Congelados de Navarra producirá en la India en 2021 para abarcar el mercado asiático

Ha invertido 50 millones en la nueva planta de 220.000m2

Prevé que el año que viene el 20% de sus exportaciones vayan a EEUU

Benito Jiménez, CEO de Congelados de Navarra, en las oficinas de la compañía.
Benito Jiménez, CEO de Congelados de Navarra, en las oficinas de la compañía.

El empresario Benito Jiménez invirtió gran parte de su fortuna, 52 millones de euros, en la construcción de la primera fábrica de Congelados de Navarra en 2008. Esta cifra suponía siete millones más de lo que facturaba entonces la empresa. Este año la empresa estima facturar alrededor de 230 millones de euros, lo que supone un incremento del 15% respecto al año anterior. “Como veamos una presa la mordemos y no la soltamos hasta que es nuestra”, comenta Jiménez, el director general de la compañía, “son decisiones valientes pero ambiciosas”.

Ahora, la empresa de verduras congeladas cuenta con cinco fábricas en España repartidas entre Navarra (donde tiene dos), La Rioja, Valladolid y Alicante. Este año, además, se ha hecho con instalaciones en Alemania como plataforma comercial para abordar el mercado europeo y a finales de mayo inició la construcción de una fábrica en la India para empezar a producir a partir de 2021. Jiménez asegura que “siendo una empresa local”, tienen “una visión muy global”. “Creemos que India va a ser un país de muchísimo consumo en los próximos años porque la clase media va a subir muchísimo y queremos estar presentes ahí”, reconoce.

La nueva planta en la India, de 220.000 metros cuadrados y para cuya construcción ha invertido 50 millones de euros, producirá patatas, guisantes y coliflor de los agricultores locales y los procesará para el mercado nacional e internacional. Así, la empresa estima generar cerca de 400 empleos directos y 5.000 indirectos en el país.

El 60% de las 250.000 toneladas de producto terminado que produce Congelados de Navarra se destina a exportaciones. Sus principales mercados son Francia, Reino Unido y Alemania, además de Estados Unidos, que “está adquiriendo un papel importante”, según el director general. De hecho, la compañía prevé que el 20% de sus ventas se produzcan en el mercado estadounidense de cara a 2020.

Instalaciones de la compañía en Fustiñana, Navarra.
Instalaciones de la compañía en Fustiñana, Navarra.

La producción nacional de vegetales congelados ascendió un 13% en 2017, y en 2018 siguió creciendo con 10.741 toneladas más, según los datos de la Asociación Española de Fabricantes de Vegetales Congelados. Jiménez confiesa que es un sector “muy competitivo”, debido a que se trata de un producto “commodity, muy industrial y que viaja bien”.

Aun así, el director de la compañía reivindica que se les dé a las verduras congelada el reconocimiento que merecen: "No suelen estar bien vistas desde el punto de vista del consumidor y es un error garrafal. No hay ningún otro método mejor que la congelación porque no tenemos que añadir ningún al producto". 

La empresa trabaja actualmente con unos 2.000 agricultores de la zona, con lo que abarca alrededor de 23.000 hectáreas de cultivo. "Nosotros no tenemos tierra", comenta Jiménez. Por tanto, la fábrica trabaja mano a mano con los agricultores, fijando condiciones como la cantidad de tierra que van a emplear, la calidad del producto o el precio, además de aportar el suministro de semillas. "Llevamos un registro de todo lo que hace el agricultor, con lo cual, si compras una bolsa nuestra, te podemos decir a qué parcela pertenece, cuándo se ha sembrado, qué se ha hecho con ese producto o incluso la variedad de semilla que hemos suministrado", añade.

De hecho, el empresario considera que la importancia de este tipo de empresas agroalimentarias reside en su impacto social. “Esto es lo que hay que hacer para que la España olvidada deje de estarlo”, declara, “hay que invertir en generar medios de riqueza para que la gente se pueda ganar la vida en su entorno”. 

Marca propia

  • Cinco familias. En septiembre la empresa presentó Verleal, 28 referencias de soluciones de verdura ultracongelada agrupadas en cinco familias: Esenciales, Esenciales +, Ayudas Culinarias, BIO y Al Momento.
  • Reciclable. La línea de productos ‘Bio’ usa envases de cartón, dando una solución al plástico, mientras que en el resto se emplea plástico 100% reciclable.
Normas