Noticia patrocinada

La revolución digital de la salud, o cómo llevar el médico en el bolsillo

Videoconsultas o ‘apps’ acercan cada vez más la medicina a los pacientes

La revolución digital de la salud, o cómo llevar el médico en el bolsillo

Desde siempre, la medicina ha sido sinónimo de evolución constante, por lo que los cambios en la larga historia de esta disciplina han sido muchos y de gran calado. Pero la disrupción digital que estamos viviendo en nuestra época ha acelerado con creces las transformaciones en el sector salud y añadido nuevas prácticas que, solo hace poco, no hubiéramos podido ni siquiera imaginar. El acercamiento del médico al paciente, las fórmulas innovadoras de tratamiento de las dolencias, así como la importancia que va ganando la prevención son solo algunos de los efectos más destacados de las nuevas herramientas digitales, cuyo uso se hace cada vez más frecuente.

Lo digital está ya tan presente entre los pacientes, que el año pasado en Sanitas —la compañía especializada en salud y bienestar— el 8% de las consultas se hicieron por vídeoconsulta, lo que supone alrededor de 2.000 citas virtuales al mes, cinco veces más que el año anterior. Las vídeoconsultas están incorporadas ahora también en la plataforma Salud Conectada, que recoge los indicadores biométricos del paciente a través de una serie de wearables y los conecta con los profesionales de los hospitales de Sanitas, donde son controlados. Las medidas que se pueden tomar a distancia son la tensión arterial, la frecuencia cardíaca, la saturación de oxígeno, la actividad física, el peso, la masa corporal, la temperatura y la espirometría. En la actualidad, más de 900 pacientes son tratados en el hospital digital de Sanitas.

De esta forma, la digitalización entra de lleno en la atención sanitaria. A través de la app del programa Salud Conectada en su smartphone, el paciente puede efectuar tanto una evaluación propia de su estado de salud como interactuar con los cuidadores. Si utiliza la plataforma en una tableta o un ordenador, accede también a una monitorización por parte de los enfermeros, disponible en cualquier momento de cualquier día y sin cita previa, y al historial clínico con los especialistas. La plataforma funciona para 10 perfiles distintos: personas con hipertensión, obesidad, sobrepeso, una enfermedad pulmonar obstructiva crónica o asma; y así como  seguimiento de fertilidad, posquirúrgico, embarazo, hospitalización domiciliaria y pacientes crónicos. El médico puede definir en la misma plataforma la dosis y la periodicidad de las tomas de los medicamentos.

Desde Sanitas subrayan que esta solución digital conlleva una mayor implicación del paciente en la gestión de su salud y en la toma de decisiones con la ayuda de un profesional. Su gran ventaja es brindar la oportunidad de hacer medicina predictiva en tiempo real, a través de un sistema de alertas que proporciona los medios asistenciales necesarios para evitar una agudización de la enfermedad. Basada en tecnología big data e inteligencia artificial, y conectada con la historia clínica del paciente, Salud Conectada ayuda en la detección de riesgos, la prevención y el seguimiento, sin la necesidad de acudir al médico de forma presencial.

Un progreso imparable

Ahorrarse los desplazamientos al centro sanitario, dedicar menos tiempo y resolver urgencias médicas son, en efecto, los tres motivos principales que señalan los pacientes de Blua, el seguro de salud digital que ofrece Sanitas, a la hora de apostar por las videoconsultas, la mayoría de las cuales se realiza por teléfono móvil y tienen una media de duración de ocho minutos,  frente a las tres horas que se calcula se tienen que emplear de media para una visita al médico tradicional.

No por casualidad, los pacientes prefieren este canal de comunicación y con su propio médico, ya que las videoconsultas son una alternativa más de ponerte en contacto con el médico que te trata habitualmente. Según un artículo de The New England Journal of Medicine, en el 70% de los casos no es necesario que el médico toque al paciente, por lo que la videoconsulta es una alternativa más que adecuada para revisión de analíticas, seguimientos de tratamientos o primeras consultas, en todo caso es el facultativo el que establece  si con una videoconsulta están satisfechas las necesidades asistenciales o si, por el contrario, considera necesaria una consulta física. Desde Sanitas subrayan también que esta herramienta digital tiene un altísimo índice de fidelidad, ya que nueve de cada 10 pacientes que utilizan la videoconsulta una vez, volverán a hacerlo. “El paciente que prueba la videoconsulta, repite”, asegura en este sentido el consejero delegado de la compañía, Iñaki Ereño.

El progreso en este ámbito es imparable. Sanitas se ha marcado como objetivo alcanzar el 25% de consultas a través de este medio a finales del próximo año. “Pensamos que es necesario que el doctor nos ausculte para identificar la dolencia”, explica el director de innovación y estrategia médica digital de la compañía, Domingo Marzal, “pero la realidad es que en el 70% de las consultas que realizamos no hace falta que el médico toque al paciente para realizar un diagnóstico”.

Detección precoz de los problemas, seguimiento de los tratamientos, citas en directo on line, pero también apps para establecer una comunicación más fluida entre los mayores y sus familias y los centros y sus profesionales, o asistentes virtuales psicológicos, con el objetivo de permitir un acceso más sencillo a cualquier persona que necesite ayuda… el futuro digital de la medicina ya está aquí, al servicio del paciente.

Una guía pionera y un reto

El servicio de videoconsulta de Sanitas, que lleva cuatro años en funcionamiento, ha registrado más de 25.000 citas médicas de este tipo.  Más de 1.700 médicos del cuadro médico de la compañía, de más de 30 especialidades, pasan consulta  por videoconsulta, además de físicamente. Y es que los más de 470.000 clientes del seguro digital, Blua, tienen accesos a estas ventajas digitales con sus médicos habituales, se trata tan solo de una forma más de contactar con ellos.

Un equipo con más de 160 médicos de la compañía ha aprovechado la experiencia acumulada en este campo desde finales de 2015 para elaborar una guía con el propósito de hacer más eficiente el desarrollo de metodologías clínicas mediante vídeo.

Se trata de un documento informativo que recoge la experiencia de diferentes especialistas para proporcionar a otros profesionales las herramientas y los conocimientos recomendados para realizar una videoconsulta en distintos casos y especialidades. Fuentes de la compañía definen esta guía como “pionera” en la práctica médica, y señalan que está disponible no solo para los profesionales de la compañía, sino para toda la comunidad científica y todos aquellos que necesiten ampliar sus conocimientos sobre esta materia.

Normas