que uno tiene que mojarse”, decía en El País.

La reestructuración

A partir de ahora, Palladium se divide en dos: una gestora hotelera que estará presidida por Abel Matutes Prats y Grupo Empresas Matutes, el holding patrimonial de hoteles en propiedad, que estará en manos de Abel Matutes Juan. “Nuestra empresa hotelera ha crecido mucho en hoteles propios y en gestión de hoteles de terceros y eso me ha llevado a la conclusión de que era bueno desglosar la tarea de explotación hotelera”, dijo el padre al anunciar el cambio, el 23 de enero. “Nos hemos convertido en una gestora de éxito que aporta valor a propietarios de activos”, señaló Matutes Prats. Jesús Sobrino, hasta ahora subdirector general, pasa a ser CEO de Palladium.

2020 fue un año algo complicado para el sector por la quiebra de Thomas Cook, y para este año, Palladium quiere consolidar las inversiones sin prisas por crecer, aunque el nuevo presidente no descarta “salir de la zona de confort y analizar operaciones en Corea, India o China”. En busca de más fans.

La empresa

Palladium cerró el pasado ejercicio con una facturación de 752 millones de euros, un 13% más que el año anterior.

Cuenta con 48 alojamientos, más de 14.000 habitaciones, cerca de 14.000 empleados y 10 marcas con hoteles en seis países del mundo: España, Italia, México, República Dominicana, Jamaica y Brasil. Este año abrirán dos hoteles en Sicilia, otro en Menorca y otro en Valencia.