Entrevista

Patrick Liedtke (BlackRock): “El seguro europeo invertirá 160.000 millones en activos ilíquidos”

El ejecutivo de BlackRock destaca que el sector está menos preocupado por la situación geopolítica

Patrick Liedtke, director de instituciones financieras para Europa de BlackRock.
Patrick Liedtke, director de instituciones financieras para Europa de BlackRock.

BlackRock quiere crecer entre inversores institucionales. La mayor gestora de fondos del planeta, con 6,5 billones de euros de activos bajo gestión, está acercándose a aseguradoras y otros grandes clientes para ofrecer sus soluciones de inversión. Patrick Liedtke (Fráncfort, 1966) ejerce de enlace entre la firma y las grandes instituciones financieras europeas, especialmente compañías de seguros. El directivo está presentando una encuesta realizada en la industria aseguradora para tratar de identificar cuáles son las principales inquietudes del sector.

El estudio se ha realizado entre los principales directivos de 360 compañías, que manejan activos por un volumen agregado de 16 billones de euros. Entre las conclusiones, destaca cómo ha ido reduciéndose su preocupación por esta larga fase de bajos tipos de interés; su mayor interés por diversificar las carteras, tanto geográficamente como por tipología de activos, y el escepticismo sobre los retornos que genera la inversión socialmente responsable.

¿El sector asegurador está preocupado por el entorno macroeconómico y otras amenazas?

En general, vemos que las compañías están reduciendo su percepción de riesgos respecto a años anteriores. Por ejemplo, el riesgo geopolítico se ha recortado con fuerza. En parte, porque las aseguradoras se ven ahora más preparadas, porque tienen carteras de inversiones más resilientes.

¿Cuál sería entonces el principal riesgo que observan las aseguradoras?

Sin duda, la ausencia de un crecimiento macroeconómico dinámico. No es algo nuevo, pero cuanto más dura, más pesa en el sector. Más difícil es vender productos, y también más difícil de invertir los activos. También les sigue afectando mucho el prolongado periodo de bajos tipos de interés.

¿Qué esperan en términos macroeconómicos?

El año pasado casi todas las compañías tenían muy claro que iba a haber una recesión el año que viene, pero ahora no lo ven tan claro. En Europa, más bien en 2021 o 2022, y en Estados Unidos, en 2022 o incluso más adelante. En general, perciben que los bancos centrales van a ser muy activos para evitar la recesión.

Hace tres años les preocupaba mucho más el tema de los tipos cero...

Sí, porque poco a poco las aseguradoras se adaptan y buscan soluciones a esta realidad. Les sigue preocupando, pero en general se muestran convencidas de que pueden gestionar esta situación.

¿Qué consecuencias están teniendo los tipos cero para el sector?

Están provocando cambios importantes sobre la asignación de activos de las carteras. Antes, el 80% era bonos, pero ahora esos bonos casi no dan rendimientos y hay que buscar alternativas. Tienen que buscar clases de activos que cuentan con un rendimiento superior.

¿Están asumiendo más riesgos para lograr rentabilidad?

No. En general, las compañías no quieren aumentar el riesgo de sus carteras. El año pasado sí, pero ahora no. Lo que quieren es rediseñar la composición de su cartera, con nuevos activos, para buscar una mayor diversificación.

¿Les preocupa la volatilidad?

Las aseguradoras están preocupadas para ver cómo les afectará a sus carteras diferentes situaciones de volatilidad, cómo pueden afrontar shocks del mercado.

¿Qué tipos de activos están buscando?

Están mirando mucho los mercados privados, como los fondos de capital riesgo o los de infraestructuras. Ven que los bonos y la Bolsa cotizan a precios relativamente caros, lo que hace que aumente el riesgo de corrección. Una de las ventajas de esos activos es que están más descorrelacionados de la evolución de los mercados tradicionales y, ante un shock, aportan una mayor resiliencia a las carteras, con el mismo nivel de riesgo.

¿Cómo están tratando de lograr rentas en el ámbito de las inversiones en renta fija?

Están buscando oportunidades en mercados emergentes, y también en compañías cuya deuda está por debajo del grado de inversión. Está claro que implica a asumir más riesgos que con la deuda soberana europea. Pero dentro de estas categorías, hay algunos emisores no tan arriesgados. Ahora las aseguradoras ya no solo invierten en deuda corporativa de máxima calidad

¿Por qué hay mejores retornos en los mercados privados?

Al final, son productos menos líquidos, y eso se paga. También son clases de activos más complejas, que tienen su propia idiosincrática y donde el acceso es más difícil.

¿Cuánto dinero hay en activos alternativos en las carteras de las aseguradoras europeas?

Hoy representan el 6,9% del total de activos, pero en tres años podría llegar al 8,5%, según nos cuentan las compañías. De media, es un incremento anual del 26%. Esto puede significar la entrada de más de 160.000 millones de euros en mercados privados.

¿Que les echa para atrás?

Las aseguradoras están muy pendientes del consumo de capital que implican estas inversiones, pero la realidad es que deben acelerar esta tendencia para estar mejor preparados para hacer frente a esta tendencia. También es verdad que es un tipo de activos donde las fuentes de rentabilidad son muy diversas y por eso es especialmente importante seleccionar bien al gestor. En Reino Unido, por ejemplo, ha crecido significativamente la inversión de aseguradoras en fondos de infraestructuras y ha funcionado muy bien.

¿Qué tipo de activos alternativos interesan más a las aseguradoras españolas?

El informe no arroja datos concluyentes. De nuestras conversaciones con nuestros clientes vemos interés por compañías no cotizadas, los fondos de capital riesgo. Les interesa, aunque los niveles de inversión son todavía reducidos. Y es cierto que es una de las categorías más atractivas en relación al binomio rentabilidad-riesgo. Y te permite reducir la volatilidad. Son proyectos que casan muy bien con la visión a largo plazo de las aseguradoras. En general, les gusta más invertir a través de fondos, especialmente en el mercado secundario, que ofrece unos retornos por unidad de tiempo más atractivos, y mayor diversificación.

¿Hay interés por la inversión socialmente responsable?

Sí, definitivamente. Casi todas las aseguradoras se muestran concernidas. Ahora bien, es un campo aún en desarrollo, en el que falta por definir bien los conceptos. Además, a muchas compañías les cuesta pensar en sacrificar algo de rentabilidad a cambio de una inversión responsable. También hay que tener en cuenta que cuando se excluyen ciertos sectores a la hora de invertir, se reduce la diversificación de las carteras.

Al margen de los aspectos financieros, ¿qué otro tipo de inquietudes hay en el sector?

La preocupación por la tecnología, sin lugar a dudas. Todo el sector está pendiente de qué pasa con el coche autónomo, las tecnologías disruptivas, la inteligencia artificial. Para adaptarse, necesitas importantes inversiones. El desarrollo de soluciones puede estar limitado por los problemas para generar recursos financieros.

Normas