Hachazo de los servicios de estudios a la previsión de PIB en Alemania

Recortan el crecimiento esperado tres décimas este año y siete el que viene

economía alemania
La canciller alemana, Angela Merkel. AFP

Las malas cifras se acumulan en las primeras economías europeas. Después de publicarse ayer el peor dato de pedidos industriales (PMI) en la eurozona desde 2012, hoy los principales servicios de estudios alemanes han recortado la previsión de crecimiento para la primera economía de Europa. El recorte es de tres décimas en el crecimiento de 2019, pasando del 0,8% al 0,5%, y de siete el año que viene, en el que Alemania crecería un 1,1%, frente al 1,8% previsto en el mes de abril. Para 2021 se prevé una tímida recuperación, con un crecimiento del 1,4%.

Las cifras actuales son más cercanas a la previsión oficial: el Gobierno, que actualizará esta semana su cuadro macro, espera un crecimiento del 0,5% en 2019 y del 1,5% en 2020. Con todo los servicios de estudios aseguran que no se prevé una crisis a gran escala. "Una crisis económica con una pronunciada infrautilización de la economía no está a la vista. No obstante, los riesgos cíclicos a la baja son actualmente altos", señalan en un comunicado conjunto los cinco institutos de análisis económico (IFO de Munich, DIW de Berlín, IfW de Kiel, IWH de Halle y RWI de Essen).

La economía alemana afronta una rápida desaceleración este año, motivada por la caída del sector industrial, a su vez castigado por el descenso de las exportaciones. La OMC anunció ayer que el comercio mundial solo crecerá un 1,2% el próximo año, frente al 2,5% previsto anteriormente. El riesgo de que el parón industrial contagie al resto de la economía es una de las principales preocupaciones de los expertos. "La industria alemana está en recesión, y esto está afectando ahora a los proveedores de servicios de estas empresas", ha apuntado Claus Michelsen, director de previsiones del instituto DIW.

Los institutos económicos, en este contexto, han animado al Gobierno a abandonar su política de déficit cero. "Actuamente no hay razón para una acción fiscal adicional", señalan los gabinetes de expertos, que añaden que el Gobierno debería usar el margen disponible si el giro a la baja de la economía se agrava. En este contexto, el Ejecutivo no debería estar restringido por el objetivo autoimpuesto de un presupuesto equilibrado, añaden.

El Banco Central Europeo  y numerosas instituciones y economistas (incuido Wolfgang Schäuble, adalid del equilibrio presupuestario) han aconsejado a Berlín elevar el gasto público y las inversiones para estimular la economía. El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, ha asegurado esta mañana que el país está preparado para aplicar contramedidas en caso de agravamiento de la crisis. 

Normas